miércoles, 20 de agosto de 2014

¿CÓMO ORGANIZAR BIEN TU NEVERA?

Vivimos en una sociedad en el que la rutina de cada día no nos deja tiempo para nada, y no le damos la importancia que se merece pequeños detalles, como por ejemplo, organizar bien nuestra nevera y así mantener de un modo saludable nuestros alimentos.

¿Cómo organizar bien tu nevera?

Por ejemplo, has tenido una cena en casa con amigos o familiares y te sobró mucha comida, querrás guardarla en la nevera. O puede que hayas ido a comer a un restaurante y te hayas llevado a casa los restos de comida. O también puede que decidas cocinar el fin de semana para tener la comida lista para el resto de semana, y es entonces cuando debes prestar atención en ciertos aspectos para que tu comida se mantenga fresca y no sea perjudicial para tu salud ni la de tu familia.

El objetivo principal es prevenir el crecimiento de microorganismos. Puede que te hayas dado cuenta que cuando dejas los alimentos fuera de la nevera durante unos días, éstos empiezan a sufrir unos cambios en olor y apariencia. Esos cambios se deben a los microorganismos que crecen en los alimentos. Como puede ser la salmonera.

Así que, he decidido hacer este post para poder prevenir que estos indeseables organismos lleguen a dañar tus alimentos.
Pero de la misma manera que la nevera es una eficaz herramienta para evitar el deterioro de los alimentos cocinados o no, en ocasiones puede suponer un foco de contaminación. El principal problema, podríamos decir, que se basa en la contaminación cruzada. Es decir, los agentes patógenos pueden pasar de un alimento a otro y hacer que nuestra nevera sea un foco de infección.

La clave la encontramos en colocar de un modo correcto nuestros alimentos evitando los posibles riesgos.

Si vas ahora a tu nevera, y compruebas cómo están colocados tus alimentos, seguramente es que se aprecien algunos errores que podrían ocasionar algún tipo de riesgo. Tienes que tener presente que en la nevera se almacenan todo tipos de alimentos, y más ahora en época estival.

Todos estos alimentos, sin excepción, pueden contaminarse de un modo fácil si no se llevan a cabo unas normas básicas de higiene.

¿Cómo se colocan los alimentos en la nevera?

La mayoría de nosotros seguimos un patrón que se rige por la comodidad y optimizar el espacio, sobretodo en hogares de cuatro o más personas.

Aunque es bien cierto que los alimentos deben colocarse de tal manera que se aproveche todo el espacio al máximo, su distribución posee un papel importante para poder evitar riesgos mayores en los alimentos. Además, nos asegura una adecuada conservación que se traduce en una vida útil más larga y en un retraso del deterioro de los alimentos.

Así que cada alimento...un espacio.

Sabemos que no todos los alimentos se deterioran del mismo modo ni rapidez. Para poder garantizar al máximo su vida útil, es importante saber colocarlos y conservarlos bien en la nevera, teniendo en cuenta cual es el lugar más adecuado para cada uno de ellos en función de la temperatura. La diferencia entre la parte alta y la baja puede ser hasta de 6Cº. Por lo tanto, no nos debe dar igual donde coloquemos los alimentos.

Los alimentos podemos separarlos por grupos:

Estante superior: alimentos cocinados. Os tenéis siempre que asegurar que están bien cerrados si los habéis cocinado vosotros mismos.

¿Cómo organizar bien tu nevera?

Estante central: Lácteos y embutidos. Debemos colocarlos en la parte central de nuestra nevera, porque no necesitan tanto frío. En dicha zona podemos colocar también los alimentos ya cocinados, las sobras, los pasteles y aquellos productos en cuya etiqueta figure "una vez abierto consérvese en  frío". Estas estanterías del medio suelen estar a unos 4-5ºC.

Estante inferior: Carnes y pescados. Son los que se deterioran con más rapidez. Por esta razón, debemos colocarlos en la zona más fría de la nevera (unos 2ºC), que suele ser la que queda por encima del cajón de las verduras. Además colocar estos alimentos en esta zona nos evita que puedan producirse goteos de sus jugos a otros alimentos.

