EL TIEMPO, ¿LO CURA TODO?

sábado, 13 de febrero de 2021


¿Cuántas veces habremos escuchado que el tiempo lo cura todo? Yo la verdad, es que me faltan dedos, y muchos, para poder contabilizarlo.

EL TIEMPO, ¿LO CURA TODO?


Creo que tod@s l@s aquí presentes, yo la primera, en algún momento de nuestras vidas hemos sufrido uno de esos palos que te marca irremediablemente y te generan una inmensa tristeza. Tristeza la cual se convive con nosotr@s durante mucho tiempo, y que nos da la sensación que jamás va abandonarnos.

Necesitamos tener esa esperanza en momentos oscuros. Queremos creer que llegará un día en que estamos mejor. Y ojo, no estoy diciendo que sea malo, lo malo es creer que el tiempo lo cura todo sin más, pero el tiempo en sí, no cura nada.

Aunque sí, el tiempo puede ser un gran aliado para poder conseguir ver las cosas desde otra perspectiva y además nos ayuda a poder crecer como personas, pero sin duda, es básico que pongamos de nuestra parte para poder lograrlo.

Pero no tenemos que olvidar que somos seres de carne y hueso con sentimientos, y que a lo largo de nuestra vida vamos experimentando cosas, que pueden resultar traumáticas, y que de un modo u otro nos marcan, aunque en algunos casos, precisamente son esos hechos los que nos permiten crecer. Pero ojo, crecer sin duda es un proceso que no ocurre como arte de magia, es el fruto de un largo trabajo por nuestra parte. Vamos, o dicho en otras palabras, de lo malo, también se aprende si sabemos sacar otro enfoque de lo ocurrido.

Pero en muchas ocasiones esas heridas no sanan, a pesar de seguir hacia delante. Ese dolor o tristeza sigue presente, así podemos decir que el tiempo no es la única variable relacionada con la sanación emocional. Y flaco favor nos hacemos creyendo que el tiempo lo curará todo, porque eso puede llevarnos a esperar pasivamente a que tiempos mejores lleguen sin más en lugar de actuar de un modo activo para la recuperación de ese bienestar.

Y yo no sé vosotros, pero no soy de las que le gusta dejar mi vida , mi felicidad, en manos del azar o la suerte, prefiero trabajar el camino que me conduzca a hallar esa dicha que todos anhelamos.

Además, el hecho de mantenernos de un modo pasivo respecto a los acontecimientos vividos, hace que no seamos críticos con nosotros mismos, ni creamos que tengamos que mejorar los aspectos de nuestra vida que necesitan una puesta a punto. Es simplemente esperar sentad@ a que todo pase y lleguen tiempos mejores, y lo que pasa por delante de nuestros ojos es la vida. Un tiempo que no podremos recuperar y que al final solo va a conseguir que nuestro dolor y sufrimiento se prolongue, además de que la pasividad puede conducirnos a que se repitan esos patrones que nos han conducido a sentir ese dolor.

EL TIEMPO, ¿LO CURA TODO?


Y todo el dolor que no gestionamos correctamente, queda estancado en nuestro interior, y una vez haya echado raíces, irá aumentando silenciosamente hasta que el daño sea demasiado grande para superarlo.

Así pues, creo que la auténtica sanación requiere de autoconciencia, autoaceptación y muchísimo trabajo.

AMOR

Estando en el mes del "amor", me es imposible no darle una parcela a este artículo para el amor.

El amor es sin duda una de las experiencias más gratificantes que podemos experimentar, pero también puede ser uno de los causantes de un gran sufrimiento. 

¿Quién de l@s aquí presentes no ha pasado por una etapa de desamor? Y, ¿a quién no le han dicho que el tiempo le ayudará a curar esas heridas?

Que sí, con el tiempo es posible estar bien, eso no lo niego, pero no es el tiempo el responsable o el motivo de dicha recuperación, porque si no hacemos nada para mejorar, es posible que vivamos pensando en esa persona amada durante muchísimo tiempo, y eso nos frena a abrir nuestro corazón a otras personas.

