jueves, 11 de septiembre de 2014

LOS COLORES TIÑEN NUESTRAS EMOCIONES

Hoy una amiga me ha dicho: "Sé que te encanta el color verde, desde siempre, vamos que es tu color preferido entre tooooodos los colores. Pero....¿por qué? 

Me he parado a pensar en ello, en ese por qué, y en el por qué de toda esa gente que tiene un color que le chifla. Así que de esa pequeña reflexión, he decidido hacer este post, sobre cómo afectan los colores en las personas.

LOS COLORES TIÑEN NUESTRAS EMOCIONES

Si no tomamos en consideración la moda, ¿a que sentís predilección por algún color en especial?

Ya sea a la hora de vestirnos, o para escoger el color de nuestras paredes en casa, los colores nos dicen mucho de nosotros mismos, y también pueden intervenir en nuestro estado de ánimo.

Los colores hablan de nuestras emociones e incluso de nuestra percepción de la vida. Usamos frases como "lo veo todo negro", o "de color de rosa", o "una vida gris" o "verde de envidia". Esta relación que usamos de un modo coloquial entre los estados afectivos y los colores no es simplemente cultural, sino que afecta al ser humano en su globalidad.

Los colores que tenemos a nuestro alrededor pueden cambiar e intervenir en nuestra manera de comportarnos. De hecho, las múltiples metáforas que existen con las diferentes tonalidades que podemos encontrar en nuestro mundo, por ejemplo las que he citado antes,  son un claro hecho de que al expresarnos, al pensar y al sentir estamos siendo influidos por los colores. Los colores tiñen nuestras emociones.

Muchos expertos lo definen como "la psicología del color", y la catalogan con diversos conceptos y formas de actuar.

Investigando sobre el tema, encontré unas palabras de Daniel Beresniak, historiador y crítico de arte , que en su obra "ABC des coleurs" dice: "vivimos en medio de los colores, y lo queramos o no, ellos ejercen una influencia sobre nuestro comportamiento y sobre nuestras emociones. Los colores nos hablan. Y ese lenguaje está compuesto por tonalidades. Hay una gramática y un vocabulario. Estudiar el lenguaje del color nos permite no ser ajenos a nuestro medio ambiente, vivir en armonía con el mundo y, por consiguiente, ser más felices". (Gracias Google Traductor jajajaja).

Palabras que la verdad me apasionaron. He estudiado muchos años en una escuela de dibujo artístico (pasión que me viene por mi abuelo materno), y sí, desde mi modesto punto de vista,  los colores nos ayudan a expresar como nos sentimos. Eso lo podemos ver en los dibujos, los niños pequeños suelen pintar con colores vivos, luminosos, o incluso lo hacemos los mayores cuando estamos animados. En cambio si tenemos un día pachucho, los colores oscuros son los que reinan en esos dibujos (hablo de gente como yo que le encanta dibujar y que lo usa a veces como forma de expresión. Algún día  ya os enseñaré alguna de mis obras, e incluso si os gustan quizás os regale alguna por qué tengo la casa lleeeeeeeeeeeena de dibujos. jajajaja)

Bueno a lo que iba, que me tuerzo.

Los colores tiñen nuestras emociones

Partiendo de estas palabras, de Daniel Beresniak, creo que es necesario que lo tengamos muy en cuenta cuando escojamos los colores con los que nos rodeamos. Tanto nuestro cuerpo, de un modo físico y emocional saben qué color precisan para reestablecer la armonía.

El mundo en el que vivimos está dominado por las modas y anula esa capacidad que todos tenemos que poder sentir y qué nos hace bien.

No estoy discutiendo de gustos y, por supuesto, tampoco de los colores y cómo los combinamos, aunque también es cierto que hay una serie de leyes e influencias determinadas de cada uno de los colores y de cada una de sus tonalidades y de su brillo.

El test del psicólogo suizo Lüscher es considerado de gran eficacia para los expertos, para medir los estados de ánimo, para poder saber aquello que nos inquieta y qué posición emocional tenemos con nosotros mismos, frente a la vida y al amor.

Así que os propongo analizar esos colores básicos.

Colores cálidos: rojo, amarillo y naranja.

Rojo: excita y vivifica.

