DEPRESIÓN OTOÑAL

martes, 30 de septiembre de 2014

Ya tenemos aquí a nuestro otoño de 2014. Amado por algun@s y odiado por otr@s.

Con la llegada de esta nueva estación hay mucha gente que, con ella, le aparece el cansancio, la falta de inspiración, la apatía.... Y recuerdan con añoranza esos días maravillosos de buen tiempo y vacaciones.

DEPRESIÓN OTOÑAL

Este repentino cambio en nuestro humor es lo que se conoce comúnmente como depresión otoñal.

Pero cuidado, no debemos confundir tener depresión con estar tristes. Tod@s en algún momento nos sentimos abatid@s o tristes en nuestra vida, y el cambio hacia esta estación, en mayor o menor medida, nos suele producir esta sensación. Pero la depresión es algo mucho más serio, va más allá, ya que es una enfermedad que afecta a todo nuestro organismo y que se prolonga en el tiempo, afectando a todos los aspectos de nuestro día a día.

Si hablamos de depresión otoñal, solemos hacerlo de un modo coloquial y normalmente lo asociamos a un estado de melancolía que conlleva este cambio de estación. Pero no debemos ignorar que el número de consultas por casos de depresión y/o trastornos afectivos aumenta en esta época de un modo significativo.

La falta de luz natural (como la que tenemos en veranos con nuestro radiante sol), nos desequilibra las hormonas y los neurotransmisores del cerebro. Tenemos que tener en cuenta que nuestro organismo está totalmente sincronizado con las condiciones climáticas, aunque no nos demos cuenta, lo que lleva a que muchas personas experimenten una disminución de energía y un estado de ánimo depresivo que les puede durar varios meses.

Su curación puede darse lugar gracias a un tratamiento, pero también hay casos en que estos síntomas remiten por si solos. 

Así que, tenemos que asumir que no nos queda más remedio que el otoño ya está aquí, y que nos guste o no los días de vacaciones y de sol se han terminado (aunque este verano ha sido un poco "raro").

Por ello, y por que mi meta es que tod@s disfrutéis de una salud tanto física como mental, he decidido hacer este post y invitaros a tod@s a "una ronda de bienestar".

¿La tomamos junt@s?

Partiendo de que la situación climatológica es insuficiente para poder explicar este tipo de trastornos, según los expertos, tendríamos que tener en cuenta otros factores, como los sociales, los psicológicos, los causales y los físicos.

Entre los síntomas más significativos de esta depresión otoñal, además de la evidente tristeza y la apatía, se le suman, la falta de deseo sexual, de sueño, falta de apetito e incluso problemas a nivel estomacal. No debemos tampoco olvidar que hay muchas enfermedades y trastornos físicos que comparten muchos de sus síntomas con la depresión. Es por ello que, y como siempre os digo, debemos siempre consultarlo con nuestro médico o un especialista cuanto antes, ante el menor de los síntomas.

Sabiendo esto, tenemos dos opciones: dejar que esta melancolía nos gane y lamentarnos constantemente, poneros, por ejemplo, frente al televisor y dejar que pasen las horas, los días.... o afrontar la situación con una de vuestras mejores sonrisas y ponerle remedio des del primer minuto.

Yo escojo la segunda, ¿y tú?

Para empezar a afrontar esta nueva estación lo que debemos hacer sin excusas es activarnos, física, pero sobretodo, mentalmente.

Depresión otroñal

Dale al botón del optimismo que tod@s tenemos, y comienza a cambiar la actitud

Y no me vale lo de: no sé cómo hacerlo. ¡No hay excusas! Y menos después de que os leáis este post, en el que os intentaré ayudar con unos fáciles y sencillos consejos para poder lidiar esta batalla, y terminarla con vosotr@s 1, depresión otoñal 0.

Lo que solemos llevar peor del otoño, y supongo que me daréis la razón, es la falta de luz. Los días son más cortos, las tardes son más oscuras y grises, los rayos de sol del verano nos han abandonado sin contemplación, y con ellos la serotonina ("hormona de la felicidad"), que para producirla, nuestro cuerpo necesita una buena cantidad de luz solar.
Así que la solución más eficaz es salir a tomar el aire. Nada de excusas del tipo: ¡que pereza! ¡con este fresco paso de salir! 

