miércoles, 17 de septiembre de 2014

VUELTA AL COLE ¿Y LA DE LOS PIOJOS?

Como dice la canción promocional de una conocida marca de almacenes "Volver a empezaaaaar otra vez". (No he podido evitar cantarla mientras lo escribía jejeje).

Ya estamos en septiembre, mes en que los más peques de la casa, y los no tan peques, vuelven al colegio, después de unas largas vacaciones de verano.

VUELTA AL COLE ¿Y LA DE LOS PIOJOS?

Mes en el que los adultos volvemos a nuestra rutina o por qué no, empezamos nuevos proyectos. Pero este no es el tema....

Hoy el post va dedicados a los peques de casa, que con su vuelta al cole, no sólo pueden reencontrarse con sus antiguos compañeros, sino también topar con nuevos no tan agradables. Los piojos, esos bichejos tan asquerosines no sólo físicamente, sino también por lo que supone padecerlos.

Así que os mostraré cómo evitarlos y si por desgracia ya los tienen de okupas en sus cabecitas, cómo terminar con ellos de un modo totalmente natural, sin usar productos químicos. Que los que me conozcáis un poco, o hayáis leído alguno de mis post, los evito en todo lo que puedo.

Allí vamos, ¡temblad piojos! 

Es frecuente que en las épocas de calor y sobretodo vuelta al colegio, la aparición de brotes de piojos. 

Los piojos constituyen un problema sanitario independientemente de la clase social que tenga cada niño. Vamos que los hijos de reyes, o de personas con alto estatus social, también pueden padecerlos. ¡De los piojos no se salva nadie oigan!

Los piojos, así como las liendres, causan picor y otras molestias a los niños, por ello es necesario vigilar siempre la cabeza de vuestros pequeños y si se observa la presencia de piojos, intentar mantener al niñ@ alejado de otras personas, que no quiere decir marginarle, y empezar de inmediato un tratamiento para eliminarlos.

Estos parásitos que viven en la cabeza de las personas suelen ser más frecuentes de lo que nos imaginamos, y afectan predominantemente a los niños entre 3 y 10 años y a sus familiares, ya que se contagian con muchísima facilidad. Las niñas suelen ser las más afectadas respecto a los niños, ya que suelen llevar el pelo más largo.

El síntoma más común por este tipo de infestación, es el picor en el cuero cabelludo, picor que se debe a la irritación de la piel producida por la saliva (que contiene una toxina anticoagulante) del insecto, y que éste la deposita en la microherida de la propia picadura. 

Rascarse suele producir erosiones en la piel, lo que acentúa aún más el picazón y puede facilitar la transmisión de enfermedades en los casos en que los piojos estén infectados.

Vuelta al cole ¿y la de los piojos?

La picadura de los piojos da lugar a una pequeña pápula (pequeña lesión en la piel) de color rojizo, y que pica mucho. Esta irritación agravada por el rascado, puede llegar a producir una dermatitis que, a su vez, conlleva a un riesgo de sobreinfección bacteriana secundaria.

Tod@s más o menos sabemos lo qué son los piojos, pero ¿los conocemos bien? Vamos a ver como son estos bichejos de un modo más concreto.

A diferencia de lo que se piensa comúnmente, los piojos no saltan ni vuelan, pero se mueven con gran velocidad. Su velocidad media alcanza los 23 cm por minuto, en condiciones normales. Vamos que ni Alonso en sus mejores épocas. Se agarran al cabello aferrándose de un modo firme a él con 3 pares de patas cortas. Su cuerpo es aplanado y su color es blanco en origen, aunque una vez el piojo está lleno de sangre, su color cambia a negro, pardo o gris.

Un piojo adulto suele medir entre 2 y 4 mm., su abdomen es mucho más ancho que el resto de su cuerpo y respira a través de unos agujeros que pueden cerrarse y volverse impermeables al agua. Por eso, los piojos sobreviven dentro del agua y pueden contagiarse en una piscina. Tiene la capacidad de aguantar en apnea durante unos 5 minutos (más que yo vamos...). Y estas aperturas también tienen la función de excreción. Su cabeza tiene antenas cortas y piezas bucales muy especializadas, que les permiten llevar a cabo las acciones de perforación y succión de la sangre en su huésped.

Los piojos son insectos hermatófagos, vamos una especie de vampiros microscópicos, que se alimentan de la sangre humana, y son muy sibaritas, prefieren a unas personas más que a otras, de acuerdo con la composición de su sangre. Muchos estudios han sugerido que es posible que la ingesta de ciertos alimentos o medicamentos que alteran el color y el sabor de la sangre, pueden provocarles rechazo. Por ejemplo, comer ajos puede ayudar a evitar la infestación, aunque es algo que no se ha podido comprobar de un modo concluyente. Así que, ¡dejad los ajos, que os veo!

Su alimentación no es muy equilibrada, ya que se compone exclusivamente de sangre de su huésped. Para alimentarse, los piojos pican de 2 a 4 veces al día, en comidas que duran aproximadamente ¡30 minutos! Lejos de su huésped, los piojos no pueden sobrevivir más de 48 horas, ya que mueren por deshidratación o de hambre.