Cajones: Frutas y verduras. Las bajas temperaturas, al contrario que el pescado y la carne, pueden deteriorar las verduras y frutas, así que por ello deben ir en los cajones.

Zona de la puerta: Huevos, mermeladas y mantequillas  y bebidas. 


Consejos que no debemos olvidar

Leer las instrucciones de almacenamientos y fechas de caducidad. Cuando vayas a comprar al supermercado, mercado, tienda...tómate tu tiempo. Revisa bien lo que dicen las etiquetas acerca de las condiciones para su refrigerado. No olvides que algunos alimentos deben ser refrigerados después de abrirse. Esto pasa por ejemplo con las mermeladas, mostaza, salsa de tomate, mayonesa, entre otros. Las comidas preparadas y las congeladas tienen instrucciones específicas que debemos seguir al pie de la letra. En éstas, también que no se te olvide de mirar la fecha de caducidad.

En el caso que hayas comprado algún alimento y al cabo de pocos días te das cuenta de que su fecha límite expiró, tíralo a la basura sin dudarlo.

Que no pase mucho tiempo antes de guardar los alimentos. Para un gran nombre de personas ir a hacer la compra es un paseo de fin de semana. Compran la comida y luego dan un pequeño paseo por el centro comercial, y aprovechan para hacer otros encargos. Esto es un grave error. Cuando vas a comprar, no debes planear cosas para después. Ve directo a casa y coloca en la nevera los alimentos que necesitan ser refrigerados. Estos alimentos no deberían estar sin refrigerar por más de dos horas. Y ya si hace mucho calor, piensa que están expuestos a temperaturas elevadas, así que en ese caso no deben estar sin refrigerar por más de una hora.

Carnes, pollo, pescado y otros alimentos animales, de inmediato a la nevera. Con estos alimentos es necesario tener más cuidado. Trata de esperar lo mínimo posible desde que los compras en depositarlos en tu nevera . Y ten presente que si descongelas estos alimentos no puedes volverlos a congelar por nada del mundo.

Uso de tu nevera. Es importante tener ciertos cuidados con tu nevera.
  • Temperatura. En la medida de lo posible te aconsejo que adquieras un termómetro que te permita revisar periódicamente la temperatura de tu nevera. La parte superior debe estas a unos 8ºC y el inferior a unos 2ºC.
  • Orden. Es fundamental en nuestra nevera. A veces acumulamos y acumulamos cosas en ella hasta que no queda ni un solo espacio libre. Para muchos, lo importante es poder poner todo lo inimaginable en ella, hasta que no quede espacio. Esto hace que algunos alimentos reciban el aire frío mientras que otros no reciban el aire que esta circulando. Así que debes organizar tu nevera de tal manera que permita que el aire circule.
  • Limpieza. Prestar atención en el aseo de la nevera es fundamental para garantizar el buen estado de los alimentos. Límpialo con frecuencia para prevenir el crecimiento de bacterias. Y si tienes alimentos que están goteando, debes limpiarlos tan pronto como sea posible, especialmente si este goteo viene de alimentos como carnes o pescados.
¿El frío lo mata todo? Ya sé que he dedicado todo el post a la nevera, pero también querría dar alguna pincelada a lo que el congelador se refiere. (Aunque en breve tengo pensado hacer uno igual dedicado sólo para él). 

Es fácil pensar que el congelador lo soluciona todo. El congelador es un excelentísimo aliado ya que detiene el crecimiento de bacterias, pero ¡ojo! no mata muchas de aquellas que ya venían en la comida.
Así que te aconsejo que revises los termómetros.

Guarda los alimentos de temporada. Con la llegada del invierno muchos de nosotros prefiere congelar alimentos para tener suficiente durante la temporada invernal, es decir, por ejemplo aquellas personas que tiene pequeños cultivos en casa y cosechan durante la primavera y verano. El congelador será tu gran amigo y te ayudará a mantenerlos en buen estado, aunque no te ayudará a conservar de un modo pleno el sabor , la suavidad , aroma o jugo de ellos.

