martes, 25 de noviembre de 2014

VIOLENCIA DE GÉNERO: "Que todos los días sean 25 de noviembre"

Erase una vez, no hace mucho tiempo y durante mucho tiempo, demasiado creo yo, era considerada la violencia contra la mujer, un problema privado que no debía ser expuesto en público. 

Estas mujeres maltratadas por sus parejas debían estar calladas, sobrellevar esas situaciones en el más absoluto silencio. Y las que lo denunciaban a las autoridades, no podían contar en ningún caso con una respuesta empática.

Violencia de género

A las que eran golpeadas por sus maridos, les decían que se debían a ellos, y que si les habían dado alguna "cachetada" es que algo habían hecho. A las que sufrían maltratos psicológicos, eran simples imaginaciones suyas, y en tal caso, no era para tanto. A las que sufrían abusos sexuales, era como en el primer caso, se debían a sus maridos, a su voluntad y necesidades, y quizás eran ellas las culpables por provocarles.

Pero por suerte, esto está cambiando. Por una parte, porque los derechos humanos han adquirido mayor relevancia dentro de nuestra sociedad, y la violencia contra la mujer es claramente un abuso de los derechos humanos. Y por otra, porque los roles tanto masculinos como femeninos tradicionales continúan experimentando una transformación importante, lo que significa que un mayor nombre de mujeres pueden llevar la vida que ellas quieren por sus propios medios y trabajar en todas las parcelas laborales y a todos los niveles.

Pero a pesar de ello, no es suficiente. Desgraciadamente aún podemos ver numerosas noticias sobre terribles desenlaces de mujeres en manos de sus parejas.

La violencia ejercida por los hombres sobre su pareja puede adoptar diversas formas y generalmente empieza de un modo insidioso por lo que con frecuencia suele ser difícil de reconocer incluso por la propia mujer que la sufre.

Los malos tratos en su fase inicial, suelen manifestarse por simples actitudes de dominio que los hombres imponen de un modo violento y a veces idealizados por la fantasía femenina como expresión del sentimiento de amor, y pueden identificarse como pruebas o actos de amor. Por ejemplo, "no es celoso, sólo es protector conmigo".

Pero paulatinamente, los actos violentos se van incrementando en frecuencia e intensidad, incrementando con ellos el riesgo de mortalidad y morbilidad para las mujeres cuando la relación violenta tiene varios años de evolución. El proceso gradual de instauración de estos malos tratos, suponen un atentado contra las mujeres y su integridad, actúa sobre sus sentimientos, sus relaciones afectivas, sus sentimientos, sus relaciones familiares y sociales, sobre su sexualidad y sobre su cuerpo, dejando una profunda herida difícil de sanar.

Y las formas que puede adoptar la violencia de pareja pueden ser varias.

Está el maltrato psicológico, que suele ser el más frecuente. Dando lugar a un intenso sufrimiento que conduce a que la mujer a una pérdida total de autoestima y la lleva a un estado de confusión limitando su capacidad de tomar decisiones. 

Un insulto, humillaciones, descalificaciones, desprecio, abandono, incomunicación, amenazas, aislamiento social, silencios y chantajes, son algunas de sus manifestaciones. Y el maltratador puede ejercerlas en público y/o privado y suele ser extremadamente difícil de detectar cuando el maltratador sólo los manifiesta en la intimidad, comportándose en público de un modo adecuado, e incluso siendo la mejor persona del mundo, detallista, cariñoso...

Violencia de género

El maltrato físico comprende las conductas en las que se usa la fuerza produciendo lesiones o heridas corporales en las víctimas, independientemente de que se consiga o no este objetivo. 

Los empujones, los golpes, bofetadas, puñetazos, palizas, patadas, utilizando objetos o armas, quemaduras con la intención de hacer daño, todo el daño posible a su víctima, llegando al punto de intentar terminar con su vida.

El maltrato sexual, es cualquier actividad sexual no deseada por la mujer e impuesta por su pareja a través de la fuerza, intimidación o coacción.

Y no quiero olvidarme de la violencia económica, en la que el agresor hace todo lo posible por controlar el acceso de su víctima al dinero, ya puede ser impidiendo que trabaje de un modo remunerado como obligando a que le entregue todos sus ingresos, haciendo él el uso exclusivo de los mismos. En ocasiones, el agresor incluso deja su trabajo y vive de los ingresos de la víctima de un modo irresponsable obligando a que ésta solicite ayuda económica si fuese necesario.

