lunes, 28 de julio de 2014

CHOCOLATERAPIA: un placer no solo para dioses

Muchos Spas y centros de estética se han transformado en una arma actual para preservar la belleza y derrotar al angustioso estrés. El chocolate, a parte de ser un aliado fabuloso para nuestra gastronomía, es un aliciente usado en masajes. No sólo te envuelve con su rico sabor, sino que con su aroma restaurador enaltece el alma.

CHOCOLATERAPIA: un placer no solo para dioses

Aquí los secretillos del por qué del chocolate como terapia.

Además de su uso externo y de su magnífico sabor, su aroma tiene propiedades energizantes que estimulan el buen humor. El cacao, por su alto contenido de antioxidantes, arremete contra los radicales libres y la oxigenación celular.

Al ser rico en catequinas, epicatequinas y taninos (polifenoles de la familia de los flavonoides), reduce la inflamación de los vasos sanguineos y mejora a la circulación.
Sus semillas son ricas en oxigenadores de los tejidos (xantina y tebromina). Y en acción junto con aditivos especiales, cumplen un papel fundamental para combatir los signos del envejecimiento.

Si lo aplicamos como mascarilla, además de atenuar los efectos del estrés, estimula nuestra dermis y nos repone la energía térmica.
De acuerdo con su combinación al tipo de piel, cada composición bronda un beneficio particular.

La gran pregunta que todos los usuarios se plantean en definitiva es: ¿para qué sirve la chocolaterapia?

Los masajes tan novedosos que rigen nuestra actualidad y los baños de chocolate nos hidratan la piel y combaten la celulítis.

Sí, sí, lo que nos engorda comiéndolo, si lo usamos como terapia tiene un efecto, podríamos decir, contrario (aunque el chocolate en sí, tampoco podemos decir que es el culpable de la celulitis, muchos expertos aseguran que dentro de una dieta equilibrada el chocolate puede ser nuestro aliado para perder peso, pero es un tema que trataré quizás más adelante en "Nutrición".)

Estos tratamientos además acaban con la tensión , la falta de vitalidad, el cansancio y todos los síntomas del estrés.

Investigadores descubrieron que el chocolate es un elemento potente para conservar la belleza, debido a sus propiedades adelgazantes, desintoxicantes y reafirmantes. Mejora el humor, gracias a la producción de endorfinas (hormonas que provocan el bienestar y la felicidad) que crea. Estas hormonas se generan cada vez que una persona está alegre, realiza actividades placenteras, cuando se encuentra frente actitudes cotidianas que le satisfacen, el afecto, etc. Así que podríamos decir que, "la felicidad genera felicidad". Razón de más para intentar sonreír, ¡no?

El tratamiento de chocolaterapia se basa en relajantes masajes corporales y faciales, con el cacao (aceite de néctar de cacao) como protagonista, y está indicada para la práctica de todo tipo de pieles.

CHOCOLATERAPIA: un placer no solo para dioses

La terapia en sí consiste en, envolver el cuerpo con una ligera capa de chocolate caliente y dejarlo que actúe sobre la piel unos 20 minutos. Luego es aconsejable un masaje con manteca de cacao (que nos hidrata la piel) y con aceite de la flor de cacao (si queremos reafirmarla o acabar con las estrías).

Es un tratamiento aconsejado especialmente para hacerlo en otoño, puesto a que nos reestructura y revitaliza la piel después de los excesos que nos damos en verano.

Resumiendo, entre los beneficios que nos ofrece este tipo de tratamiento, podemos decir que:
  • Hidrata, nutre y tonifica el cuerpo.
  • Actúa sobre el sistema nervioso como antidepresivo y contra la ansiedad gracias a los polidenoles, la teobromina y al tanino.
  • Remineraliza la epidermis gracia al calcio, al potasio y al magnesio.
  • Remineraliza el metabolismo enximático gracias a sus oligoelementos.
Es todo un lujo que está al alcance de todos. Su coste aproximado suele ser de unos 60-80 €, aunque lógicamente varia según el establecimiento, y la duración ronda las dos horas, también dependiendo del establecimiento.

Todos vuestros sentidos quedarán exhaustos de sabores y aromas.

Si lo habéis probado me encantaría que os animarais a compartir con todos vuestras experiencias. 

¡Un saludo maj@s!



No hay comentarios:

Publicar un comentario


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!