lunes, 24 de noviembre de 2014

Letra A: ACEITE DE OLIVA, AJO, ANÍS (guía de Salud de la A a la Z)

¡Hola maj@s!

Tengo y creo que debo empezar la entrada pidiendo disculpas por haberme retrasado en hacer las fichas de la guía. Dije que las tendría la semana pasada y no pude cumplir con mi palabra.

L@s que me sigáis por Facebook, sabréis que la semana pasada fue un poco "chunga" para mi. Fuí al dentista a sacarme una muela del juicio y ...¡sorpresa! Me sacaron dos, y no sólo eso, para extraerme una de ellas, me abrieron un poco la encía, con el resultado de 6 puntos de sutura, que esta semana me sacan, pastillas por un tubo y un dolor insoportable. Por no hablar de como se quedó mi careto... parecía un hámster con la boca llena de pipas jajajajaja

Letra A: ACEITE DE OLIVA, AJO, ANÍS (guía de Salud de la A a la Z)

Y bueno, estuve out de todo, incluyendo el blog. 

No obstante, os he seguido de cerca y he tomado nota de todas vuestras propuestas para empezar esta pequeña guía.

Así que.... ¡vamos allá!

Para empezar he escogido 3, aceite de oliva, porque es una de las que se repitió y mostrasteis interés, y las otras dos, serán anís y ajo (estas las eché a suertes).

Os comento que, he hecho un resumen lo más completo posible de cada elemento. Tampoco es plan de haceros una enciclopedia de 500 páginas por producto, que está más que claro que nadie se leería. Así que prefiero hacerlo lo más conciso posible y que os sirva de verdad.

Quizás se me quede algo en el tintero, si es así, iré añadiendo la información progresivamente.

Aceite de oliva

El aceite de oliva, es un aceite de origen vegetal que se extrae del fruto del olivo, denominada oliva o aceituna, mediante una primera presión con el objetivo de extraer su zumo. El procesado que se lleva a cabo posteriormente, define en gran medida la calidad del aceite. Dicha calidad se juzga en base a sus propiedades organolépticas (color, olor y sabor), y por su contenido en ácidos grasos libres.

Debido a que posee grandes propiedades, en Europa lo denominan como el oro líquido.

El aceite de oliva, es un componente fundamental en nuestra dieta mediterránea. No sólo posee unas excelentes propiedades para la salud, sino que también es usado en muchos tips de belleza (para nuestra piel, cabello, uñas...). Y no olvidemos que estos tips de belleza también son parte fundamental para nuestra salud.

Entre muchos de los beneficios que tiene el aceite de oliva, suele destacarse el control del colesterol, gracias a la presencia del ácido oleico en su composición. Este ácido baja las tasas de LDL o colesterol malo y aumenta las de HDL o colesterol bueno, lo que constituye al aceite de oliva en un potente protector cardiovascular natural.

Además, también posee componentes antioxidantes útiles para prevenir el envejecimiento, por lo que consumirlo está especialmente recomendado. Está más que comprobado que el consumo de aceite de oliva previene la muerte celular, gracias a los fenoles, que actúan previniendo el envejecimiento y mejorando las expectativas de vida.

Beneficios aceite de oliva

Podría hablaros de infinitos beneficios para nuestra salud, a parte de los que ya os he citado, pero os lo voy a resumir por "apartados":

Aparato digestivo: nos mejora el funcionamiento del estómago y páncreas.

Sistema óseo: estimula el crecimiento y ayuda a la absorción del calcio y a la mineralización.

Sistema endocrino: ayuda a mejorar nuestras funciones metabólicas.

Piel: protege y tonifica la epidermis.

Además su alto contenido en vitamina E, que tiene un efecto antioxidante sobre la membrana celular, hace que su uso sea recomendable para la tercera edad e infancia. 

Para que me entendáis un poco mejor, el aceite de oliva concretamente nos ayuda a:

Mejorar la circulación de las piernas.  Muchas investigaciones han ido revelando que el aceite de oliva virgen y crudo en nuestras recetas mejora la circulación del flujo sanguíneo y previene las molestias al caminar.