Por otro lado, tener el corazón "roto", es también la causa de muchos problemas a nivel de salud física en las personas. Por ejemplo, y no exagero, sufrir problemas cardíacos, pérdida de peso, trastornos del sueño, entre otros.

LA IMPORTANCIA DE SANAR HERIDAS

Cuando estamos sumergidos en ese pozo de dolor o estamos padeciendo problemas que no podemos superar por nosotros mismos, es importante buscar ayuda, ya que no sanar las heridas emocionales y psicológicas, puede dar lugar, con el tiempo, desarrollar enfermedades como ansiedad o depresión.

Porque, y como os he dicho, no superar esas heridas o problemas, se estancan en nuestro interior, y aunque llegue el día que puede parecer que nos hayamos olvidado de ellas, corremos el riesgo de que vuelvan, porque todo lo que no se supera, con el tiempo puede dar pie a que esos fantasmas del pasado regresen. Así que es por ello que es necesario que pidamos ayuda para superar aquello que muchas veces somos incapaces de gestionar y afrontar nosotr@s mism@s, y así evitar una sensación falsa de superación.

EL TIEMPO, ¿LO CURA TODO?


TIRITAS PA ESE CORAZÓN PARTIO

Los humanos, como ya os he comentado y bien sabréis, experimentamos un sinfín de emociones, y no todas ellas son positivas. 

En algunos momentos lo llegamos a pasar realmente mal, pero superar esas etapas difíciles pueden ayudarnos a crecer e inclusive, ser mejores personas. 

¿Cómo hacerlo?

Reconociendo ese dolor emocional y tomando consciencia de él.

Creo que ser consciente de lo que nos ha pasado e identificar sus consecuencias, es sin duda el primer paso para poder superar todo tipo de dolor emocional. Y aunque pueda parecer simple, "gracias" a la sociedad en la que vivimos, no lo es tanto, porque estar mal nos convierte, queramos o no, en personas débiles según la sociedad. Y ¡para nada! Ya que experimentar dolor es lo que nos puede transformar en auténtic@s espartan@s para poder superarlo.

Sé compresiv@ contigo.

Por lo general, las personas solemos ser muy duras con nosotras mismas cuando estamos pasando un mal momento. Y precisamente es cuando deberíamos tratarnos con más cariño y aceptar que no somos máquinas, que sufrimos, y seamos responsables o no de ello, tenemos derecho a sanar.

No te apegues al pasado.

Dejar atrás el pasado es también dejar atrás el dolor que nos produjo. Así pues debemos intentar ser capaces de soltar de una vez todas esas malas experiencias vividas, y dar una calurosa bienvenida a nuestro valioso presente. Porque si no somos capaces de superar ese pasado lo vamos a revivir una y otra vez en nuestro presente, y ese dolor será cada vez más intenso y en cambio tu capacidad de superación estará cada vez más mermada. 

Así pues, revisemos todo lo que nos quedó pendiente de afrontar y superar y vaciemos la mochila.

Trabaja de un modo consciente las emociones.

Solo podremos hallar esa sanación cuando somos capaces de implicarnos en nuestro propio crecimiento personal y nos damos la oportunidad de sanar esas heridas abiertas y liberarnos de todo ese dolor.

No te precipites, pero no dejes de vivir

Como os vengo diciendo a lo largo de todo el artículo, el tiempo no lo es todo a la hora de superar los malos momentos. Sin embargo, es bueno también dejar un margen prudencial para ir adquiriendo herramientas que nos ayuden a afrontar las cosas e ir desarrollándonos como personas. Eso sí, dejar pasar el tiempo o más bien, no ir con prisas está bien, pero sin olvidar de la importancia de vivir el presente.

El poder de la empoderación

Estamos sumergidos en un momento de nuestras vidas en el que estamos mal, nos cuesta ver la luz al final del túnel, y nos viene a la mente que solo a ti te ocurren cosas malas.

Y no cambiar el chip, solo puede llevarnos a que entremos en una espiral negativa de la que nos costará dolor y esfuerzo salir. 

Así que, busquemos metas realistas, actividades que nos gusten, busquemos el sentido a nuestra vida y empoderémonos frente a ella.

EL TIEMPO, ¿LO CURA TODO?


