lunes, 13 de octubre de 2014

INSOMNIO; "esa maldita tortura"

Esa dificultad para dormir que hace que demos vueltas y vueltas en la cama, igualito como si estuviésemos subid@s  en un tiovivo, y que hace que terminemos con las sábanas enredadas como si nosotr@s fuésemos el relleno de unos canalones, o al menos es mi caso.

Insomnio; "esa maldita tortura"

Esa maldita tortura llamada insomnio puede implicarnos problemas complejos y de muy difícil solución en el momento en que queremos descansar y conciliar el sueño.

Casi todas las personas tienen noches de total desvelo de un modo ocasional y para la mayoría de éstas es un problema si tienen que levantarse temprano. Por no hablar de cuando el insomnio se convierte en nuestra "rutina", entonces ya es desesperante.

La falta de sueño reparador puede afectarnos en nuestra capacidad para poder cumplir las responsabilidades diarias, ya sea por el hecho de estar sumamente cansad@s o porque aparecen problemas de concentración en la vida diaria o en el trabajo.

Todos los tipos de insomnios pueden llevarnos a la somnolencia diurna, desconcentración y a un cansancio e incapacidad de sentirse renovad@ y descansad@ ya a primera hora de la mañana.

Pero esto no sólo nos ocurre a los adultos, el insomnio puede estar presente en diferentes etapas de la vida humana.

Así que este post va de eso, del maldito insomnio y de cómo podemos intentar acabar con él.

Estate bien despiert@ para leer lo que os he preparado.

Se le llama insomnio a la percepción de la incapacidad de conciliar el sueño, dormir, de un modo adecuado según las necesidades físicas de cada individuo.

Dicha incapacidad, puede darse de diferentes maneras:
  • despertarse a menudo durante la noche y con problemas para poder volverse a dormir
  • dificultad de conciliar el sueño
  • tener una sensación subjetiva de no haber tenido un sueño reparador
  • despertarse de un modo espontáneo más temprano de lo habitual
Este trastorno es uno de los más frecuentes en nuestra sociedad, ya que alrededor de un 25% de la población padece de un modo frecuente o espontáneo dichas alteraciones relacionadas con el sueño.

Tenemos que tener en cuenta, que el insomnio no viene señalado por el número de horas que dormimos, ya que esta cifra puede variar considerablemente dependiendo de cada individuo. Por ejemplo, los jóvenes y los niños, y las personas que realizan un esfuerzo ya sea físico o psíquico, necesitan dormir más horas. En cambio las personas con una edad avanzada suelen dormir menos.

Por todos es sabido, que la media de horas dormidas por un adulto es de ocho horas, pero matizando que éstas tienen que darse de un modo continuo.

Así pues, la cantidad de horas que cada persona necesita para descansar dependerá de su experiencia personal. Por ejemplo, si yo duermo esta noche 7 horas puede que mañana me despierte con somnolencia, cansada e irritable, eso indica que necesitaba dormir más y que no he descansado lo suficiente. Pero puede que tú duermas 6 horas y al despertar te sientas despejad@, con fuerzas y sin somnolencia.

Insomnio; "esa maldita tortura"

Lo mismo les pasa a los niños. Cada niño es diferente y el número de horas de sueño que necesita varia dependiendo de la edad. Aproximadamente los niñ@s deben dormir:
  • 1 mes: sueño nocturno 8,5 horas, siestas 8 horas, horas totales de sueño 16,5
  • 6 meses : sueño nocturno 10,5 horas, siestas 4 horas, horas totales de sueño 14,5
  • 12 meses : sueño nocturno 11 horas, siestas 2,5 horas, horas totales de sueño 13,5
  • Dos años: sueño nocturno 11 horas, siestas 2 horas, horas totales de sueño 13
  • Cuatro años: sueño nocturno 11 horas, siestas 0 horas, horas totales de sueño 11
  • Ocho años: sueño nocturno 10 horas, siestas 0 horas, horas totales de sueño 10
  • Doce años: sueño nocturno 9 horas, siestas 0 horas, horas totales de sueño9
  • A partir de dieciséis años: sueño nocturno 8 horas, siestas 0 horas, horas totales de sueño 8
Cabe decir, que dependerá de las rutinas que tengan cada individuo, es decir, que los barómetros que os he puesto son los necesarios, eso no quiere decir que a partir de los 4 años, por ejemplo, los fines de semana, hagan una siesta de algunos minutos.

También tenemos que tener en cuenta que la calidad del sueño es algo influyente, puesto que puede ser que con 5 horas de un sueño profundo y reparador descansemos más que con 8 horas de un sueño inquieto y con pesadillas.