Ayuda a reducir el colesterol. Como ya os he comentado gracias a su contenido en ácidos grasos monosaturados, ayuda a reducir los niveles de colesterol malo (LDL), así como los triglicéridos.

Mejora el nivel de azúcar en sangre. Una cucharadita de aceite es muy útil para controlar la glucosa en sangre, así que el aceite es un potente aliado para los diabéticos.

Tiene propiedades antiinflamatorias. Su alta riqueza en micronutreientes apunta la posibilidad que actúen por un efecto directo muy similar a los fármacos antiinflamatorios. Aunque debo puntualizar que se desconocen el efecto de la mayoría de estos micronitrientes en nuestro organismo.

Poderoso antioxidante. Como os he comentado también, se ha comprobado que consumir aceite de oliva previene la muerte celular, ya que sus componentes antioxidantes, como los citados fenoles, actúan contra el envejecimiento, mejoran las funciones cognitivas y previenen de enfermedades tales como el Alzheimer. 

Contra la hipertensión. El aceite de oliva es efectivo para controlar la hipertensión, también favorece el tratamiento de enfermedades cardíacas, estimula la digestión, mejora las funciones de la vesícula biliar y nos previene de ciertos tipos de cáncer.

Favorece la absorción de calcio. Nos ayuda a la adecuada absorción de calcio y minerales como el fósforo, zinc y magnesio, gracias a lo cual tiene un efecto protector y tónico sobre el cabello y uñas. Es decir, el aceite de oliva está indicado para muchos tratamientos capilares y de las uñas.

Es excelente para mantener una piel joven. Nos ayuda a hidratar, nutrir, purificar, revitalizar y alisar nuestro rostro.

Protege de infecciones. Muchos estudios abalan que una dieta rica en aceite de oliva virgen extra nos ayuda a prevenir las infecciones provocadas por bacterias tales como la E, coli o la Salmonella. Estas investigaciones también determinaron que esta protección se produce incluso cuando el organismo se encuentra bajo de defensas, lo que se conoce como inmunodeprimido.

A todo esto debo añadir que debido a su naturaleza química, soporta mejor las altas temperaturas, para que me entendáis, equivale a que se puede utilizar más veces este aceite para freír alimentos sin liberar sustancias toxicas o dañinas que se generan en este proceso como la acroleína, tal y como puede suceder con otro tipo de sustancias usadas para el mismo fin.

Adicionalmente, los alimentos absorben menos aceite al emplearlo en frituras o sofritos, lo cual implica que no incrementa grandemente su valor calórico. Es decir, es el más indicado para nuestras frituras o como complemento en nuestros sofritos.

Ahora que más o menos sabemos más sobre el aceite de oliva,  os voy a acercar un poco los tipos de aceite para que podáis escoger una correcta elección a la hora de comprarlo.

El aceite de oliva virgen extra o extra virgen. Es el de mayor calidad y se obtiene de las aceitunas en buen estado y únicamente mediante procedimientos mecánicos, conservando intactas todas sus características sensoriales y propiedades para la salud. Es considerado un zumo con aditivos y conservantes naturales y beneficiosos y éste no puede superar un grado de acidez del 0'8º. 

Aceite de oliva virgen. Éste se obtiene directamente de aceitunas en buen estado, únicamente por procedimientos mecánicos. No puede superar el 2º de acidez máxima. 

Aceite de oliva. Es una mezcla de aceites de oliva refinados y aceites de oliva vírgenes. Su grado de acidez final no será superior a 1º.

Aceite de orujo de oliva. Es el de menor calidad, resultado de la mezcla de aceites de oliva refinado con aceite de oliva virgen o virgen extra. El grado de acidez final no supera a 1º.

Aceite ecológico. Es un aceite de oliva virgen extra procedente de aceitunas cultivadas sin emplear productos químicos.

Resumiendo, lo ideal es comprar aceites extra virgen cuya acidez máxima no sobrepasa el grado, sin embargo, por su pureza suelen ser más costosos, así que también podéis adquirir aceite de oliva fino con una acidez máxima de 2º, que además son cada vez más abundantes en el mercado. Obviamente, no es necesario que os diga que el mejor de los mejores es el aceite ecológico. Los otros tipos de aceites naturalmente también son buenos, lo único que contienen menos propiedades fisiológicas debido a los procesos industriales a los que son sometidos.