También suele ser habitual la violencia social, en la que el agresor limita los contactos sociales y familiares de su víctima, su pareja, aislándola de todo su entorno y limitando así un apoyo tan necesario e importante en estos casos de maltrato.

La gran pregunta que todos los seres humanos, o al menos yo, nos hacemos, o hago, es: ¿Por qué?

Expertos consideran que la violencia de género es la consecuencia directa de las relaciones históricamente desiguales entre hombres y mujeres en las que, mediante mecanismos que iban desvalorizando a la mujer frente al hombre, se ha ido perpetuando el ejercicio de la violencia de los hombres sobre las mujeres.

Las causas de la violencia de género hay que identificarlas en la propia estructura de la sociedad, además, existen factores sociales y culturales que favorecen e invisibilizan la violencia que se ejerce sobre las mujeres. También se toma en consideración el hecho de pensar que el maltratador tiene un trastorno psíquico.

Pero, sinceramente, nada de ello me vale. Poner el escudo de "sufría una enfermedad mental", "era una persona con un gran nivel de incultura"... No, por más que lo pienso, no, no me vale como "excusa".

Quedando ese "¿por qué?" sin respuestas coherentes para mí. Otra de las preguntas que se me hago, es otro ¿por qué? ¿Por qué cuesta tanto salir de esa situación?

Las mujeres deben enfrentarse a muchas dificultades a la hora de abandonar una relación abusiva, a su maltratador.

Existen unos obstáculos internos, que afectan al mundo emocional de las mujeres. 

Enfrentarse a las pérdidas, perder a su pareja, perder a la familia que crearon juntos, l@s amig@s comunes, el proyecto de vida juntos, los bienes... que suelen ser situaciones vitales muy dolorosas.

L@s hij@s en común constituyen siempre un gran motivo de preocupación ya sea por la violencia que los menores también padecen, o por tener que abandonar el hogar con ell@s y someter@s a las mismas pérdidas vitales. Cuantas veces esas mujeres maltratadas aguantan, de un modo erróneo, a sus maltratadores por los niñ@s....

Los sentimientos que se generan a raíz de esas situaciones. Son muchas las mujeres que, a pesar de ser ellas las maltratadas, las que sufren de esa violencia, experimentan sentimientos de culpa, fracaso, baja autoestima o vergüenza.

Además existe del miedo, el miedo a que la violencia se incremente, el miedo a las dificultades económicas, el miedo al aislamiento e incomprensión social, el miedo a no ser creídas, el miedo al cambio...

La propia construcción de género de la mujer, es decir, ella misma establece que el papel que debe tomar en su relación de pareja es el de asumir responsabilidades, mantener la armonía, la familia unida, y ayudar a su pareja en todo momento y para que toda situación de maltrato desaparezca y puedan volver a tener una convivencia normal. Y el hecho de no poder conseguirlo, porque no pueden, les hace sentirse que han fracasado como mujeres.

El aislamiento que les ha sometido su pareja, su agresor, hace que muchas veces éste sea la única referencia para la mujer, por lo que resulta fácil que ella crea que depende emocionalmente de él y que se considere incapaz de terminar con la relación.

La propia invisibilidad de la violencia, simplemente por costumbre, por no darle importancia, porque la violencia siempre empieza por incidentes tan leves que son fáciles de detectar, y llegan a creer que pueden evitarlas.

Y el mito de ese "amor romántico" que hace que la mujer crea e interprete, como antes os comentaba, que estas restricciones y limitaciones por parte de su pareja maltratadora que limitan su libertad, no son limitaciones y por tanto como los primeros indicios del abuso y la violencia, simplemente son el camino hacia la felicidad. "Me protege, lo hace por eso", "sólo intenta que todo funcione"...

Violencia de género

Todas estas dificultades actúan en contra la mujer, como un freno, y hace que las mujeres no actúen o no puedan cambiar.

También existen obstáculos externos, que actúan como barreras externas que impiden a las mujeres aumentar su seguridad y supervivencia.

El propio agresor, mediante la coacción y las amenazas, hacen creer a la mujer que no vale nada, que es incapaz de tomar decisiones, que nadie le va a ayudar...., hasta que llega el punto en que ella lo cree de verdad.