Es un estimulante de la voluntad del deseo. Aumenta la confianza en uno mismo, pero en exceso o con una tonalidad oscura o sucia lleva a la ira y a la violencia. Es un color para la acción, para poder vencer las limitaciones, para salir del ensimismamiento y de la pasividad.

Es considerado el color de la guerra y de la lucha contra las dificultades, el de la autoafirmación. Un color para luchar contra los propios miedos y para superar la ansiedad.

Igualmente, es el color del fuego y de la sangre, del sentido de alerta, del poder y una ayuda para tomar decisiones. Nos estimula el metabolismo humano y el de la naturaleza en general (las plantas absorben de la luz ese color irradiado).

Su complementario es el color verde.

El rojo "pompeyano" usado en la decoración de las paredes en la Antigua Roma, es sin embargo, cálido y acogedor.

El rojo es el color de la alegría de la vida, de la fuerza vital, y una fuente estimulante de energías que pueden ser tanto constructivas como destructivas, activa en todas las direcciones. Es el símbolo de la poderosa fuerza de voluntad.

Amarillo: un toque de luminosidad.

Es el color más claro, alegre, luminoso y joven. Nos estimula la actividad mental y el sistema nervioso, pero de un modo armonioso y sin generar conflictos. Nos favorece, por tanto, los esfuerzos intelectuales.

Suele aparecer asociado al goce de la vida y a la felicidad, a la sensación de plenitud. Es símbolo de madurez, demasiado estimulante para la infancia (expertos aseguran que los niños en cuartos amarillos, lloran más).

Es muy efectivo para llamar la atención. De hecho, por su carácter solar, fue asociado en la heráldica al honor y la lealtad. En China era el color imperial, vinculado a las funciones de gobierno. Sin embargo, el amarillo pálido está asociado a la enfermedad, a los celos, a la cobardía y a la decadencia.

En la Edad Media, tanto el amarillo como el verde eran el color del Diablo.

Mezclado con el blanco pierde un poco de su fuerza y, por el contrario, aumenta su dinamismo cuando aparece yuxtapuesto a tonalidades más oscuras.

Naranja: un color intermedio.

Es el más dinámico, ya que se asocia a la alegría del amarillo y a la acción del rojo. Nos excita, nos vivifica y nos alienta la acción creativa.

Es un color que a nadie deja indiferente, pues nos genera atracción o rechazo.

Estimula el trabajo colectivo y la asociación de esfuerzos, y también el apetito del cuerpo. Es un color asociado también al amor (este color era usado en la Roma antigua en los velos nupciales), al discurso, a la inspiración y a la ciencia elaborada por el espíritu.

Era y es, el color de los discípulos de Buda y el del topacio, piedra asociada a Mercurio.

Es un color que aumenta el aporte de oxígeno al cerebro y favorece, por tanto, la actividad mental. Combinado con el rojo excita el deseo, la pasión sexual, el deseo de placer, el dominio y la sed de acción. Quizás por ello en heráldica es tanto el color de la fortaleza como de la traición.

Los colores tiñen nuestras emociones

Y vistos los colores cálidos, vamos a por los fríos. Dicen de ellos que al ser los colores más fríos del espectro luminoso se adentran en unas características muy profundas y metafísicas de nuestro ser.

Colores fríos: verde, azul y violeta.

Verde: naturaleza viva.

Es vivificante, especialmente si tiene más amarillo que azul. La naturaleza exhibe con profusión infinidad de variantes del verde, pues éste, según los ejipcios y los chinos, es el color de la naturaleza y corresponde a la nota musical Fa en la escala de Do.

Es el color de la vegetación y del crecimiento y está asociado al azul de las aguas de los ríos y de los mares.Es un tono frío que nos evoca a la humed
ad, las aguas primordiales (llamadas las grandes verdes, en Egipto).

La oposición que hallamos entre el fuego y agua existe entre el rojo y el verde.

Es también el color de la regeneración de la naturaleza, de la primavera, de la armonía de los opuestos, de la fertilidad, de la frescura, de la salud y de la vida eterna. La esperanza, la sinceridad, la protección, la estabilidad y el autocontrol son otros de los conceptos que simboliza el verde.

Para Shakespeare es el color del amor, de la unión de las almas gemelas si es verde esmeralda, o el de la envidia y los celos, que el dramaturgo lo representaba como un demonio de ojos verdes, los deseos impuros, la ambición insana, cuando es verde oscuro.