Por lo que a contraindicaciones se refiere, no hay ningún estudio competente que nos informe de dichas situaciones. Es obvio que si vivimos sólo del consumo de aceite de oliva, por ejemplo puede ocasionarnos hipotensión.

Así que no dudéis en añadir aceite de oliva en vuestra dieta y alguno de los tratamientos de belleza, como los que os comenté en el post para prevenir la pérdida de cabello y las uñas quebradizas.

Ajo

El ajo contiene numerosas propiedades beneficiosas para nuestro organismo que, desde la antigüedad, se han aprovechado en fármacos y medicamentos para la salud.

Ésta es una de las hortalizas más habitual y presente en la cocina mediterránea, a pesar de su sabor fuerte, y aunque su origen es incierto, se cree que pudo originarse en Asia y que posteriormente se extendió por toda Europa.

En la antigüedad, en sociedades tales como Egipto , Roma o Grecia consumían ajo por sus propiedades vigorizantes. En la Edad Media fue cuando se comenzó a usar con fines terapéuticos por sus propiedades antisépticas, al igual que en la Primera Guerra Mundial, que debido a la escasez de medicamentos, se usaba para desinfectar heridas.

Beneficios AJO

En los años 40, el ganador del Premio Nobel, Arthur Stoll, dio mediante sus estudios, respaldo científico a esas creencias "de siempre". Con ellos, descubrió la allina en el ajo, de la que proviene la alicina, que es una sustancia con alto poder bactericida.

¿Y por qué os he soltado este rollo sobre el ajo? Pues porque hay mucha gente escéptica a sus propiedades, y quería simplemente documentaros un poco sobre ellas.

Al ajo también se le atribuyen cualidades diuréticas, antisépticas, antibacterianas, y un largo etc., así que, además de dar un excelente sabor a nuestros platos y un toque diferente a muchas de nuestras recetas, nos aporta un plus para nuestra salud. Eso sí, tenemos que tener en cuenta cómo se consume, ya sea crudo o cocido, ya que pueden variar sus propiedades.

Al igual que con el aceite de oliva, os resumiré las más destacadas, entre las que podemos encontrar..

Mejora la respuesta del organismo ante virus, hongos y bacterias.

Es un potente antiinflamatorio.

Tiene propiedades anticoagulantes y vasodilatadoras (aumenta el tamaño de los vasos sanguíneos), por lo que nuestra sangre fluye de un modo más libre y sin presión. Con ello, mejora la circulación reduciendo dolencias como la hipertensión. También nos protege el corazón, artérias y hace que el sistema sanguíneo sea más flexible, manteniéndolo libre del temido colesterol malo. Así que es muy beneficioso para personas que padezcan de varices, colesterol o dolencias cardíacas.

Propiedades diuréticas. Éstas hacen que el consumo de ajo también sea muy recomendado en casos de hipertensión y de riesgo caridovascular.

Anticancerígeno. Un estudio reciente de la Universidad de Carolina del Norte, se halló que las personas que consumen ajo crudo tienen la mitad de riesgo de padecer cáncer de estómago y dos tercios el riesgo de cáncer colorrectal. El ajo bloquea la formación de potentes componentes anticancerígenos, denominados nitrosamina, que pueden producirse durante la digestión de determinados alimentos.

Su uso tópico sirve como antiséptico.

Nos ayuda a incrementar el nivel de insulina, por lo que es muy recomendable para personas con diabetes, ya que les regula los niveles de azúcar en sangre.

Algunos estudios más recientes apuntan que, favorece la generación de serotonina, por lo que resulta bueno para combatir tanto la depresión como el estrés.

Aumenta las secreciones bronquiales por lo que se atribuyen propiedades expectorales y desinfectantes, idóneas en el tratamiento de congestiones, catarros y resfriados.

Acaba con posibles parásitos intestinales.

Y también favorece el descanso y aplaco los nervios.