También la falta de servicios eficaces, accesibles y seguros. Falta de información o estar simplemente desinformada. Aunque suene a algo increíble, aún existen actitudes y estereotipos profesionales y sociales que culpan a la víctima por la situación de malos tratos. Sólo hay que ver las atrocidades que se cometen en muchos países, por ejemplo, lapidando a mujeres que "supuestamente" han sido infieles, cuando la realidad, es que han sido víctimas de abusos sexuales.

La limitación de plazas en algunos servicios de manera gratuita, la dificultad de conseguir una vivienda, un empleo... son otros obstáculos para esas mujeres maltratadas. Además, los procesos judiciales varían mucho, dependiendo de los juzgados, los lugares, los equipos, los profesionales... Cuantas veces hemos visto en las noticias, mujeres asesinadas por sus agresores que previamente han denunciado esos malos tratos...

Además, en cuanto a los recursos y a su disposición, sus derechos y leyes que las protegen, las mujeres maltratadas tienen a menudo poco acceso a dichas informaciones para ponerse a salvo, ya que el maltratador suele ser en muchos casos, la única fuente de información a la que tienen acceso. Resulta increíble, pero es así.

A todo ello, también debemos sumar las presiones, la desigualdad económica y social, las limitaciones, las condiciones laborables inestables, y la discriminación en el empleo por cuestiones de género.  Es decir, muchas abandonan sus empleos por el acoso y acecho de sus parejas o ex-parejas. Y en casos, y ahora se os van a poner los pelos de punta, hay organizaciones laborales que son inflexibles y dificultan el asistir a tribunales, a solicitar ayudas... Además, en muchas ocasiones las casas de acogida tienen una limitación de tiempo.

También la pérdida de posesiones materiales y económicas, del hogar, suelen ser factores que hacen que las mujeres no den el paso.

Las limitaciones sociales y familiares, es decir, las creencias y valores estereotipados sobre las mujeres, su puesto dentro de la familia, la sociedad y el entorno, son actitudes que refuerzan el concepto de inferioridad de la mujer frente al hombre. Por no hablar de las creencias religiosas, desde mi opinión "enfermizas", que promueven la desigualdad y la sumisión de las mujeres. Y sin olvidar, a veces, la falta de apoyo familiar.

La mujer que suele sufrir el maltrato, tarda años a veces en ser consciente de la situación en la que está inmersa. Y este proceso puede comprender varios intentos de abandonar la relación, que pueden hacerse efectivos o no.

Por favor, que nadie se llame al engaño. Este es un problema que debemos todos tomarlo muy en serio.  Un tercio, por poneros un ejemplo, de las mujeres en Europa, ha sufrido de violencia física o sexual en algún momento de sus vidas. No estamos hablando de un problema marginal de un grupo marginal.  Y aunque así fuese, debemos toda la sociedad, intentar poner remedio para eliminar la violencia contra la mujer. Tenemos que doblar nuestros esfuerzos si es necesario.

Y para ello, creo también que es fundamental que los hombres se impliquen. Porque no es ningún secreto, y siendo realistas, los autores mayoritarios de las agresiones contra sus parejas son mayoritariamente ejecutadas por hombres. Aunque claro está que hay también parte de ellos que también la sufren por parte de sus parejas.

Es importante y creo que necesario también, que cambiemos ese rol masculino sobre la mujer que justifica no sólo el uso de la violencia, sino también en la sociedad en su conjunto. Si queremos combatir con eficacia la violencia contra la mujer, debemos mentalizarnos que TOD@S SOMOS IGUALES, EN CUALQUIER SITUACIÓN (laboral, cultural, social..).

En muchas ocasiones, para tratar a una mujer maltratada, es necesaria una intervención previa, que la mujer pase por un periodo de reflexión y quizás varios intentos de salir de esa relación violenta, con ayuda terapéutica o sin ella, hasta que tome la decisión definitiva. A partir de entonces, el apoyo psicológico se debe centrar en varios aspectos, valorando previamente las necesidades y demandas individuales de cada mujer. Se debe evaluar cuáles han sido las secuelas concretas que ha dejado la situación vivida en esa persona, y graduarlas para poder establecer un orden para su correcto tratamiento.