IDENTIFICA ESAS HERIDAS

Existen algunos signos que pueden ayudarnos a saber si tenemos heridas pendientes que tratar:

Revivir, como si estuviésemos protagonizando la peli El día de la marmota, una y otra vez, de un modo voluntario o involuntario, circunstancias o emociones que nos hagan daño.

Imaginar que podemos expresar aquello que deberíamos haber dicho en su momento pero por miedo no lo hayamos hecho. Vamos, sentir esa espina clavada, y aparecer esa necesidad de sacártela, solo denota que la herida sigue ahí.

Identificar cosas de nuestro presente que nos recuerdan a una del pasado, impidiéndonos estar presentes en ellas en el hoy.

Miedo a volver a experimentar el dolor que ya hemos sufrido, y con ello, cerrarnos a experimentar nuevas experiencias y relaciones.

En conclusión, el tiempo en sí puede ayudar a nuestro proceso curativo, pero no solo se basa en dejar que pase el tiempo, la clave está en nosotros y como aprovechamos esas experiencias tan duras para dar un paso más y crecer como personas. 

Tener esa valentía y capacidad de comprometernos con nuestro bienestar, es sin duda la clave para tratar esas viejas heridas y cerrarlas de una vez por todas.

Reelaborar y cerrar viejas heridas que se han quedado en nuestro interior, no solo es responsabilidad del tiempo, porque el tiempo no lo cura todo.

Así que implicarnos en nuestra sanación y responsabilizarnos de nosotros mismos, es lo que nos ayudará a poder llegar a vivir con una mayor consciencia y plenitud.

¡Un saludo maj@s!


25 comentarios:

  1. Como se agradece leer post como el que nos compartes y más lo dice una de nosotras que es psiologa. Y es que es cierto que al pasar el tiempo vamos "aceptando las heridas" o las"vamos entendiendo". Cada uno de los puntos que nos compartes son muy interesantes y de los que hay que prestar atención!

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa
    Tu artículo me ha hecho pensar. Es cierto que siempre hemos oído eso de el tiempo lo cura todo pero si me paro a pensarlo tienes razon, no quiero dejar mi futuro, mi felicidad o mi capacidad de sanar en manos del azar
    Así que tomaré nota de las herramientas que nos das para trabajar las heridas, aunque eso de ser comprensivo conmigo misma me costará
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Creo que no solo es el factor del tiempo lo que nos ayuda a curar nuestras heridas, influye también como nos afectan las situaciones que las causan, nuestra autoestima y la manera como procesamos nuestras emociones.

    ResponderEliminar
  4. Hola, me he sentido muy identificada con tu artículo, cuando pasas por situaciones dolorosas muy seguidas uno cree que el mundo se le cae encima y que por mucho tiempo que pase jamás se dejará de sufrir, pero alguien una vez me dijo que las cicatrices de la vida son señal de que has vivido. Es cierto que cuando llega ese momento difícil la ayuda es importante al igual que nuestra implicación para sanarlas. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Definitivamente el tiempo puede ser un gran aliado pero también un implacable enemigo pero como para todo hay un tiempo se requiere equilibrio y esas valiosas tiritas que nos has dejado. Lo bueno es que tenemos la capacidad de trabajar y ayudar al tiempo para que sanen más rápido las heridas pero todo depende de uno. Claro también lo veo en el sentido de que por muy grande que sea la pena siempre va a tener un final porque no son eternas. Enhorabuena me ha encantado este post. Saludos amiga.

    ResponderEliminar
  6. Ahh se me olvido algo. Esta sería una entrada que muy bien colocaría en mi blog y quedaría satisfecha. Jeje

