EL DÍA QUE DECIDAS AMARTE

domingo, 24 de abril de 2022


No, nadie dijo que fuera fácil, pero ¿sabes? muchas veces, las cosas más difíciles de esta vida, son las más maravillosas.

EL DÍA QUE DECIDAS AMARTE


Y como no, una de ella, y para mi fundamental, es amarse a un@ mism@.

Porque además, eso nos permitirá que podamos amar de una forma más honesta, incluso más bonita, a los demás.

Me repito lo sé, no es fácil hacerlo porque hay muchas circunstancias que nos ponen a prueba constantemente: las frustraciones, los errores que vamos cometiendo, las metas que no logramos alcanzar, las rupturas... Vamos, que hay un sinfín de pruebas a las que nos sometemos, muchas veces sin necesidad, y que dejamos que nos influyan en la percepción que tenemos de nosotr@s mism@s, de nuestro valor personal.

Pero cuando se habla de valor personal, obvio que tenemos que dejar de lado los logros que conseguimos o dejamos de conseguir, porque ellos jamás van a ser los que nos definan. Es más bien la actitud con la que vamos afrontando cada paso que decidimos dar en la vida, pasos, que deberían llevarnos a un único destino, el amarnos de un modo incondicional.

Te propongo que pienses algo que sea imposible de conseguir, o en su defecto, que sencillamente no tengas, sin más. Vengo yo, más chula que un ocho, y te lo pido. ¿Podrás acaso dármelo?

Pues pasa lo mismo, si una persona no tiene amor hacia si misma, será muy difícil que pueda darlo a los demás.

Y ahora es cuando piensas, que estoy totalmente equivocada, que ojo, no lo descarto que una tiene sus limitaciones y ni por asomo quiero tener la razón en todo, y que ya estás amando a los demás. Pero, y ahora es cuando os suelto una frasecita, "no me ames tanto, y ámame mejor". Es decir, creer que amamos mucho a una persona no significa que lo estemos haciendo bien, y menos si el pilar fundamental para hacerlo, el amor a un@ mism@,  se tambalea.

No sé, creo que una persona que no aprende a amarse incondicionalmente, tiende a buscar ese amor fuera, el amor en los demás, haciendo que ese valor, la actitud, sea dependiente de cómo se le trata o valora. Y con eso, solo hacemos que exponernos a la evaluación externa, al "lo que piensen los demás", por lo que vamos dejando ese poder, el de la felicidad, en manos ajenas, en lugar de responsabilizarnos nosotr@s mism@s de ella.

Y ser dependiente, de lo que sea, aunque no seamos consciente de ello, no hace otra cosa que perjudicarnos. Puede llevarnos a mendigar ese amor y cariño que necesitamos, haciendo que actuemos de un modo que en realidad ni nos hace sentir cómodos ni nos llena, con el único fin de recibir esa recompensa. 

EL DÍA QUE DECIDAS AMARTE


Así que te pregunto, ¿depende tu valor personal de las cosas externas?

Si es que sí, tienes un problema. Y ojo, no te lo tomes como que te esté culpando, porqué, y por desgracia, en nuestra cultura, es demasiado común que demos una importancia extrema a lo externo. Es decir, que lo que suceda a nuestro alrededor influya en cómo nos vemos.

Estamos en redes, por poner un ejemplo real, vamos que me pasó a mí hace tiempo en instagram. Una alma de cántaro me soltó, "si no tienes 6.000 seguidores cómo mínimo, no eres nadie por aquí". ¿Perdona? Primero, no necesito un follow para sentirme mejor, como tampoco necesito exponer mi vida para que otros me den su aprobación con un like (es por ello que en mi perfil apenas aparezco o no os cuento lo que como, con quien me acuesto, o las veces que voy al wc).

Yo sé porqué publico en las redes y lo que publico, y la razón es sencilla, me gusta y me lo paso bien haciéndolo, y lo hago por mi, igual que lo hacía cuando tenía 500 seguidores como lo hago ahora con 23.000. 

Que ojo, no con eso estoy criticando o diciendo que las personas que se exponen, que nos cuentan lo fabulosa que es su vida, y que presuman de sus likes y seguidores, sean personas prepotentes o egoístas. No es eso ¡para nada! Porque es una creencia totalmente equivocada, ya que si realmente son personas que disfrutan con ello, que en realidad eso les llena y les hace subir su autoestima, ¡bien que hacen!

Pero hipotecar nuestro bienestar, y vuelvo a lo mismo, a lo externo, sin atender nuestras necesidades reales, es un atentado hacia nosotr@s mism@s.

Deberíamos escuchar nuestras necesidades reales para así atendernos a nosotros mismos, nuestra autoestima y eso nos hará percibir y reconocer que existimos, que tenemos un lugar muy valioso en el mundo, y  que tenemos el derecho a sentirnos bien, como decimos en catalán "peti a qui peti" (pete a quien pete).

Así que anteponer nuestras necesidades por encima de las de los demás,  será imprescindible para cuidarnos y de un modo directo/indirecto, también hacerlo con l@s demás.