Para ello, se debe informar sobre la violencia de género, las causas y origen, mitos, etc., de debe reducir la activación y ansiedad en las formas en que se manifieste (agorafobia, crisis de pánico, insomnio, etc). y se les debe fomentar la autonomía, tanto a nivel puramente psicológico (a través de un cambio de ideas distorsionadas sobre sí misma y el mundo) y a nivel social, económico, etc.. Debe ser orientada en la búsqueda de empleo, recuperar los apoyos sociales y familiares...

Y ya para terminar este post, dedicado a la violencia de género, me queda por hablaros de la prevención.

La prevención es el principal camino para acabar contra la violencia de género. Esto incluye un cambio total y global de la forma de ver las relaciones entre mujeres y hombres, cuestionarse los roles sociales y estereotipos, el lenguaje, etc. Dichos cambios deben partir de las personas adultas con el simple objetivo de que se transmitan eficazmente a l@s niñ@.

Todas podemos prevenir y evitar implicarse en una relación que pueda llegar a ser violenta, aunque claro está que es fácil decirlo y no nada vivirlo...

Pero debemos de detectar las manipulaciones, aproximaciones no solicitadas, desconfiar de promesas que no tienen sentido en un momento de la relación, tener claro que decir "no" a algo, no es negociable, alejarse cuando esa persona se te acerca tratando de hacerte creer que tenéis mucho en común o que le debes algo. 

Y para todo ello, y sonará raro, es muy importante confiar en tu intuición, confiar en ti, en tus sensaciones. Cuando conoces a alguien, de un modo innato, solemos evaluarle, valoramos si esa persona encaja con nosotras, así que es importante que dentro de esa evaluación incluyas también la valoración de sus ideas sexistas, cómo fueron sus anteriores relaciones (está claro que pueden mentirte, pero fijarse cómo habla de ellas...), etc.

Además, y fundamentalmente, valora tus propias ideas respecto al amor y la pareja, el papel de la mujer en la misma, a qué debes renunciar por amor... etc.

Y ante todo, conociéndote a ti misma, conociendo tus valores y teniéndolos claros, no cambies por nada, ni por nadie. Si los valores de la otra persona entran en conflicto con los tuyos, reconócelo y no aceptes en ningún caso renunciar a aquello que es importante para ti.

Pero si "ya es tarde", si ya vives una situación de malos tratos, sean de la índole que sean, piensa que no estás sola. Denuncia, déjale, simplemente extiende tus alas y echa a volar, e intenta vivir, porque sin duda, eso no es vida.

Violencia de género

Si sufres de malos tratos o conoces a alguien que los esté sufriendo, no lo dudes,

  LLAMA AL 016.

(Este post lo dedico a todas esas mujeres que han sufrido, sufren y desgraciadamente sufrirán de malos tratos. 25 de Noviembre, día internacional contra la violencia de género).

¡Un saludo maj@s!

21 comentarios:

  1. La verdad que una pena que haya tanta violencia,no tenemos que cambiar nunca como somos,nuestra forma de ser por una persona que no nos quiere,si nos quiero nos acepta tal y como somos,animo a todas esas mujeres ,besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es torrífico que muchas mujeres vivan esa situación. Tienes toda la razón del mundo, no tenemos que cambiar nunca. Es obvio, o debería serlo, que quién nos quiere debe respetarnos, cuidarnos, y amarnos tal y como somos, sino, no es amor.
      Gracias por tu comentario tesoro. Un beso

      Eliminar
  2. He leído cantidad de post relacionados con este tema en el día de hoy... pero sin duda este post que has hecho me ha parecido inigualable. Por gente cercana a mí he vivido este tema demasiado en la piel, mi más sentido apoyo a las mujeres que tienen esta situación en su día a día.

    carolineaparisi.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el cumplido guapa.
      Es lamentable ver a personas que aprecias o quieres en esa situación, y es lo que dices, tenemos y debemos dar todo el apoyo posible a todas esas mujeres que viven esa tortura hoy en día.
      Muchas gracias por tus palabras.
      Un beso