Además de alimentarse regularmente con sangre, son necesarias unas condiciones climáticas y de humedad para su supervivencia, que son muy estrictas: temperatura entre 28 y 32ºC y un 80% de humedad. No soportan temperaturas superiores a los 45ºC, y por debajo de los 27ºC su crecimiento se ralentiza, y por debajo de los 12ºC se detiene su crecimiento y la puesta de huevos. A modo general, son bastante sensibles a la temperatura y, en el caso de fiebre por parte del huésped, cogen las maletas y suelen abandonarle.

Quedado claro de cómo se alimenta el piojo en la cabeza de una persona y las condiciones óptimas para su supervivencia,  vamos a ver cómo se desarrolla el piojo.  

Las hembras ponen huevos (liendres), que se sujetan a un pelo como si de un pegamento se tratara, y suele ser por la zona detrás de las orejas, aunque es obvio que las puedes encontrar en todo el pelo. Esta liendre tiene una forma ovalada de color blanco que se distingue de la caspa porque está muy sujeta al pelo. De estos huevos, sale el piojo que pronto se hará adulto y comenzará a picar y a poner más huevos. (Me dan escalofríos sólo de pensarlo...brrr)

Supongo que después de leer todo esto os entrarán unas ganas enormes de terminar con ellos, pero os propongo primero unas pautas de cómo evitar los piojos.

Los piojos pasan muy rápido de una cabeza a otras, por ello, es sumamente necesario tomar algunas medidas adecuadas de higiene para su prevención:
  • Peinar y cepillar diariamente el pelo.
  • Lavar con frecuencia el pelo.
  • Revisar frecuentemente la cabeza de los niños, principalmente detrás de las orejas y nuca.
  • Limpiar los cepillos y peines con frecuencia.
  • No intercambiar útiles como peines, gomas, gorros, horquillas, etc.
Pero si ya habéis llegado tarde, y el niñ@ ya tiene piojos, no te preocupes, os daré unas pautas y consejos a seguir, súper fáciles y efectivos y sobretodo, como he comentado antes, sin usar nada de productos químicos, por lo que al tratamiento en si se refiere, para acabar con los piojos.

Vuelta al cole ¿y la de los piojos?

Si observas la presencia de piojos en la cabeza de l@s niñ@s, o incluso en la de un@ adult@, debes hacer lo siguiente.

Primero hierve vinagre blanco y déjalo enfriar un poco. Pon al niñ@ arrodillada delante de la bañera con la cabeza boca abajo (lo digo por comodidad a la hora de la aplicación y que no se caiga nada al suelo), y echa el vinagre caliente sobre todo el cuello cabelludo y el pelo. Debes hervir tanto vinagre como sea necesario para que cubra todo el pelo y cuero cabelludo.

Escurre el pelo y coloca plástico de cocina, vamos lo que conocemos por "film", alrededor de toda la cabeza, de modo que el olor y la acción del vinagre queden encerrados en el pelo y no salgan al exterior. Vamos, no dejes huecos al aire libre, toooodo bien tapadito, que tu niñ@ parezca que lleve un gorro para la piscina pero de film. Este es el primer paso, déjalo que acute durante una hora.

Después de esta hora, en la que os aconsejo que mantengáis a vuestro niñ@ distraid@ o se le hará eterna, retira el plástico, aclara el pelo y, de la misma manera que hiciste con el vinagre, empapa bien todo el pelo y el cuero cabelludo con aceite de oliva virgen extra. Este paso sirve para poder desprender las liendres, cosa realmente casi imposible de conseguir con los productos químicos convencionales. (Que con vuestro permiso, creo que ya les conviene que sea así, ya que de este modo hacen que la gente vuelva a comprar el producto por si la primera vez no ha funcionado del todo, ejem. Pero son teorías mías, nada más). 

Bueno volviendo a lo que iba, ya tienen el pelo y cuero cabelludo impregnado con el aceite, pues ahora vuelve a envolver la cabeza con otro plástico nuevo, y déjalo actuar durante otra hora. (Vuelve a intentar tener entretenid@ al/ la peque, es un buen momento para ponerle la saga de pelis de dibujos que le encanten jejejeje) 

Pasada esta hora, verás qué fácil es desprender las liedres del cabello. El aceite hace que éstas suelten el pegamento natural que utilizan para adherirse al cabello, de manera que deshacerse de ellas resulta mucho más fácil. Además, el aceite nutre el cabello y lo hidrata en profundidad.

Para ello, peina el cabello desde la raíz hasta las puntas, con una lendrera de metal. Este detalle es muy importante, las lendreras que normalmente acompañan a los productos químicos suelen ser de plástico y resultan verdaderamente inútiles ya que no son capaces de arrastras las liendres (volviendo a mi teoría, creo que lo hacen a propósito para que tengas que comprar más veces el producto). En cambio las lendreras de metal, se abren lo suficiente como para dejar el cabello, y nada más.