Existen diferencias en las personas respeto al patrón de sueño a lo largo del día, que también tenemos que tener en cuenta. Algunas personas tienden a levantarse y acostarse más temprano, otras tienden a levantarse y acostarse más tarde. ¿Diferencias entre estas?  Los primeros tendrán un mayor nivel de activación y un tiempo de reacción más corto a primera hora de la mañana, pero con una desventaja, por la tarde empezarán a sentirse cansados. En cambio los segundos no tendrán ese mayor nivel de activación y reacción pero por la tarde estarán "como rosas".

Pero volvamos al insomnio en temas generales. El insomnio  se puede clasificar como transitorio, si dura menos de unas 3 semanas y suele ser debido por lo general a una causa específica y fácil de determinar, intermitente si el problema para conciliar el suelo aparece sólo una noche y de vez en cuando, y crónico si diariamente se duerme mal durante un periodo de tiempo superior a 2 meses.

Tenemos que concienciarnos que el sueño es absolutamente necesario para un adecuado funcionamiento tanto físico como psíquico. Dicha necesidad, hace que el sueño esté considerado como una función pasiva, es decir, nos dormimos aunque no queramos, simplemente porque lo necesitamos.

Mientras estamos dormidos, no todo el cuerpo está en reposo y existe una actividad cerebral, del sistema nervioso vegetativo y muscular, y que varía a lo largo de la noche en lo que se denomina fase del sueño REM (com movimientos oculares rápidos) y fase no REM (sueño lento).

Estas fases se subdividen en otras que pueden ser, más superficiales o más profundas, surge la aparición o desaparición de los sueños, alteraciones del nivel del tono muscular, entre otros, y ambas fases, REM y no REM, van alternándose durante nuestro sueño.

Insomnio; "esa maldita tortura"

Os daré sólo una pincelada a ellas.

Nuestro sueño empieza con la fase no REM que se divide en 4:

Fase 1: Fase ligera en la que los músculos se relajan y la respiración y el ritmo cardíaco se ralentizan.

Fase 2 y 3: El nivel de conciencia va disminuyendo. Las funciones corporales se ralentizan y desciende la temperatura corporal y la tensión arterial.

Fase 4: Es el periodo de sueño más profundo. Es el estado de inconsciencia mayor donde es más difícil despertar a la persona que duerme. Durante esta fase aumenta la producción de la hormona de crecimiento en los niños.

Después de la fase 4, se entra en el periodo de sueño REM o periodo de movimientos rápidos de los ojos, fácilmente observables. En esta fase  se producen los sueños y suele durar entre 10 y 15 minutos, transcurridos estos se vuelve a iniciar el ciclo completo de sueño con todas sus fases.

Quedando clara la importancia del sueño para nuestro organismo, debemos plantearnos ¿a qué se debe el insomnio?

Dejando de lado las condiciones naturales de la persona que puedan afectar al sueño, como puede ser la edad avanzada, la dificultad para poder dormir puede darse pos dos tipos de causas: internas o externas.

Las causas internas, en su mayoría, suelen estar relacionadas con enfermedades orgánicas, de hecho, son muchas las dolencias que pueden repercutir en el sueño. 

Entre éstas, destacan las enfermedades reumáticas, de las articulaciones o musculares que provocan un dolor constante capaz de alterar el reposo nocturno. 

Las enfermedades endocrinas también provocan un aumento de la actividad metabólica general que puede repercutir en estados de ansiedad e inquietud alterando así nuestro descanso.

Otras enfermedades que pueden estar relacionadas con el insomnio, son las dolencias respiratorias, como el asma por ejemplo, donde suelen ser frecuentes los ataques por la noche, o por citar otro ejemplo, la insuficiencia respiratoria crónica que tiene episodios de tos frecuentes y dificultades para respirar.

Las enfermedades neurológicas en las que se alteran los ritmos circadianos (ritmos que constituyen el reloj biológico humano que regula las funciones fisiológicas del organismo para que sigan un ciclo regular que se repite cada 24 horas, y que coincide con los estados de sueño y vigilia), se producen episodios de agitaciones nocturas y somnolencia durante el día.

Algo parecido a los anteriores ocurre en "accidentes" cerebrovasculares, entre cuyas secuelas se encuentra el insomnio y las agitaciones nocturnas. 

La alteración del sueño puede llegar a ser uno de los primeros síntomas que indican una posible aparición de enfermedades psiquiáticas. Por ejemplo, las personas que padecen esquizofrenia se les suele observar periodos de vigilia muy largos con muy pocas horas de descanso.

Insomnio; "esa maldita tortura"

Además de estos factores internos, como os he comentado antes, existen algunas causas externas que también son responsables del insomnio.

