miércoles, 30 de julio de 2014

EL ESTRÉS

Si hay un mal que , ya hace un tiempo, está de "moda" y afecta a una gran parte de la población mundial, es el estrés.

Un gran mal estar, nerviosismo, tensión.. Una inquietud constante, donde la persona se ve incapaz de disminuir el estado de alerta en todo momento, que puede llevarle al desorden de su mente y cuerpo.

EL ESTRÉS

El celebro está siempre en alerta, y éste tiene, como una de sus funciones, preparar el cuerpo para la defensa.

El sistema nervioso se despierta, las hormonas activan los sentidos, hacen que el pulso se acelere, la respiración sea profunda y se produce una tensión muscular. Y esta respuesta no es negativa, ya que nos alerta y nos ayuda a luchar para defendernos de las amenazas.

Pero si hablamos de situaciones de estrés constante, y sin solución, nuestro cuerpo se encuentra en un estado de alerta constante, y esto hace que haya un desgaste fisiológico, y por lo tanto, aumenta el riesgo de lesión o enfermedad.

Se acentúan las alteraciones del humor y del sueño, se revuelve el estómago, dolor constante de cabeza y las relaciones con la familia y amigos se ven alteradas.

El estrés tiene un montón de consecuencias negativas:
  • En el comportamiento
  • Mentales
  • Físicas
  • Emocionales
En la actualidad el estrés más popular es el laboral, pero hay otros tipos de estrés frente a otras situaciones, como puede ser una enfermedad larga.

¿Qué tenemos que hacer ante estas situaciones?

Intentar organizar nuestro tiempo y las actividades, estableciendo horarios. Es fundamental para poder descansar y no estar preocupado. Haz ejercicio con una rutina diaria, te ayudará a reducir la tensión a parte del aporte beneficioso para el resto del cuerpo. 

Dedícate al menos 15 minutos al día.

Profundiza la confianza en ti mismo.

Es fundamental respetar las horas de sueño, en el humano adulto los expertos dicen que es aconsejable dormir entre 8 y 10 horas seguidas para que sean efectivas en nuestro cuerpo.

Llevar una dieta equilibrada y sana nos ayuda a mantener el cortisol (hormona considerada como el responsable del estrés) dentro de los niveles adecuados en nuestro organismo.

Aprender a priorizar tus obligaciones.

Actuar con naturalidad, abrirte con los demás sin preocuparte de lo qué puedan pensar. Verbaliza lo que te molesta, callar no hace que los problemas dejen de existir. No dejes pasar los problemas, afróntalos.

Cuando hayas tomado una decisión, no te "ralles", no la analices mucho, ya que suele producir ansiedad y sentimiento de culpa.

Toma decisiones siguiendo un proceso lógico: planteamiento del problema, análisis de las alternativas, problemas y soluciones, y pon en practica lo mejor.

Buscad un lugar que os aporte tranquilidad y relajaos.

El estrés

Es cierto que se puede hablar sobre el tema muy extensamente, pero esta vez os quiero hacer una pincelada sobre los efectos en la musculatura.

El estrés afecta a nuestro cuerpo, a nivel estructural-osteopático.  Se producen contracturas innecesarias por anticipación, con un desajuste entre acción, postura y movimiento. Tensiones musculares muy dolorosas y aparición de contracturas con un dolor muy agudo.

Tenemos que tener en cuenta, que cada persona es un mundo, y debe de ser tratado individualmente cada caso y saber en manos de qué profesionales nos ponemos. Os aconsejo que lo tengáis muy presente, ya que una mala praxis en el diagnóstico o de una mala manipulación de la musculatura, pueden generar lesiones más graves e incluso crearse de nuevas.

¡Un saludo maj@s!


No hay comentarios:

Publicar un comentario


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!