Contra la impotencia sexual. Expertos científicos han descubierto que el consumo de ajo puede aumentar el deseo sexual en los hombres que experimentan impotencia. Un estudio reciente realizado en el Reino Unido, demostró que el consumo de 4 dientes de ajo crudo al día ayuda a reducir el colesterol y contribuyó a mejorar el flujo sanguíneo en el pene, por lo que resulta más fácil tener erecciones.

Además de todos los usos anteriores, el ajo tiene una eficaz propiedad curativa y embellecedora sobre la piel. Su poder antioxidante ayuda a nuestra piel y tejidos a regenerarse y mantenerse jóvenes. La mascarilla de ajo, aunque estéis arrugando la nariz que os veo, suavizan la piel y la fortalecen, además de ayudar a la regeneración celular. El ajo también está en el "top ten" de los remedios naturales caseros contra el acné.

Os he comentado que según sea su forma de consumirlo, las propiedades varían, por lo que para explicarlo utilizaré un refrán popular de los países de América Latina que dice "ajo cocido, ajo perdido". Es decir, la forma en que se prepara y se ingiere el ajo es muy importante para poder gozar de sus beneficios. Así que os debo comentar que la mejor forma de aprovechar todas su propiedades medicinales es consumirlo en crudo ya que cocido pierde más del 90% de su efectividad.

No obstante, en este caso si que tenemos que tener en cuenta algunas contraindicaciones. A pesar de todos sus beneficios, el consumo de ajo también puede resultar perjudicial para personas que tienen un estómago delicado o padecen de dolencias como la hipoclorhidria (escasez de ácido gástrico en el estómago), el consumo de ajo crudo o frito, por tanto, puede resultarles indigesto y generarles ardor.

Asimismo, si se abusa de él, como pasa con todo, el ajo puede hacer que sufráis de ardores de boca y estómago, y en la piel puede llegar a provocar dermatitis de contacto.

Por lo tanto, y como en todo, debe hacerse un uso responsable y añadirlo a nuestras rutinas, tanto culinarias como otras, de un modo equilibrado.

Anís

Desde hace muchos años se conocen las propiedades digestivas y contra las flatulencias. Ya en la Edad media se hacia confitura de anís con esta finalidad.

Como hay varios tipos de anís, anís estrellado, anís verde (que es el que conocemos usualmente como anís)...os he resumido y agrupado los beneficios del en anís en términos generales y en todas sus clases.

Aparato digestivo. El anís es el prototipo de las plantas con acción aperitiva, tonificante estomacal, carminativa y digestiva. Limpia los intestinos de fermentaciones y putrefacciones.

Los frutos de la planta se suelen utilizar para la eliminación de gases intestinales y el dolor y molestias que suelen producirnos.

Beneficios del ANÍS

Al tener un gran efecto sedante, el anís puede curar la gastritis, la acidez y los problemas estomacales relacionados con los nervios. Además puede ser de gran utilidad para aquellas personas con problemas digestivos, ya que les ayuda a hacer la digestión más rápidamente, reduciendo el dolor estomacal y abdominal en general. 

También es ideal para aquellas personas que tienen falta de apetito ya que nos estimula las ganas de comer. Y aunque propiamente no es del sistema digestivo, pero sí está relacionado, el anís puede eliminar la halitosis (mal aliento).

Aparato respiratorio. Es un excelente expectorante, ya que nos facilita la expulsión de las mucosidades bronquiales, haciendo que éstas se vuelvan más fluidas, por lo que es muy recomendado para personas asmáticas o con problemas bronquiales. Además, es muy recomendado para personas que siguen unas pautas para dejar de fumar, ya que actúa como un verdadero antídoto contra la nicotina y contra los alquitranes del tabaco, limpia los bronquios de mucosidad irritante y facilita la regeneración de las cécular de las mucosas.

Sistema nervioso. Su componente sedante puede ayudarnos a calmar los nervios. Una infusión de las semillas de anís sirve para sentirnos más tranquil@s en momentos de estrés o de nervios. También puede ser útil en casos de neurastenia, que es un trastorno neurótico que se caracteriza por un cansancio inexplicable después de cualquier actividad física o psíquica.