Evoca la enfermedad, la cobardía y la discordia cuando es un verde amarillento sucio. En esta faz negativa el verde sugiere la putrefacción y es asociado a Saturno y a la Luna (en los mosaicos romanos, el día de la Luna era el lunes, y era representado en color verde).

Para personas desequilibradas, según los expertos, el color verde puede ser peligroso, los enfermos mentales se agitan cuando tienen que vivir en el capo rodeados de verde, es un color que puede llevar a estas personas al suicidio.

Azul: el tono de la calma.

El azul es un color místico y profundo, evoca serenidad, lejanía y poder de calma. Es el tono de la confidencia y la lealtad, de la armonía celeste, de la verdad ,de la sabiduría y la estabilidad sin cambios.

Nos calma la mente y el cuerpo, favorece la reflexión profunda, inhibe el apetito y lentifica el metabolismo. Nos hace olvidar nuestras luchas y dolores, sosiega la angustia y la ansiedad, y favorece el desapego con las ataduras del mundo.

Es el color del conocimiento, de la escolástica y en la Edad Media simbolizaba la piedad.

El azul celeste está asociado a la alta tecnología, la salud, la suavidad y la precisión, usado para representar productos de alta tecnología, y en general, todo lo novedoso que se quiere que inspire confianza.

El azul oscuro sugiere elevación, vida interior, profundidad mental, integridad y seriedad. Es el color de la noche y de los místicos anhelos.

Violeta: el color más místico.

Es el color de la espiritualidad, con un tinte de melancolía. En la rueda cromática nace del rojo y del azul, el rojo de la violencia y de la pasión es apagado por el azul.

Simboliza la mística resurrección, del pasaje del rojo de la vida a la inmortalidad del azul. De ahí, quizás, la importancia de este color en la Semana Santa, fecha en la que los altares se cubren con paños de este color, o en los funerales los sacerdotes visten de él.

Representa la modestia, precisamente, el significado de las violetas en el lenguaje de las flores.

Está asociado a la sabiduría oculta, a la nobleza, a la dignidad, al sentido ceremonial de la vida, a la cortesía y al protocolo, a la realeza, a la independencia, a la magia y al misterio.

En una tonalidad sucia, se asocia a la lujuria.

Es, como color, tan raro en la naturaleza que se vincula a la excentricidad y a todo aquello que "no es de este mundo".

Está vinculado a la influencia de la Luna sobre la vida en la Tierra, el color de los rayos de luz que permanece durante la noche, y que se van a convertir en rosa al amanecer.

Según expertos, es uno de los tonos preferido en los adolescentes, por ese misterioso vinculo entre la espiritualidad, la originalidad y la necesidad de identificarse con un ejemplo vivo y también con la sensualidad, la arrogancia, la delicadeza y el sufrimiento por una causa elevada.

Los colores tiñen nuestras emociones

Vistos los colores cálidos y fríos básicos. os haré una pincelada a los neutros, el color blanco y el color negro. Aunque si hablamos de ellos de un modo correcto, no podríamos llamarlos colores, ya que el blanco es el resultado de la suma total de los colores, y el negro es la ausencia de todos ellos.

Color blanco: la luz, la calma y pureza.

Es el color que mejor refleja la luz y por lo tanto posee la mayor sensibilidad frente a ella. Es la suma, como ya he dicho, de todos los colores.

Éste nos otorga intensidad y luminosidad a todos los demás colores, por lo tanto podemos decir que es fundamental para dar carácter o quitarlo. si lo mezclamos con cualquier color reduce su croma y cambia sus potencias psíquicas, pero la del blanco siempre es positiva y afirmativa.


Su significado es comúnmente asociado con la pureza, la fe, la paz, la rendición, la totalidad, la expansión, la alegría y la plenitud.

En las culturas orientales simboliza la otra vida, representa el amor divino , estimula la humildad y la imaginación creativa. Es el símbolo de lo absoluto y de la inocencia.

Expertos aseguran que si escogemos el blanco como color preferido se interpreta que somos personas vacías y carentes de lucidez, alegría, voluntad y carácter.