Los médicos nos recomiendan estar al menos, 30 minutos al día al aire libre. Lo sé, en casita con la manta en el sofá se esta muy agustito, pero venga confiad en mi, y sobretodo en los médicos, hasta cuando el cielo esté lleno de nubes habrá mucha más luz natural que en tu casa, y ésta hará que nuestro estado de ánimo mejore más de lo que crees.

Para los que seáis más activos, podéis añadir una dosis de ejercicio (dejando a parte los 30 minutos). 

Cuando realizamos deporte al aire libre, nuestro cuerpo, aunque quizás no me creáis panda de incrédulos (lo digo de buenas), libera una gran cantidad de esas "hormonas de la felicidad".

Así que las excusas para no salir a montar en bici, correr o andar, me las sé todas, y no son buenas. ¡Vamos que no cuelan! Al menos intentadlo, y ya veréis que cuando venzáis a esa poderosa pereza, los resultados obtenidos merecen mucho la pena.

Por cierto, para l@s "sabiond@s", las cabinas de rayos de UVA no sustituyen a la luz natural, así que ahórrate esa excusa también 

Otro consejo indispensable, pon color a tu vida. ¡Pilla la mejor "borrachera de colores" de tu vida!

El color es una arma muy poderosa contra la melancolía del otoño, y los colores, tal y como pudisteis ver en el post "Los colores tiñen nuestras emociones",  nos influyen más de lo que podamos imaginar en nuestro estado de ánimo.

Por ejemplo, un verde suave nos tranquiliza, un rojo nos estimula y nos da calor al alma, el violeta nos excita y un amarillo brillante o un naranja nos suben el ánimo.

Depresión otroñal

Por tanto, no tengáis miedo en lanzaros a probar de pintar vuestra casa con nuevos colores, o vestir con colores más llamativos, o por ejemplo usar una cesta de fruta con cítricos a modo de decoración para así aumentar tu bienestar, ofreceros un olor agradable, buenos colores para subir el ánimo y poder tener a mano una gran cantidad de vitamina C para nuestras defensas.

Sí, la colorterapia también influye en nuestra alimentación. Está totalmente demostrado que el color de los alimentos que consumimos influye de un modo directo en nuestro estado de ánimo, en nuestra salud e incluso en el aspecto y tono de nuestra piel. Hasta existen muchos restaurantes que utilizan la colorterapia para diseñar sus menús, y nosotros quizás no nos damos cuenta.

Y una vez visto la importancia en los colores para poder ganarle un paso más a esta depresión otoñal, el próximo consejo que os doy es daros una dosis extra de cuidados, lo que viene a ser, ¡mimaros mucho!

Cuando fuera hace muuuuuucho frío y un mal tiempo flipante, ¿qué mejor que concedernos una ración de cuidados para nuestro cuerpo?

Tenemos que tener en cuenta que después del verano, después de haber disfrutado de lo lindo, nuestra piel también se merece un poco de atención. Ya que con el descenso del sol y, en consecuencia de la luz, la calefacción y las temperaturas frías, nuestra piel puede resecarse, y no sólo eso, hacer también que nuestro pelo pueda perder brillo y esté quebradizo.

Así que os propongo una "puesta a punto" post veraniega que nos ayudará a afrontar esta nueva época del año, y que sin duda nos subirá el ánimo. Ya lo sabéis "Mente sana, in corpore sano".

Veamos pues algunos ejemplos qué nos pueden ayudar a ello: los tratamientos para el cabello que hagan que recupere la fibra, aplicarnos mascarillas faciales para aportarnos luminosidad, usar crema de manos y pies (que suelen ser los eternos olvidados en nuestra rutina) y usar un gel de ducha rico en aceites esenciales, os harán sentir como nuev@s.

Pero, ¿y si de vez en cuando te regalas una sesión de spa casero? ¡Claro que sí! Venga, apaga las luces, pon unas velas (si son aromáticas mucho mejor) y prepárate la bañera con agua caliente y sales o aceites esenciales perfumados. Ponte una banda sonora con música relajante y/o toma por acompañante, si te apetece, un buen libro.