      Eliminar
  3. "Amén, hermana..." Mira que estamos acostumbradas a que nos hables claro y de forma cercana sobre cualquier tema de salud, pero el post de hoy es, simplemente, brillante. Se nota que estabas inspirada. Una de las cosas en las que más de acuerdo estoy es en las diferentes formas de violencia que hay, que a veces pensamos que sólo son los golpes o los insultos, pero hay muchas formas más de someter y humillar a una persona, y a veces no se detectan. Afortunadamente, cada día estamos más informadas las mujeres y estamos más preparadas para afrontar este problema, aunque todavía haya algún desgraciado que de vez en cuando aparece en los informativos y nos borra la sonrisa... Un besazo, guapísima!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto que hay múltiples maneras de maltratar a alguien, aunque solemos generalizarlo y centrarlo al maltrato físico.
      Sí que estamos mucho más informadas y más preparadas para afrontarlo, pero desgraciadamente, y como dices, aún hay esos ASESINOS que acaban con la vida de una mujer sin contemplación alegando siempre que la quiería....
      Indignante y a la vez tan escalofriante...
      Un beso tesoro, y gracias por leerte el post, por tus palabras alagadoras, por comentar y sobretodo por estar siempre ahí. MUACK!

      Eliminar
  4. Tienes un premio en mi blog, cuando quieras pasas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias cielo, a ver cuando tengo un rato y hago un post de los premios que tengo ^_^
      Besotes

      Eliminar
  5. El problema muchas veces está en que el maltratador ataca tanto la autoestima de la mujer que ella a menudo se infravalora y piensa que no vale para nada, que se merece lo que le está pasando o que no puede vivir sin él porque es una inútil (el maltrato psicológico puede destrozar una persona tanto como el físico). Y a menudo también están lo que se llama "ciclo de la luna de miel", que es cuando después del maltrato se plantea el abandono y el hombre va a pedirle disculpas y decirle que no volverá a pasar. Es la pescadilla que se muerde la cola :S
    También hay un problema grave en términos de implicación, mucha gente es consciente de que hay maltrato en el entorno cercano (vecinos, conocidos, amigos...) pero por "no meterse donde no les llaman" hacen la vista gorda. Y aunque al final lo que cuenta es la denuncia de la mujer las personas no deberían estar impasibles ante una situación así.
    Efectivamente por suerte ahora se conoce más el problema, se lucha contra él y se castiga (en la época de nuestras abuelas la mujer recibía y callaba porque no estaba mal visto socialmente) pero aún queda mucho por hacer y ojalá llegue el momento en que no se necesite un día contra la violencia de género.

    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo Marta, es más creo que el maltrato psicológico es el principio de todo maltrato, y está más que comprobado que un maltrato psicológico puede machacar de tal manera a las que lo sufren que puede incluso dejar muchas más secuelas que el físico, en un momento dado.
      Es también lo que dices, cuando te refieres a la implicación. Mucha gente del entorno calla, pero aunque es la denuncia de la mujer la que cuenta, los conocedores de ello también están obligados a dar conocimiento de la situación, ya no sólo por un acto de moral.
      Se conoce más el problema pero aún, desde mi punto de vista, son demasiadas las mujeres que mueren en manos de hombres.
      Muchas gracias por comentar tesoro
      Besos

      Eliminar
  6. Es un problema muy grave que tenemos que seguir luchando por erradicar, sobre todo debemos educar a nuestros hijos en la igualdad y en tratarse como personas con respeto y estima. Un besito
    el blog de Sunika

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón del mundo.Educar a nuestro futuro para que no tengamos que nombrar que hay un día "especial" contra la violencia de género.
      Un beso corazón

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. por desgracia a las mujeres se nos machaca un monton y se nos infravalora y en ocasiones somos tan tontas que nos creemos que nos lo merecemos...ojala fueramos todas mas fuertes!! yo estoy segura que la culpa es de la cultura, que antes estaba hasta bien visto hacerlo!! somos un objeto como el jarron del mueble del salon??este tema me enciende :)
    muy buen post Carol!!
    un besazo cielo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá que llegue ese día en que todas esas mujeres que se creen inferiores se creen por fin que son iguales e incluso mejores que ellos. Toda la razón del mundo en algunos casos la cultura suele ser una de las principales armas para que sucedan este tipo de cosas.
      Normal que te encienda cielo, yo es que lo escribí después de ver que en la tv salia un nuevo caso de violencia de género y me dije... escribe o estalla jejeje.
      Gracias cielo.
      Besos enormes

      Eliminar
  9. Cualquier tipo de maltrato merece ser erradicado con mano firme. Y ayudar a la victima.
    Sea animal, mujer u hombre.
    Se habla poco del maltrato al hombre y tu lo mencionaste y es digno de mencion.
    Hombres mayores, que son golpeados por nietos o los hijos, hombres timidos y que de autoestima andan flojitos y dejan que ellas les den desde bofetones a...de todo.