Y para empezar a hacerlo bien, creo que deberíamos aceptar lo que somos, es decir, aceptar nuestros defectos también, sin dejar de lado nuestras habilidades, virtudes, destrezas y recursos de los que disponemos. En definitiva, todo ese conjunto que nos define, para así también poder  comprendernos, porque a través de la autoaceptación, podemos acercarnos a ese amor incondicional hacia nosotros mismos, y en consecuencia, surgirá esa capacidad pura para amar a los demás.

Pero ojo, debemos ser honest@s con nosotr@s mism@s, porque es el único modo de poder establecer relaciones sanas con los demás. No busquemos el reconocimiento externo, ya que eso solo va a crearnos una dependencia insana, sino nuestro propio reconocimiento. 

Así pues, queriéndonos podemos entregarnos de un modo real al acto de poder querer a l@s demás.

Y ya llegando al último tramo del artículo, os invito a que penséis en ello.

A que penséis en lo importante que es saber que ni nuestros logros, ni nuestro éxito en la vida debe condicionar nuestra autoestima, porque el amor hacía un@ mism@ es independiente del dinero, de los reconocimientos laborales, etc.

A que amarse a un@ mismo se basa en el autorespeto, en el autoentendimiento, la autocomprensión y el autoperdón.

Y no, no es fácil, y es un camino que debemos recorrer todos los días de nuestra vida, aprendiendo de los errores para así conectar con nuestro interior y enriquecernos.

EL DÍA QUE DECIDAS AMARTE


Cuando lleguemos a esa forma sana de amarnos, estaremos preparad@s para amar a los demás, sin correr el riesgo de caer en relaciones dependientes.

Así pues, el día que decidas amarte:

Podrás hallar una estabilidad emocional.

Podrás fortalecerte pera afrontar las adversidades y fracasos.

Podrás hallar esa motivación en la consecución de nuestras metas. 

Podrás mejorar las relaciones interpersonales.

Podrás ser asertiv@.

Podrás hallar y vivir con plenitud disfrutando de todas aquellas personas y momentos que te hagan feliz.

Hoy puede ser ese día, aunque eso, ya depende de ti.

¡Un saludo maj@s!



6 comentarios:

  1. No puedo estar más de acuerdo contigo, tenemos que amarnos primero y luego amar a los demás, es algo vital querernos y tener alta la autoestima porque eso nos hará más fuertes y seguros de nosotros mismos, cómo bien dices aceptando nuestros fracasos y nuestras virtudes.
    Muy bonito post, gracias por compartirlo!!!

    ResponderEliminar
  2. Cuanta razón en que le damos mucha importancia a lo que ocurre a nuestro alrededor, yo desde que tuve a mi hijo y pasamos por un susto muy complicado de salud y que me pasó factura, desde entonces he sabido valorar todo, valorarme a mí, a mi vida y a mandar a tomar por culo lo que no me aporta nada bueno, si no aportas apartas y creo que hasta que la vida no te da un golpe fuerte no se aprende

    ResponderEliminar
  3. Bonitas palabras motivacionales, que cierto lo que cuesta en algunas personas valorarse y quererse tal y como son. Las comparaciones nunca han sido buenas, y cada uno de nosotros tiene magníficas cualidades que nos hacen únicos. A veces el entorno puede ser cruel, pero la fuerza de nuestro interior debe triunfar sobre las malas influencias. Ojalá consigamos un mundo donde el respeto y la tolerancia se unan al amor de uno mismo y del prójimo.

    ResponderEliminar
  4. He visto muchas personas dependientes, mujeres en su mayoría y espero por mi bien no haber formado parte de ese club ni hacerlo nunca...Porque siempre es más sencillo ver los fallos ajenos que los propios. Y la autoestima causa malas jugadas, pero una vez la tienes de tu lado, te pones a ti por delante y todo cambia,bss!

    ResponderEliminar
  5. HOLA CARO!
    HERMOSO POST!
    AMARSE A UNO MISMO ES UNA MONTAÑA RUSA, POR MUCHO TIEMPO ESTAMOS ASI, SUBE Y BAJA, PERO ES LO MAS!! APRENDES UN MONTON, TE DAS CUENTA DE TU VALIA Y NO PERMITES QUE OTROS TE DAÑEN MAS!!!
    me encanto lo comparto!!!

    ResponderEliminar
  6. Hola,
    No puedo estar más de acuerdo contigo guapa. Lo malo es que da la sensación de que a la juventud (sí ya hablo como una Señora) le estamos dejando ese mensaje. Si no tienes muchos likes o seguidores no eres nadie. Ni eres influencer no "molas". Para las que llevamos años por aquí no es más que un hobby y no nos afecta un follow arriba o abajo. Yo llevo mucho tiempo fomentando el amor propio y lo importante que es cuidarse y pararse a descansar. En esos descansos te mimas... porque el amor siempre ha de empezar por uno mismo.
    Adoro todo lo que escribes ya lo sabes
    Un besazo!!

    ResponderEliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!