Los ruidos intermitentes no habituales, la luz ambiental que puede provocarnos un despertar más temprano, la temperatura (el calor dificulta la conciliación de nuestro sueño mientras que el frío nos provoca un descanso más superficial), la cama y el lugar donde dormimos, los movimientos de la persona que nos acompañe (en caso de dormir acompañados en la cama) y un largo etc, de este tipo pueden ser consideradas causas externas.

Determinadas sustancias tóxicas como la heroína, anfetaminas, la cocaína o el éxtasis, entre otras, afectan a nuestro sistema central y también son consideradas causas externas.

Como también lo son tomar café en exceso o bebidas con cola pueden afectar al sueño, incluso si se toman de un modo moderado, eso dependerá de cada individuo. En los grandes fumadores, la nicotina puede dificultar el inicio del sueño y hacer que un@ se despierte durante la noche debido a la abstinencia de unas horas. Y el alcohol impide directamente que tu sueño sea reparador.

También quiero citar, que algunos medicamentos, como los corticoides, anticancerígenos, diuréticos, entre otros, pueden provocarnos trastornos de este tipo.

Para poder analizar y confirmar que padecemos de insomnio, partimos de la premisa que es fácil detectar la presencia de un problema determinado que nos impide dormir, por ejemplo, nos sentimos nerviosos. Pero a veces, resulta algo más complicado determinar la existencia o no de una causa y del tipo de problema que se padece. Os pueden parecer un poco contradictorias mis palabras, pero a lo que me refiero es que a veces podemos decir, siguiendo el  ejemplo, no puedo dormir porque estoy nervios@, pero no sabemos el por qué de ello. 

Para ello, el médico recogerá todos los datos posibles a través de una historia clínica, y haciendo una historia del sueño: tipo de inicio, duración,  antecedentes médicos, progresión, síntomas durante el día, factores que empeoran o mejoran el insomnio, toma de medicaciones, etc. Y es necesario que siempre antes de tratar el insomnio, determinar que no existe otro tipo de enfermedad de tipo orgánico o psiquiátrico que lo provoque.

Existen hoy en día la realización de una exploración física del sueño a través de una Polisomnografía. Se trata de una técnica neurofisiológica que nos permite observar el sueño del individuo a través del control de diversos parámetros biológicos, como pueden ser, el movimiento de los ojos, la actividad eléctrica del cerebro y del corazón, el tono muscular y el movimiento de las piernas. Dicha prueba, aporta información acerca del tiempo total de sueño, eficiencia del sueño, número de despertares, tiempo de cada fase del sueño, frecuencia cardíaca, etc. Pero también debo puntualizar que no está indicada para todo tipo de insomnios. Para realizarla debe haber la sospecha de la presencia de problemas respiratorios (apneas), narcolepsia, somnolencia excesiva diurna, sonambulismo, movimientos periódicos de las piernas (mioclonías) o crisis epilépticas nocturnas.

Y después de haberos soltado todo este magnífico "rollo" (es que cuando algo me causa interés, a veces se me va de las manos....) vamos a ver cómo evitar este insomnio en diferentes edades.

No quiero alargar el post con cosas que supongo que ya sabéis. Es decir, cuando sufrimos de insomnio lo más coherente es acudir al médico. Y esté después de hacer una valoración nos indicará que pasos tenemos que seguir.

Dependiendo del tipo de insomnio que suframos, nuestro médico puede darnos algún que otro consejo y solaparlo con una medicación concreta para combatir el insomnio. Y no digo que esté mal, al contrario, simplemente quiero recordar que estar ligad@s a una medicación de este tipo a la larga puede acarrearnos muchos problemas, como: crearnos una dependencia hacia este fármaco para poder dormir, que nuestro cuerpo se acostumbre a él haciendo que baje su nivel de eficacia y que haga efecto se nos aumente la dosis, la posibilidad de sufrir algún efecto secundario, entre otros.

Y la verdad, lo que os acabo de decir en lugar de venirme a la mente la palabra salud.... me indica todo lo contrario.

Así que haciendo "honor" a mi blog, "MI META, TU SALUD", y como ya sabéis que soy una amante de los remedios naturales, os voy a dejar los consejos más eficaces para "machacar" al maldito insomnio.

Como os he dicho al empezar el post, el insomnio es un mal que puede afectar a todas las edades, así que si os parece os daré consejos teniendo en cuenta la etapa de la vida en que se encuentre el individuo.

Y como se me ha ido la pinza... también os he preparado un apartado de Fitoterapia y algunos alimentos para dormir mejor, en que encontraréis una lista de las plantas medicinales aptas para poder tomar, preparados para el baño, aromaterapia, alimentos, etc. (siempre y cuando, a lo que se refiere ingerir algo, vuestro médico no os lo contraindique).

Si quieres descubrirlos...haz "click" en las imágenes que os dejo a continuación.