    ResponderEliminar
  7. Todo requiere su propio tiempo, al igual que un fruto no se puede recoger antes de su maduración, las amociones solo sanan tras su aceptación o duelo. Ni antes, ni después ... todo tiene su momento.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado leer el post, yo era de las que creía que el tiempo lo curaba todo y además tenía la fea costumbre de agarrarme al pasado, por suerte he aprendido que solo cambia la forma en que ves las cosas y ahora intento sanar mis heridas de una forma más activa y cuidar de mi misma. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Hola!
    Yo soy de las que opina que el tiempo lo cura todo pero claro, es que el tiempo solo lo único que hace es poner un parche que se puede caer con el mismo tiempo. 😂😂😂😂😂 Me explico cómo un libro cerrado.
    A lo que me refiero es a que necesitamos tiempo para adquirir herramientas adaptarnos a las nuevas situaciones crecer conocernos mejor y ayudarnos a sanar y cerrar esas heridas.
    No puedo estar más de acuerdo con todo lo que comentas en el post: esperar sentados a que pase el tiempo lo único que hace es prolongar ese dolor y hacer que nos sintamos peor y más vacíos. Hay que tener una actitud más proactiva y buscar la manera de salir del pozo en el que estamos metidos pero claro, siempre hace falta tiempo.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  10. Las heridas de amor son las más costosas de sanar. Pero también hay otras, que tienen relación con el amor aunque se trate del amor de pareja, sino amor a los padres, a los hijos. Cuando murió mi madre casi me morí y pensaba que nunca más iba a sentir un dolor igual, pero se repitió de la misma cuando murió mi padre.
    Es un batacazo gigante que, aunque sabes que va a llegar y eres muy consciente de ello, cuando llega se te cae el mundo encima. Para lo de madre tuve que ir a un neurólogo y para lo de mi padre, al médico de cabecera. Estuve mal mucho tiempo, mucho y creo, que nunca se termina de superar del todo. Te recuperas, sigues adelante y vuelves a sonreír, pero cuando surge un detonante, vuelves a notar que hay personas que fueron tan importantes en tu vida y, nunca más las volverás a ver en este plano terrenal.
    Yo lo he superado, pero no lo he olvidado. Un matiz para todo cuanto has desarrollado en este interesante post.

    ResponderEliminar
  11. Como bien dices el tiempo puede ser un gran aliado para poder conseguir ver las cosas desde otra perspectiva pero sin duda sin nos esperamos sentados a que pase el tiempo, solo alargamos el dolor,hay que sanar heridas y buscar la manera de salir del ahujero en el que nos hayamos.

    ResponderEliminar
  12. Ay, me siento tan identificada con el post... Yo soy de las que piensan que sí, hay que darse un tiempo para sentirse mal, pero después hay que buscar (de forma activa) la forma de salir de debajo de esa nubecita e ir recuperándose poco a poco.
    XoXo

    ResponderEliminar
  13. ¡Hola, Carolina!
    Estoy de acuerdo contigo en que pensar que las heridas del corazón las va a curar el tiempo es engañarse a si mismo. El tiempo no solo no cura sino que puede intensificar conflictos no resueltos. Conocerse a una misma y darse autoempatía es fundamental para afrontar el desamor y los procesos de duelo. Vivimos una sociedad en la que está mal visto expresar sentimientos negativos o sentirnos mal, eso nos lleva a la represión y la enfermedad. Salir del pozo se sale, con esfuerzo y ayuda externa cuando es necesario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Claro que tenemos que poner de nuestra parte, es como querer ser millonario y no jugar a la lotería...Si esperamos que con el tiempo nos sintamos mejor sin hacer nada por favorecer ese proceso, vamos listos jajaja A unos les cuesta más pasar página, a otros menos, pero lo importe es cómo nos vamos sintiendo en cada momento, saber escucharnos,bss!

    ResponderEliminar
  15. Estoy de acuerdo con tus sabias palabras, el tiempo puede llegar a curar la gran herida o tristeza que la vida (o personas) nos han generado pero el tiempo en sí no hace nada, tiene que ir acompañado de otros factores. ç
    No es malo pedir ayuda, muchos lo ven como una gran debilidad o que tienes problemas muy serios si decides ir a un psicólogo y eso no es verdad. Es pedir ayuda cuando la necesitas y eso no tiene nada de malo.
    Un artículo muy interesante y, como siempre, haces reflexionar sobre temas muy importantes ^^

    ResponderEliminar
  16. ¡Tienes más razón que una santa!
    El tiempo importa pero no es lo único Imagino que cuando alguien dijo y popularizó esa frase de "El tiempo todo lo cura" se refería solo a lo que tú has dicho sobre verlo desde otra perspectiva pero está claro que edejar pasar el tiempo nada más no es suficiente. Todos los procesos vitales han de poderse cerrar y si por hache o por be no logramos hacerlo, eso nos traerá problemas en un futuro.
    Muy buen post, como siempre. Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Yo pienso igual que tú. El tiempo nos hace aprender,cicatriza heridas pero jamás cura ni nos hace olvidar. A veces tenemos que apoyarnos eb otras personas para pasar un determinado proceso y eso no es malo. Me ha gustado mucho tu post ya que nos hace reflexionar.