Además de estas propiedades, el anís puede ayudarnos a bajar la menstruación en mujeres que padecen amenorrea o dismenorrea. También puede ayudar a aquellas personas con bajo deseo sexual, ya que nos ayuda a incrementar la líbido.

Aplicado como uso tópico, es un potente antiséptico, además es usado para aliviar los dolores de garganta y para úlceras en la boca.

Aunque el anís tiene múltiples beneficios, tal y como habéis podido leer, su alto consumo puede ser contraproducente, llegando a ocasionar espasmos musculares, confusión mental, sensibilidad hormonal y somnolencia, debido al principio activo del anetol, que es una sustancia que constituye el componente principal del anís estrellado y verde.

Los riesgos de intoxicación por anís verde aumentan cuando se emplea para uso interno en forma de aceite esencial puro. Si se recurre a infusiones o polvo molido, resulta difícil llegar a intoxicarse ya que su toxicidad es muy baja,  o tener efectos adversos, siempre y cuando se consuma de un modo razonable. Los más propensos a sufrir los efectos adversos del anís verde son los bebés.

Está contraindicado el uso de aceite esencial durante el embarazo, la lactancia y en menores de 6 años. Igualmente puede resultar contraproducente su uso interno en personas con problemas en el aparato digestivo o enfermedades de tipo neurológico.

También está contraindicado el uso del aceite esencial cuando se están siguiendo tratamientos con estrógenos, por la posible acción sinérgica.

Usado exteriormente, uso tópico, el aceite esencial puede provocar reacciones adversas con aparición de ampollas o dermatitis en personas alérgicas o con enfermedades inflamatorias de la piel.

Y hasta aquí las tres primeras "fichas" para la guía.

Intentaré lo antes posible poder facilitaros una sección sola para esta guía y que la podáis consultar cuando queráis e incluso imprimir.

Aún no sé como me las apañaré, pero no quería dejar pasar un día más sin ofreceros lo que os prometí hace días. Así que hoy me he puesto manos a la obra.

Os recuerdo que siempre que uséis remedios naturales, consultéis con especialistas en la materia y con vuestros profesionales sanitarios, para saber si sois compatibles para su uso. Ya sabéis, cada persona es un mundo, y cada patología también.

Espero que os sirva de ayuda el post y como siempre si tenéis alguna duda, sugerencia o lo que sea, estoy siempre encantada de leeros.

¡Un saludo maj@s!

21 comentarios:

  1. el aceite de oliva baja el nivel de azucar en sangre??ostras que interesante todo, Carol!!!
    un post buenisimo!!! como siempre un 10!!!
    un besazo preciosa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es alucinante como cosas tan sencillas pueden hacer tanto para nuestra salud ¿verdad?
      Me encanta que te haya gustado el post, y lo de 10.... ¡lo de 10 es tener una seguidora como tú!
      ¡¡¡Besos requete guapa!!!

      Eliminar
  2. Genial el post,como siempre,ya decía yo que cuando como cosas con añito mi ardor por culpa de la gastritis por ansiedad aumenta y no sabia muy bien porque,buscare anís para infusión porque sabia que era bueno para los gases pero para la gastritis y eso no lo sabia,gracias por la info,besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uyy añito? Maldito corrector,jaja quería decir ajito

      Eliminar
    2. Jajajajaja MARDITOS CORRECTORES jajajajaja :P
      Gracias cielo. De verdad, de la buena, que me encanta que mis posts puedan serviros de ayuda. Estoy aquí para lo que sea y cuando sea. Si te haces con anís, que encontrarás fácilmente en cualquier herbolario, no está de más que comentes tu problema en concreto, así podrán facilitarte la información de qué anís es el más indicado (aunque los dos que os he comentado lo son, no está de más... vale ya me callo que soy una pesada jajaja)
      ¡Besos ricura!