Y sobretodo....¡apaga el móvil! Dedícate esos minutos sólo para ti y para mimarte. Desconecta del mundo y pon tu mente en modo relax. (Ouuuuuuuuuuuhmmmmm)

Y ya tienes un pasito más a tu favor para machacar a la depresión otoñal. Pero como lo que queremos es dejarla KO, ¡aun hay más!

Debemos reforzar nuestras defensas, y para ello nuestro organismo necesita que lo nutramos con una cantidad suficiente de verdura y fruta. Tampoco debemos olvidarnos de incluir hidratos de carbono en el menú, ya que éstos aportan mucha energía para las cansadas víctimas de la depresión otoñal. El pescado también tiene que estar presente, ya que nos estimula el metabolismo celular y así nos da un impulso extra.

Tampoco os olvidéis de productos como los frutos secos, los cereales, los plátanos o los productos lácteos, ya que estos nos ayudan a producir la "hormona de la felicidad".

Supongo que no os olvidaréis tampoco de las imprescindibles vitaminas.

Para l@s más despistad@s, os hago un pequeño resumen de lo que conviene consumir para afrontar esta época del año de un modo saludable para nuestro cuerpo (está en orden alfabético, no de importancia, ya que tod@s lo son);

Antioxidante: Éstos protegen a las células de los radicales libres, los cuales pueden aumentarnos el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes o cáncer. Además, nos ayudan a retrasar el envejecimiento. Los podemos encontrar en frutas, verduras y cereales. Por ejemplo, en la granada. (Os aconsejo que os miréis el post "La granada")

Betacaroteno: Éste funciona como antioxidante y nos previene del cáncer y de otras enfermedades de corazón. Una vez el betacaroteno pasa por el hígado y el intestino, se convierte en vitamina A. Lo podemos encontrar en los melocotones, naranjas, ciruelas, espinacas, brócoli, tomate, zanahorias, entre otros.

Calcio: Es imprescindible para el desarrollo de los huesos y para mantenerlos bien fuertotes, además previene de la osteoporosis. Lo podemos encontrar en el brócoli, el tofu y en los lácteos.

Fósforo: Es imprescindible para la formación y el mantenimiento de los huesos y los dientes. Por otro lado, también es muy necesario para el buen funcionamiento de los riñones y para la secreción de leche materna. Algunos de los productos donde podéis encontrarlo son el queso parmesano, las alcachofas, champiñones, las aves y en los garbanzos.

Hierro: Es imprescindible para el buen funcionamiento del sistema nervioso y, además, nos ayuda a prevenir la anemia. Lo podemos encontrar en las lentejas, almejas, espinacas, pollo, pescado y ternera.

Litio: Nos ayuda a estabilizar el estado anímico. Lo podemos encontrar en el pescado, vísceras, pimientos, frutos secos, tomates y en las patatas.

Magnesio: Es el encargado de la producción y trasporte de energía, así como de producir proteínas. Lo encontramos en las nueces, frutas, arroz y en legumbres.

Níquel: En pequeñas cantidades nos ayuda a regular la adrenalina y, además, mejora la acción de la insulina y mantiene a raya la presión arterial. Lo encontramos en alimentos como el chocolate, la cebolla, espinacas, patata, manzana, cereza, naranja, avellanas y en el brócoli.

Potasio: Controla la actividad eléctrica del corazón y el equilibrio del ácido. También nos ayuda en el desarrollo de la musculatura y a descomponer y usar los carbohidratos. Lo encontramos en los plátanos, bacalao, leche, carne, salmón, yogur y en los kiwis.

Riboflavina: También conocida como vitamina B2, es muy importante para el desarrollo físico. Es necesaria, además, para el cuidado de nuestra piel, la mucosa y, muy especialmente, para la córnea. La podemos encontrar en alimentos como los cereales integrales, pescado, lácteos y en la carne.

Sodio: Es muy útil para que los nervios y los músculos funcionen correctamente, además ayuda a controlar la presión arterial. Alimentos donde podemos encontrarlo son el apio, remolacha y la sal de cocina.

Tiamina: Conocida también como vitamina B1, ayuda a las células a convertir los carbohidratos en energía, y es esencial para el buen funcionamiento de la musculatura, el sistema nervioso y el corazón. Podemos encontrarla en legumbres, cereales, maíz, vísceras, carne de cerdo y de vacuno, frutos secos, harina de trigo y en los huevos.