    ResponderEliminar
  18. Hola guapa,
    No puedo estar más de acuerdo contigo. Tampoco me gusta dejar "mi felicidad" en manos del azar o de algo abstracto. También considero que el tiempo ayuda pero nosotros tenemos que poner de nuestra parte, tomar conciencia y trabajar en ello.
    A veces por no saber qué hacer o qué decir se recurre a la coletilla este de "el tiempo lo cura todo" que para mí es tan inútil como cuando te dicen "ánimo" jejejje los borraría del universo.
    Besotes

    ResponderEliminar
  19. Hola guapa, pues me ha gustado mucho leerte en esta entrada, aunque adoro tus post sobre maquillaje y alimentación, también me gustan los de este estilo porque en general estoy de acuerdo con lo que nos cuentas y por como lo haces! hace un año y algo que me he separado y me ha gustado leer algunas cosas que tratas aqui pues yo pienso lo mismo, sobre con lo de la importancia de sanar las heridas! besos

    ResponderEliminar
  20. Hola guapa! Qué importante es el tema que tratas. No sabes la cantidad de veces que he oído "el tiempo lo cura todo", "el tiempo pone todo en su sitio"... Me parece que utilizamos estas frases como una postura cómoda. Es lo que tú dices, estamos dejando al azar nuestra propia sanación. Yo soy como tú, no quiero que sea así. Es evidente que cuando te golpea la vida te invaden sentimientos negativos. Sin embargo, lo que no sabemos es que esos sentimientos son también necesarios. He tenido desengaños amorosos, pero lo que más me ha marcado es la muerte de mi padre. Y puedo decir que el tiempo no cura nada. Mi trabajo personal y yo hemos conseguido aprender a vivir con ello.

    ResponderEliminar
  21. Muy duro tu post pero sincero. El tiempo suaviza porque ejerce patrones que nos hacen disminuir la carga emocional pero lo cierto es que ante situaciones duras lo mejor es reforzar el amor personal de forma constructiva sabiendo hacer un balance y sobretodo evitar agarrarse el pasao porque es tiempo de futuro.
    Creo que al final del túnel tenemos que realizar un cambio proactivo y con ganas de hacer cambios en nosotros

    ResponderEliminar
  22. Como siempre excelente post, creo que es una de las Primeras cosas que tenemos que trabajar es nuestra mentalidad y nuestras emociones, el tiempo lo cura todo, pero porque nuestra mente se va olvidando de ello, creo que el equilibrio y la aceptación es importante

    ResponderEliminar
  23. Es un artículo precioso y con un alto valor en su contenido. Cuan importante es reconocer las heridas, curarlas y seguir adelante sin ese dolor, es vital encontrar el equilibrio y eso es fabuloso.

    ResponderEliminar
  24. El tiempo ayuda, pero la actitud con la que afrontamos la vida creo que es el factor más importante. Pero sí, el tiempo unido a la experiencia de la vida, la madurez de haber pasado tantas situaciones diferentes y dificultades que se nos presentan hace que tengamos un aprendizaje más completo. EEs el crecimiento personal del que nos hablas y poder mirar desde la perspectiva de lejanía en el tiempo.
    Un post muy interesante.

    ResponderEliminar
  25. Vaya que post más completo y como tu dices quien no ha pasado por esas situaciones en la vida? Si bien el tiempo lo cura todo como dice la frase se necesita de ayuda emocional. No todos están capacitados para transitar en el problema que haya aparecido.
    Me encanto tu post Carolina. Beso grande.

    ResponderEliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!