Usa recipientes de almacenaje y para empaquetar. A veces por pereza las personas guardan los alimentos en los mismos platos en los que están comiendo e incluso con los utensilios que los cocinaros, como por ejemplo una olla. Esto en realidad no ayuda para nada a la conservación de tus alimentos. Dedica un poco de tiempo, empaquétalos bien, colócalos en recipientes de plásticos o en bolsas con cierre hermético y asegúrate de taparlos bien.

Presta atención a tus sentidos. La vista, el olfato y sobretodo el gusto son excelentes amigos a la hora de reconocer comida que ya no está en buen estado. En algunos casos te habrás dado cuenta a simple vista y aun estado en la nevera. Si ves y hueles la comida, no dudes en tirarla. Si algo huele mal es por qué esta mal. La comida que no te acabaste, lo que conocemos como sobras, del día anterior generalmente tienen un período de vida muy corto. Intenta comértelas lo antes posible, y revisa su estado a diario. No permitas que las bacterias que se crean en ellos pasen de unos a otros sino van a contaminar toda la comida.

Cuidado en donde guardas tus alimentos. Revisa muy bien donde almacenas tus alimentos, Por nada del mundo los dejes cerca de los productos de la limpieza, de los desinfectantes o de cualquier producto que pueda tener ingredientes que sean tóxicos.

Y ya que nos encontramos en época estival, unos consejitos para un uso seguro de la nevera en verano.

Durante los meses de más calor, debemos prestar especial atención a ciertos aspectos sobre el uso de la nevera.
  • No coloques un exceso de comida en la nevera ya que, si se llena demasiado y no hay espacio entre alimentos, como he dicho antes, el aire de refrigeración no circula bien y la distribución de la temperatura se puede ver afectada.
  • No dejes acumular hielo en el congelador ya que no funcionará bien, y además te quita espacio para los alimentos. 
  • Es importante descongelar el congelador de vez en cuando para poder limpiarlo a fondo y así también eliminar la suciedad y malos olores.
  • Hay muchos alimentos que no precisan refrigeración e incluso puede que los dañes si los pones en la nevera.
  • Tienes que proteger los alimentos en la nevera, colócalos en envases cerrados y poco profundos o envuélvelos.
  • No colocar nunca comida caliente en la nevera, es preferible dejarlos enfriar.
  • Coloca los alimentos recién comprados detrás pasa así consumir los que más tiempo llevan antes. De esta manera se evita que la comida caduque o que se deteriore.
Y por finalizar, y siento si el post ha sido un poco largo, pero no quería dejarme nada en el tintero, os quiero dejar una pequeña información sobre los alimentos que no quieren ir a la nevera.

Tendimos a colocar los alimentos en la nevera. Se cree que así, durarán más. Aunque su conservación está ligada en gran medida a la nevera, no todos requieren de su uso. Hay casos en los que hasta pueden avanzar en su deterioro.

Un ejemplo es el tomate: el frío daña sus membranas y su pulpa se vuelve insípida, así que es mucho mejor mantenerlo a temperatura ambiente.

¿CÓMO ORGANIZAR BIEN TU NEVERA?

Las frutas de origen tropical tampoco son adecuadas para mantenerse en la nevera, sobretodo el aguacate, que si lo colocamos en la nevera cuando aún está duro, cuando queramos consumirlo su pulpa estará como una piedra.

Con la piña y el plátano pasa absolutamente lo mismo, es preferible que los dejemos fuera de la nevera ya que la baja temperatura impide que las enzimas actúen y los frutos maduren.

Cómo ya sabréis, las patatas, cebollas y los ajos siempre hay que dejarlos fuera de la nevera.

Para finalizar os dejo con un artículo de Blog de Online Electrodomésticos, en el que nos enseñan cómo organizar el congelador en casa, que podéis consultar aquí.

Espero que este post os sea de interés, y como siempre, animaros a que participéis, dando ideas, comentando, etc. , que estaré hipermeha encantada de leeros y responderos.

¡Un saludo maj@s!

2 comentarios:

  1. Hola, vengo del tab del grupo "made in spain".
    saludos.
    www.amglez.com

    ResponderEliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!