Vanadio: Ayuda a potenciar la actividad de la insulina. Lo encontramos especialmente en el pescado.

Vitamina C: Es necesaria para el crecimiento y reparación de los tejidos en todas las partes del cuerpo, además es también un potente antioxidante. Podemos encontrar esta vitamina en la sandía, melón, naranja, piña, tomates, espinacas y en las patatas.

Vitamina D: Ayuda a nuestro organismo a absorber el calcio, es decir, es imprescindible para la formación de los huesos y poder mantener una buena densidad ósea. La podemos encontrar en alimentos como los cereales, el salmón, huevos y en la leche.

Vitamina E: Ayuda al crecimiento de nuestro cabello, a controlas los niveles de colesterol y al sistema circulatorio. Además, expertos aseguran que previene el Parkinson y tiene propiedades oculares (para la vista). Podemos encontrarla en productos como los vegetales de hojas verdes, cereales, pan integral y aceites vegetales.

Vitamina K: Ésta ayuda a la coagulación de la sangre y previene el exceso de calcio, para que me entendáis, evita la calcificación, y también funciona como antioxidante. Esta vitamina la podemos encontrar en huevos, hortalizas de hoja verde, brócoli, repollo, coliflor, hígado, cereales y pescado.

Vitamina U: Es esencial para tratar las úlceras digestivas. La podemos encontrar en el repollo, levadura de cerveza, semillas de sésamo, yema de huevo y en los plátanos.

Zinc: Éste es necesario para cuidar nuestro sistema inmunitario y para la cicatrización de las heridas. Lo podemos encontrar en alimentos como la carne de cordero, ostras, algas, sardinas y en la soja.

Ojo, que os he puesto sólo unos pocos alimentos en los que podemos encontrar cada tipo de vitaminas, obvio que hay muchos más, pero es que sino ya os hago una enciclopedia, y me echáis a los leones. jajajajaja

¡Venga ánimo! Ya tenemos otra arma para combatir a la depresión otoñal.

Cambiando totalmente de tercio, cuando fuera llueve o empieza a hacer frío, ¿no os apetece escuchar música en casa? Eso sí, nada de canciones deprimentes y ponte algo que sea animado, que te ayude a despertarte y a afrontar el día. Que te incite a bailar y a pensar: ¡hoy voy a comerme el mundo!


Depresión otroñal

La música es como una medicina, es perfecta para ayudar a poneros de buen humor. Las diferentes melodías nos tranquilizan o nos animan y pueden hacer posible que olvidemos todo lo que hay alrededor.

Y ahora que ya estáis pensando en esa música que os hace mover el cuerpo, que os anima, que os hace cantar a grito pelado...pues ahora es el momento de comentaros que ....las duchas frías también nos ayudarán en esta batalla contra la depresión otoñal.

Venga sin miedo, que no hay nada que nos ayude más para que nos activemos a primera hora de la mañana que dejar caer agua helada sobre nosotr@s. O hacer baños de contraste, agua fría y caliente, como os comenté en el post "¿Baños de agua caliente o duchas de agua fría?". Merecen la pena, ya que nos estimulan la circulación y el flujo sanguíneo, nos ponen en marcha el metabolismo y nos preparan para afrontar el día.

Pero también os recomiendo que terminéis los días más tristes con un buen baño de agua caliente, que os ayudará a relajaros y a dormir como auténticos bebés.

Ahora que ya estamos totalmente activad@s, y tenemos el cuerpo preparado para "lo que le echen", vamos a mezclarnos con la gente,

Estar constantemente sol@s entre las cuatro paredes de tu casa, por muy bien decoradas que las tengas, y dejándonos invadir por la melancolía, seguro que no nos va hacer felices. Aunque admito que una relajada tarde en soledad puede ser muy agradable de vez en cuando, una de las mejores maneras de combatir la melancolía de la depresión otoñal es, como os he dicho, mézclandonos con más gente.

No importa lo que hagáis, ir al cine, a comer o dar un paseo, ir de compras con tu mejor amiga o una de juegos en una bolera, por ejemplo.