    Tambien coicido en la poca ayuda o malnorganizada, hacia la victima. A veces espanta oir qie una mujer pone una denuncia y solo consigue una absurda orden de alejamiento.

    Muy detallado y muy bien expresado todo.

    Indignacion absoluta, Carolina.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Y tanto. Es aberrante que aún hoy en día este mal, porque para mí es un mal, se esté cobrando tantas y tantas víctimas y que muchos giren la cara para mirar hacia otro lado.
      Espero que pronto podamos decir que se ha encontrado "una cura" para ello, pero que sea real.
      Muchas gracias por tu visita y comentario.
      Besotes

      Eliminar
  10. Es cierto que se ha avanzado muchísimo en las últimas décadas, pero que aún tenemos que seguir luchando contra esta lacra. Y eso hablando desde nuestro punto de vista en Europa, porque hay países en los que no se ha avanzado nada.

    Este post me ha recordado un taller que asistí sobre este tema donde explicaban, igual que se ha hecho aquí, cómo los maltratadores consiguen aislar a su pareja y minarla psicológicamente y lo difícil que resulta para ellas salir de esta situación. Por ello creo que hace falta que se ofrezca a la sociedad toda la información que se nos da en este artículo, para que todos seamos conscientes del infierno que pasan estas personas y ofrezcamos nuestra comprensión y nuestro apoyo. Es entre todos como tenemos que acabar con esto, no tolerando, y estoy de acuerdo en que la educación de los niños es fundamental para cambiar la situación.

    Gran artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Muchas gracias por tus palabras guapa.
      Estoy totalmente de acuerdo contigo, hemos avanzado, pero aún no es suficiente. Y también coincido con tu puntualización en la que hay aún países en que la violencia de género es algo tan común que no se cuentan a las víctimas por decenas sino por miles, vamos, es el pan de cada día, y la verdad es escalofriante.
      De verdad que, muchas gracias por tus palabras y reflexiones.
      Un beso

      Eliminar
  11. Hemos avanzado bastante en esta lucha contra la violencia de género, pero a la vista de los recientes acontecimientos, aún nos queda mucho, mucho por delante.
    Pero hay algo que me toca mucho las narices; con lo que ha costado estigmatizar de una vez por todas la violencia de género y mostrarla como la lacra que es, ahora viene cierta película basada en cierta saga de libros que tuve el disgusto de leer ( aunque no he sido capaz de terminar). Muchísimas mujeres ( y chicas jóvenes, que es lo que más miedo da) encandiladas con una "historia de amor" que encierra casi todos los indicadores de violencia contra la mujer que has nombrado: un hombre que no acepta un no, que controla con quien sale o entra, la chantajea emocionalmente continuamente, la manipula para que acceda a sus deseos haciéndola creer que lo hace por voluntad propia...
    Y ésto lo venden como un ejemplo de liberación de la mujer porque ella disfruta del sexo, toma ya. Mientras "subliminalmente" te cuelan que el hombre ideal es uno que te controle y decida por tí hasta el anticonceptivo que tienes que tomar. Lo peor es que no me entra en la cabeza que esta basura la haya escrito una mujer...
    Es ficción... pero para según qué mujer se puede confundir fácilmente con la realidad, y me parece muy peligroso.
    En fin... a seguir luchando. Cualquier día puede ser 25 de Noviembre.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      La verdad es que tu punto de vista lo veo muy pero que muy acertado y lógico.
      Yo sí me leí la saga (me la regalaron) pero sinceramente, no le encontré ese punto que todas dicen que supone que tiene. Vale que quizás no visualicé esa historia como una historia de malos tratos, pero al no gustarme la sumisión, sado, etc en temas sexuales, en ese aspecto lo encontré 0 erótico. Por no hablar del maltrato psicológico que sufre la chicha....Aunque también te digo, que no lo he reflexionado bien hasta leer tu comentario, cosa que agradezco porque me has dado una idea jejeje
      Besos guapa

      Eliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!