Cuando ya te hayas asegurado que no ha quedado ninguna liendre sujeta al pelo (paciencia y revisalo bien), lava el cabello con el champú que suelas utilizar. Es posible que el cabello no quede tan limpio como otras veces, pero esto es debido al aceite de oliva. Tienes dos opciones; si no te preocupa demasiado este aspecto, puedes dejar el cabello algo impregnado de aceite de oliva para nutrirlo con profundidad durante los días siguientes, e incluso puedes peinarlo como si se llevase cera o gomina natural. Pero si te desagrada en horrores, puedes lavarlo más veces con el champú hasta que el aceite desaparezca por completo.

En primera instancia, ya hemos terminado con los piojos, pero no debemos fiarnos, para ello, realiza una pequeña mezcla con aceites para su aplicación posterior: pon una cucharada sopera de aceite vegetal de coco y añade gotas de aceite de eucalipto y dos gotas de aceite esencial de árbol de té (son fáciles de encontrar en herbolarios). Aplica la mezcla en los bordes del cuero cabelludo siguiendo la línea del cabello (orejas, sienes, frente y nuca). Esta mezcla de aceites es la más efectiva, pero si no los tienes todos, el árbol de té será suficiente. Este paso sirve para poder reforzar la acción de todos los pasos anteriores y para evitar reinfestaciones de algún piojo que haya podido quedar por nuestro entrorno.

Vuelta al cole ¿y la de los piojos?

Incluso sin haber tenido piojos, esta mezcla, es muy efectiva si la aplicas alrededor del cuero cabelludo en las épocas en las que haya piojos en el cole. Su olor les ahuyentará y evitará que conquisten las cabezas como si de un campamento se tratase

Una vez eliminados los piojos, e ir aplicando la mezcla, es de suma importancia que no te olvides de limpiar bien los peines y todo tipo de adornos del pelo, puedes hacerlos sumergiéndolos con vinagre hervido, cómo con el pelo y espolvorearle un poco de mezcla no está de más. También es de suma importancia que laves bien la ropa, toallas, etc, con agua súper caliente.

Y por finalizar, revisar a todas esas personas que convivan con el peque parasitado, y si es el caso que tengan piojos, tratarlos deben ser tratados de la misma forma.

Y vosotr@s, ¿sabéis de algún truco natural, método de prevención o similar? No seáis timid@s y compartidlo con tod@s.

¡Un saludo maj@s!

10 comentarios:

  1. ¡Hola Carolina!

    Recuerdo cuando estaba en el colegio, ufff estamos hablando de hace como 20 años! Mi madre solía comprarme en la farmacia un champú y colonia para evitar los piojos. Todo esto a raíz de que una vez llegué a casa llenita de liendres como decía ella.... Muy buenos los consejos que has dado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lidia! Jajajajaja Sí, a mi también me paso, una sola vez creo recordar, mi madre le pilló tal ataque de histéria que por suerte se preocupó de que nunca volviese a padecer, y lo más importante, que no se los volviese a pegar a mi hermana jijijijijiji Tambiém me acuerdo de esos champús y colonias, y el aparatito ese a pilas (una lendrera de metal súper biónica) para acabar con ellos. Suerte que mi abuela tenía trucoa para todo y terninamos con ellos en un plis plas, sin tanta química (aunque también la usamos) Me alegra que te haya gustado. ¡Besos ricura!

      Eliminar
  2. Parece que los piojos vuelven al cole cada año. Un fastidio para el que le toque. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso parece, creo que para ellos también se les terminan las vacaciones :P Besitos

      Eliminar
  3. muy buen post,creo que yo nunca los he tenido,no les gustaria mi sangre,ajajaj,besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajaja Mejor que no lo compruebes por si las moscas. Gracias, y me alegra que te haya gustado . Besos cielo

      Eliminar
  4. ay diooooooos!!! como maestra de infantil esta es mi cruz todos los años...me tengo que hechar mil cosas en el pelo para que no se me peguen los malditos piojos...hace dos cursos me mandaron a un colegio donde veia saltar los piojos de cabeza a cabeza a todas horas y estaban sobre las mesas!!!!! Me estropee tanto el pelo de los productos que cuando llegó julio no me quedo otra que cortarme el pelo super corto porque estaba muerto!!! lo mejor es un champu que se llama gotitas de oro que no tiene tanto pesticidas...
    que escalofrios me han entrado al leer tu post...jajajajaja
    mil besitos cielo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaj ai pobre. Madre mía, a ti te tenían que haber pagado el doble, por que si había tanto piojo, ya eran como unos alumnos más jejejeje La verdad , y dejando las coñas a parte, son un autentico engorro dejando de banda los temas de salud. Gotitas de oro, lo anoto , que nunca se sabe jejeje
      Mesos corazón! MUACKS!!!

      Eliminar
  5. Hola, Carolina! Ya sabes que te sigo y te he elegido para nominarte a un premio! Pásate por mi blog a recogerlo, el enlace es http://eltallerdecalafina.blogspot.com.es/2014/09/ca-la-fina-es-liebster-award.html. Besos y felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O.o ¿What?
      ¡¡¡¡Ahora voy pitaaaaaaaaaaaaaaando!!!! jajajajaja
      Besitos

      Eliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!