      Eliminar
  3. Joooo! Cuantas cosas con el Ajo! Apuntadisimo, muchas gracias! Te cuento que segui tus consejos de descansar la vista y hacerme paños de té! Ahora trato de no desvelarme y mis ojitos ya casi están blanquitos! Gracias por tus sabios consejos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro un montón que mis consejos te sean útiles. De verdad que esto es lo que me llena más que nada en el mundo ya que hice este blog con esta finalidad ^_^
      Un besote cielo, y gracias por dipositar tu confianza en mi.
      MUAAAAAAAAACKS

      Eliminar
  4. Esta guía va a ser la cañaaa... ya se ve! Me maravilla toda la información que puedes recopilar de cualquier cosa que se te sugiera, chica... Del aceite de oliva y del ajo soy fan fan, así que me alegro un montón de saber todo lo bueno que nos aportan. No le voy a perder la pista a esta guía, ya lo creo que no! Besoss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias corazón! Es innato, quiero decir, que como soy muy curiosa, me mola investigar, empaparme de información, aunque tengo un gran defecto...a veces me cuesta sintetizar y suelo enrollarme como una persiana (como si no lo supieras ya... jajajajaja)
      Es lo que siempre os digo, hay infinitas cosas que consumimos o hacemos en nuestro día a día y ni sabemos que le estamos dando "un chute" de salud a nuestro cuerpo.
      De nuevo gracias cielo. Besotes

      Eliminar
  5. ¡Hola Carolina!

    Don't worry que quien sabe lo que es un dolor de muelas te entiende perfectamente.... yo misma sin ir más lejos! :)
    Me encanta comer rebanadas de pan biscochado con un poquito de aceite de oliva, ponérselo a la ensalada. Se de gente que se come un ajo crudo por la mañana, madre mía, yo es que no podría, pero dicen que si, que es muy bueno, no de gusto claro está jaja y el anís es algo que no puedo soportar, no me gusta nadita jajajaja
    Muchísimas gracias por este fantástico post. Un besote guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Lidia!
      Pfff.... es que lo he pasado que tela... Mi madre llego a preocuparse porque hubo unos días que casi ni hablaba y esto no es muy normal en mí. jajajajaja Pero bueno, me lo tomo a guasa porque aún me queda tela.. (otra muela por sacar y tiene la pinta que será el mismo que el infierno de una de las de ahora, pero bueno si se han empeñado a dejarme sin juicio...allá ellos jijijijiji)
      He tenido que buscar lo que era pan biscochado..y madreeee que buena pinta tiene.
      Lo del ajo.. yo tenía un tío que se comia uno en ayunas todas las mañanas, y falleció con 97 años, así que la verdad me lo estoy planteando jejejeje Lo del anís, la verdad que me encanta el olor, pero es que el tema infusiones no se porque todas, sin excepciones, me dan arcadas O.o
      Las gracias a vosotras por dedicar un ratito a leerlos y además comentarlos ^_^
      Besos guapísima

      Eliminar
  6. Un post genial guapa, cuanta información y tan buena.
    anotado todo
    un besote
    http://mirincondequitaypon.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias corazón. Me alegra un montón leer que mis posts os pueden ser de utilidad ^_^
      Besotes

      Eliminar
  7. me encanta el post, y esto es solo la A!! Grande Carolina, Grande!
    Lo del ajo y la circulacion lo sabia, pero que tambien es antiséptico, y que calma los nervios... con lo que me gusta el ajo jijijiji

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja Gracias cielo. Las grandes sois vosotras que os tragais todos los rollos que os pego sin rechistar y encima me comentais los posts. Sólo con eso, ya tenéis una parcelita en el cielo cada una jajajajaja
      Bromas a parte, como he dicho, me encanta poder ayudaros aunque sea simplemente con facilitaros información.
      Besotes cielo

      Eliminar
  8. Como siempre un post muy completo y muy interesante, gracias por compartir tu sabiduría. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me cansaré de decirlo.... gracias a vosotras por leerme, de verdad ^_^ Besos guapa

      Eliminar
  9. Cada día descubro mas beneficios del aceite de oliva y el ajo, que además me vienen bien, gracias. :)

    ResponderEliminar
  10. De nada corazón. Celebro que los posts os sirvan de ayuda. Besos guapa

    ResponderEliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!