Este es un color ambiguo ya que simboliza la pureza y la benevolencia, pero también esta asociado a la nada, al espacio vacío e infinito.

Esto difiere de los usos diarios: la ropa, las paredes, los muebles y accesorios, ya que si elegimos este color estamos buscando identificarnos con ambientes de calma, plenitud, reflexión, liviandad y limpieza.

Color negro: tristeza, desesperanza y lo desconocido.

Es el color más oscuro, El negro puro es la ausencia de color y de luz. Tal sólo existe como tal y en teoría, en los objetos estelares conocidos como "agujeros negros", que no dejan escapar radiación alguna, luz visible incluida. No reflejan nada, no emiten luz.

En nuestra vida cotidiana, el negro es el color neutro más oscuro que un elemento, pintura o tinta son capaces de reproducir.

La cuestión de la neutralidad (ausencia de predominio de la longitud de onda concreta) es esencial para que el ojo humano considere negro ese tono, que es el tono máximo en la suma de los colores opacos, a diferencia del blanco, el cual es el resultado de la suma de los colores luz.

El negro se asocia al error y al mal. Es la muerte, es la ausencia de color, es el color de la tristeza, la desesperanza, la negatividad,en general y simboliza las fuerzas oscuras, lo desconocido.

Pese a la consideración negativa del negro, la razón por la cual se impuso sobre todo durante una época, el uso de color negro como singularización de un determinado estatus social, tiene que ver con la protección que este color ejercía contra los movimientos del mal, independientemente de cuan creyentes o no fuese en ese momento la población general. Se le vincula a la Edad Media y al período de la Iglesia dentro de ésta.

Los colores tiñen nuestras emociones


En cuanto a las particularidades del negro, éste estiliza y acerca, pos sus bondades, siempre se la ha preferido entre mujeres, reyes y nobles, ya que transmite elegancia, sofisticación y sobriedad.

Entre los chinos y los egipcios, el negro es símbolo de felicidad.

Como sabéis, hay infinidad de colores, que si encima los combinas entre ellos, el resultado son más y más colores. He querido hacer sólo los básicos, pero tengo información de muchos colores (rosa, gris, oro, plata, etc). Si queréis información sobre ellos por qué no he nombrado ninguno de vuestros colores favoritos, me dejáis un comentario y os la facilito en un plis plas.

Mi color preferido, como he dicho en el inicio del post, es el verde. No se por qué, siempre ha sido un color que me da calma y me motiva. Al ser una persona que le encanta la naturaleza y el mundo ecológico, siempre he creído que eso me influya también a decantarme por el verde en todas sus tonalidades. Como también me identifico con la palabra esperanza, también lo he asociado siempre con mi predilección por el verde.

Y a vosotros....¿os influyen los colores? ¿cual es vuestro color favorito?

¡Un saludo maj@s!

6 comentarios:

  1. me ha gustado esta entrada,yo soy del rojo socuro y rojo sangre,del negro por supuesto y del violeta,mis tre colores favoritos,ajaja,vaya mezcla mas buena que tengo,ajajaj,besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja la verdad es que es una mezcla explosiva! :P

      Besos ricura

      Eliminar
  2. ¡Me ha gustado mucho esta entrada! Me doy cuenta que últimamente en mis trabajos uso mucho el azul y el amarillo... ¿Alegría y serenidad? Pues me gusta! ;)
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa. Sin duda la combinación de ambos colores, no sólo visualmente, sino partiendo de lo que esos colores nos "dicen", miestran que eres una persona alegre, que te gusta estar activa, que eres creativa y en lo que haces pones tu toque de magia. ;)

      (Ya veras tu...montaré un chiringuito a lo Sandro Rey...jajajajaja)

      Gracias por comentar guapa. Besos

      Eliminar
  3. Siii los colores influyen mucho! A mi me gusta mucho el rosa pálido :) Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El rosa es un color emocionalmente relajado e influye en los sentimientos convirtiéndolos en amables, suaves y profundos.Nos hace sentir cariño, amor y protección. También nos aleja de la soledad y nos convierte en personas sensibles.Así como el rojo refleja más la parte sexual, el rosa se asocia al amor altruista y verdadero.

      Resumiendo, que ¡¡¡¡eres una chica muy dulceeeee!!! :)

      Un beso guapa!

      Eliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!