También podéis animaros y empezar un nuevo hobby. Clases de salsa o de pilates, por decir algo, o ese curso de idiomas que llevas tiempo posponiendo. Elige la opción que más te guste y ¡a pasarlo bien!

Es súper importante que la persona que sufra depresión sepa que no está sola y es necesario que en su entorno exista una red de apoyo emocional, formada por la familia, amigos, compañeros y todas esas personas significativas de su alrededor, a los que pueda y deba recurrir en cualquier momento de su vida.

Así que queda con viejos amig@s, haz de nuev@s, lee, ríe ...y sobretodo, disfruta de la vida, y los pensamientos negativos se irán solos.

Y si, pese a todo esto que os he dicho, el otoño te sigue afectando demasiado piensa que, "las penas compartidas son menos penas",

¡Venga, que esto ya es nuestro! La depresión otoñal esta por rendirse.

Para animar@s un poco más, sobretodo a l@s golos@s que les falta de la "hormona de la felicidad", no sólo podemos conseguirla haciendo ejercicio al aire libre, también con ¡algo de chocolate de vez en cuando!

Sí, es totalmente oficial, el chocolate nos hace feliz, al menos durante un tiempo. Esto se debe a que la mezcla de hidratos de carbono y grasas en los alimentos como el chocolate, incrementan la producción de serotonina.

Así que daros un capricho de vez en cuando. Tomad una taza de felicidad (chocolate calentito). O unos cuantos bombones.

Eso sí, tampoco nos pasemos ¡eh! No me pongáis como excusa: "como Carolina lo ha dicho... me como una caja de bombones enterita." Moderación y equilibrio como siempre os digo.

Ui.... la depresión está ya agonizando ¡a por el golpe de gracia!

Para ello convoca a tu pareja, a un amigo o amiga, a un familiar.... y acurrucaos y daos mimos. Obvio que dependerá de la persona que escojáis, serán de un modo u otro, ya me entendéis...

Hay muchísimas razones para acurrucarse y darse mimos. Las caricias estimulan nuestros sentidos y son la forma más fácil, más barata y, sobretodo, más bonita de relajarse de verdad de la buena. Se ha demostrado que el contacto corporal nos reduce el estrés, ayuda a mejorar la forma física y mental y ayuda a fortalecer el sistema inmunitario.

Con los mimos, se liberan endorfinas, y también nos ayuda a fortalecer nuestra confianza en nosotr@s mism@s. Es increíble cuantos cambios psíquicos y biológicos se producen con un poco de contacto corporal.

La gente mimosa, como yo (jajaja) suele ser mucho más relajada, sana y feliz y más pacífica que l@s que son "despegad@s".

¡Depresión KO! ¡Lo logramos!

Pero si esa dichosa tristeza otoñal te afecta el ánimo de tal manera que ni el deporte, ni los baños de lujo que os podéis dar en casa, ni tu mejor música, ni rodearte de más colores que el payaso de "micolor" y ni comerte una tonelada de chocolate terminan de animarte, sólo os queda una cosa por hacer, cerrar los ojos y pensar en el próximo verano. En todo lo que podréis hacer.

Porque pensad, el verano siempre vuelve, y para cuando lo haga si pasas esta época lo más animad@ posible, estarás preparad@ para disfrutarlo mucho más.

Y para terminar, mirad la pantalla del ordenador y dedicadme una de vuestras mejores sonrisas, porque esta sonrisa, puede ser el inicio de un feliz otoño.

Depresión otroñal

¡Saludos maj@s!


18 comentarios:

  1. La última foto preciosa,ajjaja,a mi me encanta el otoño,no me deprimo pero sí me afecta al estómago unan lástima pero es lo que me toca,pero en estos cambios tomó muchas vitaminas,jaja,besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha parecido una foto perfecta para poder sacaros a tod@s una sonrisa Jejejeje Así me gusta, nada de depresiones, y el ánimo al 1000%. Siento que te afecte al estómago, que putada (con perdón) y muy bien, no debemos olvidar de tomar nuestro "chute" de vitaminas en esta época.
      Gracias por comentar tesoro. Besos