Espero como siempre que el post os sea de utilidad, y invitaros a que compartáis con tod@s vuestros consejos, dudas, experiencias o lo que sea.

¡Un saludo maj@s!


17 comentarios:

  1. He tenido durante muchos meses este problema y he probado leer antes, vasos de leches calientes, y de todo pero no había nada necesitaba pastillas aunque siempre me he ido a lo natural.
    Así que ahora mismo cuando me meto en la cama doy las gracias por dormirme del tirón.
    Un besito

    www.doblebelleza.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es un súper problemón. Ovbio que los remedios y demás dependerá de las personas y del tipo de vida que lleva cada una. Bien hecho de ir siempre a lo más natural, y aque puedes tener más opciones que no "enganchándote" a lo químico.
      Me alegro que duermas como los angelit@s ^_^
      Besos

      Eliminar
  2. A mi me funciona darme una ducha de agua caliente antes de irme a dormir, relaja muchísimo!! :) Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto, una ducha calentita relaja nuestra musculatura y cuerpo en general, ayudándonos así a ir a la cama la mar de relajad@s y dispuest@s a que nos invada el sueño ^_^
      Besos guapa

      Eliminar
  3. Uf por desgracia soy demasiado conocedora del problema del insomnio y además en todas sus vertientes: despertarme varias veces durante la noche, antes de la hora programada, que me cueste conciliar el sueño... En mi caso es porque soy una persona muy nerviosa y eso afecta bastante al sueño. También tengo comprobado que en épocas en que estoy más estresada o que ando con algún problema personal soy más propensa a sufrir episodios de insomnio. A nivel médico está comprobado que realizar actividad física o actividades de relajación como yoga o pilates pueden ayudar con este problema (siempre que no sea algo crónico, si es crónico ya se requiere asistencia especializada)
    Mis remedios suelen ser tomarme una infusión relajante antes de dormir, no hacer cenas pesadas y evitar la cafeína/teína. Y si ya me meto con lo de tardar en dormirme suelo optar por leer algo hasta que me entra el sueño (lo cual es contraproducente, porque yo enseguida me engancho a los libros xD)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja Yo me he quitado de leer por las noches, porque siempre era...va una página más...y terminaba con, va un capítulo más jajajaja Así que te entiendo.
      Aha, de acuerdo con todo lo que comentas, que de un modo u otro también he refljado en el post, o en cada uno de los apartados .Y muy bien por tus remedios antes de acostarte, sin duda son unos buenos aliados para combatir el insomnio.
      Besos guapa y gracias por compartir tu opinión.

      Eliminar
  4. Genial los post y muy completo he descubierto cosas que no sabía, sobre el insomnio,por suerte duermo bien pero hay días que por culpa de mi ansiedad me cuesta más coger el sueño pero cuando le cojo,uffff duermo de un tirón,ajjaj,besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa. En algún momento de nuestras vidas sufrimos alguna que otra noche de esas "toledanas" que a parte de mantenernos toda la noche despiert@s, el día siguiente estamos como si una estampida peor que la de Jumagi nos haya pasado por encima.....Me alegro que hayas descubierto nuevas cosas sobre el insomnio, y más si les puedes sacar partido. Besos guapa

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. A ver si alguno de mis consejillos pueden ayudarte ;) Besos

      Eliminar
  6. A mi por suerte no me pasa, pero lo comparto xq sé que a mucha gente puede ayudar besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que suertuda.... jejejejeje ¡y me alegro que lo seas eh! Gracias por compartir ricura ^_^
      BESOTEEEEEES

      Eliminar
  7. el insomnio es una pesadilla sobretodo cuando tu pareja al lado duerme a pierna suelta...jajajja
    me ha encantado tu post!!bueno, como todos los que haces porque me encanta la manera en la que te expresas!!!
    un besito cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja Ai pobre.... insomnio más "indignación" por ver al otro como duerme "too pancho" jajajajaa
      Gracias cielo, me alegra mucho que te haya gustado y me enorgullece que una gran blogger como tu me dedique estas bonitas palabar. ¡Un beso requeteguapa!

      Eliminar
    2. Quería decir palabras en lugar de palabar.... no si en nada invento un nuevo idioma... jajajaja

      Eliminar
  8. A mi me suele costar quedarme dormida un montón... un besoo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa. Pues que "putadón", y perdón por la palabra. Yo la verdad es a épocas, aunque ahora estoy con la de dormir súper poco, intento mantener unas rutinas y hábitos saludables a ver si "Morfeo" me rapta en un plis plas cada noche.....que yo no lo pondré resistencia... pero supongo que es cuestión de tiempo y que las nuevas rutinas hagan efecto (que lo harán). Si te animas y puebas algún consejo de los que os he comentado, ya avisarás si te funciona. Besos corazón

      Eliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!