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Pues vaya suerte la tuya jejejeje A mi no es que me guste mucho, y lo digo hoy que lleva dos días sin parar de llover. Ojo, me gusta la lluvia, pero si no tengo que salir de casa ¬¬'
      Aunque te guste, seguir los consejos que os traigo te ayudarán a estar aun mejor ^_^
      Besos

      Eliminar
  3. A mi el otoño me pone de mal humor, sobre todo cuando empiezan a ponerse los días tristes, hasta que me acostumbro claro jaja :) Después hasta te gusta estar en casa y sentir llover, pero aquí en Canarias el otoño es medio extraño, es una mezcla de verano pero algo más fresco jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me gusta estar en casa y que llueva fuera, pero claro si tengo que salir..... termino siempre como el Rey Leon (¡gracias humedad!)
      ¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaajjjjjjjjjjjjj envidia pero de la buena! Ayer amaneció en mi tierra con niebla, no te digo pues que inviernos nos espera......
      ¡Besos amore!

      Eliminar
  4. A mi me encanta el otoño, creo que cada estación tiene su belleza! es ideal para coleccionar hojitas jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ai madre! ¡Ahora os va a gustar a tod@s el otoño! Jajajajajaja Aunque sea así, no está de más cuidarnos y hacer que esta época como todas, sea la mar de maravillosa ^_^
      Besos guapa

      Eliminar
  5. Muy buenos tus consejos. Muchas gracias por compartirlos con nosotras. Hay algunos que ya realizaba y otros que empezaré a hacer, por ejemplo los mimitos me salen en esta época solos jejeje, Con mucho gusto me quedo por aquí. Un saludito ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias guapa! Encantada de que te quedes por aquí ^_^ y de que te hayan gustado los consejos. Es que no hay nada en esta vida mejor que las muestras de cariño, además son gratis! jajajaja
      Saludos cielo

      Eliminar
  6. Guauuuuuu ¡qué chute de energía me acabas de meter para el cuerpo!
    Nunca me había parado a pensar que el otoño pudiese afectarnos tanto, la verdad. Es más, lo achacaba más a la falta de horas de luz en sí, que a la estación, ya que parece que hasta que no llega Abril con el cambio de hora, como que una no se vuelve a activar.
    Pero bueno, lo voy a tener en cuenta y voy a intentar fijarme más, que sé seguro que es cierto lo que dices, pero por curiosidad. Eso sí, yo salgo a la calle, monto en bici, como más sano, lo que sea, pero no me pidas que me duche con agua fría!!!! Lo siento, pero eso no, eh? jajajajajajaja
    Muchas gracias por unos consejos tan buenos!!!
    Un beso,


    Manuela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajajaja Bueno, bueno, si son sólo las duchas de agua fría que te saltas...te lo "perdono".
      Vosotr@s sí que me dáis unos buenos chutes de energía con vuestros comentarios.
      ¡¡MIL GRACIAS!!

      Besos ricura MUACKS

      Eliminar
  7. has dado muy buenos consejos, esta genial

    http://www.sibaritismosdeinma.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me alegro que te haya gustado ^_^

      Eliminar
  8. No sé si será por el otoño o algo pasajero esta depre que tengo. Lo que te tengo claro es que me sacaste una sonrisa. Gracias Carol!! 😘😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola cielo!
      Jajajaja pues con eso me doy por satisfecha ^_^
      Un beso guapa

      Eliminar
  9. A mi el otoño Si que me mata !!
    Me deja sin fuerzas ni voluntad y me fustro porque tardo horas em hacer lo mismo que en verano. Además voy como atontada , de hecho he dejado Clases y trabajos Por esta sensación de impotencia...ya hace 3 semanas que estoy aislada pq siento vergüenza de mi misma ....
    Es horrible pero solo en la cama Estoy bién ....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola cielo!
      Ais, piensa que aunque a veces no lo veamos, el sol siempre sale ¡eh!
      Así que ánimo, date un buen chute de energía positiva (yo te mando un cachito), mímate, mantente ocupada con cosas que te gusten, y sobretodo no te estreses y mucho menos de aisles, que eso es lo peor.
      Y si necesitas ayuda, no dudes en pedirla, que a veces nos comemos las cosas solos y no deberíamos.
      Un besotee de esos que cargan la batería

      Eliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!