miércoles, 7 de enero de 2015

DONA SANGRE, DONA VIDA

Acabamos de empezar el nuevo año, y con unos pocos días de vida de éste se pone en marcha el tiempo para hacer posibles nuestros nuevos propósitos.

Claro está que cada persona tenemos nuestras propias preferencias al realizar esa famosa lista de propósitos.

DONA SANGRE, DONA VIDA

Algun@s se decantarán en empezar la dieta, ir al gym, dejar de fumar, aprender un idioma,.... Seguro que alguna de ellas está posiblemente en alguna de vuestras listas, ¿verdad? 

Pero hoy, con vuestro permiso os quiero sugerir algo que quizás no hayáis añadido en vuestra lista, y si es así, permitid que os dé una sugerencia de cómo poder hacerlo.

Algo que nunca falta en mi lista de propósitos, y es lo que os acabo de comentar que podéis añadir, es ayudar más a los demás.

No es necesario hacer grandes esfuerzos para llevar a cabo ese propósito, a veces simplemente con mostrar empatía hacia el prójimo es suficiente.

Vivimos en un mundo en que tod@s vamos mucho a la "nuestra" olvidándonos que existen gente a nuestro alrededor que puede necesitar de nuestra ayuda, una ayuda, que como he dicho, está al alcance de nuestras manos de un modo súper fácil.

Hay millones de maneras de poder ayudar a los demás, pero ya que mi blog está dedicado a la salud y es algo que yo hago periódicamente, vamos que me "aplico el cuento", os voy a hablar hoy de donar sangre.

Es sumamente importante donar sangre, ya que estas donaciones son una gran arma para poder salvar vidas y a mejorar la salud.

Hay muchas personas que necesitan transfusiones, como pueden ser los niños con anemia grave, personas que sufren traumatismos graves, pacientes sometidos a intervenciones quirúrgicas, enfermos de cáncer, y las mujeres con complicaciones obstétricas, es decir con embarazos ectópicos, hemorragias antes, durante o después del parto, y un largo etcétera.

Como también son necesarias las transfusiones periódicas en pacientes afectados por enfermedades tales como la drepanocitosisi o la talasemia, entre otras.

Además la sangre es usada para la elaboración de diversos productos, como pueden ser factores de coagulación para personas hemofílicas, por ejemplo.

Existe una necesidad constante de donaciones periódicas y regulares, ya que la sangre sólo puede ser conservada durante un tiempo limitado, que por así decirlo, la sangre tiene una fecha de caducidad una vez extraída. Por lo tanto, las donaciones regulares de sangre por un número suficiente de personas sanas son sumamente imprescindibles para poder garantizar la disponibilidad segura de ésta en el momento y el lugar que se precise y necesite.

Dona sangre, dona vida

Vamos, que la sangre es nuestro oro rojo, y sin duda es el regalo más valioso que podemos ofrecer a otra persona, porque sin saberlo estamos regalando vida.

Pensad que la decisión de donar sangre puede salvar una vida, o varias si de esta sangre se separan los componentes pudiendo ser utilizados de un modo individual para pacientes con enfermedades específicas.

Quizás ahora que os he contado esto de un modo breve, pero directo, os ha entrado el gusanito y queréis saber si podéis donar sangre y cómo. Pues tranquil@s que os voy a resolver esa duda.

Para empezar, es indispensable ser mayor de edad (el margen de edad específico es de 18 a 65 años), estar san@ y pesar más de 50 kilos. Es indispensable tener este peso mínimo ya que en cada donación se recoge una cantidad estándar para tod@s l@s donantes, que es de 450ml.

Quiero puntualizar que si tienes entre 16 y 18 años, con una autorización paterna también puedes donar sangre, y si superas los 65 años puedes consultarlo con tu médico de cabecera. Y que si has presentado fiebre o padecido alguna enfermedad en los últimos 7 días previos, no puedes donar sangre.

A diferencia de lo que pasa cuando nos hacen un análisis de sangre, cuando nos disponemos a hacer una donación no es necesario estar en ayunas, es más, es recomendable haber hecho una comida normal antes de la donación y sobretodo, estar bien hidratad@.

Se recomienda a las mujeres que donen sangre un máximo de 3 veces al año y los hombres un máximo de 4, siempre respetando un periodo de tiempo entre donación y donación de 2 meses.

Es importante tener valores de presión arterial dentro de los límites considerados como adecuados. No os preocupéis, allí os tomarán la presión antes de extraer la sangre y es dónde os comunicarán si podéis donar o no.

Como también lo es haber descansado un mínimo de 6 horas la noche anterior de la donación.

Es sumamente importante conocer que a pesar que se realizan los análisis de laboratorio para detectar enfermedades posibles transmisibles por transfusión a todas las unidades de sangre donadas, existe el llamado periodo ventana, que para que me entendáis es el tiempo que transcurre desde que entra en nuestro organismo un agente capaz de transmitirnos una enfermedad hasta que pueda ser detectado por las pruebas en laboratorios. Por ello, es indispensable ser del todo sincer@s respondiendo el cuestionario cuando vayáis a donar sangre.

Os encontraréis preguntas tales como estas:
  • Uso de drogas intravenosas.
  • Actividad sexual.
  • Relaciones sexuales con pareja u ocasionales.
  • Sexo por dinero.
  • Tatuajes, perforaciones y acupuntura.
  • Otras.
Obvio vosotr@s sois l@s que os conocéis mejor que nadie y sois vosotr@s quienes tenéis en vuestras manos el poder de decisión de donar sangre o no, pero si lo hacéis sed responsables por favor. Pensad que nadie os va a juzgar, pero es indispensable que seáis sincer@s.

Teniendo en cuenta todo esto, lo único que deberéis llevar con vosotr@s, es el documento nacional de identidad (DNI), la cartilla sanitaria y si ya sois donantes, la cartilla de donantes que tengáis para poder tener un control de las donaciones. Si sois principiantes, tranquilos que ahí os facilitarán una.


El proceso de donación, es muy simple:

Entregaréis la hoja informativa previa que os habrán facilitado, donde habremos completado con nuestros datos y un breve formulario sobre nuestro estado de salud.

Un médico os realizará una serie de preguntas, cortas, con el fin de valorar vuestro estado para realizar la donación. Se os medirá la tensión y algunos niveles básicos que puedan determinar si existe algún riesgo de bajada de tensión.

Os indicarán que paséis a la zona de camillas que será donde se realizará la donación propiamente dicha. Este proceso tiene una duración de pocos minutos y siempre estaréis vigilados.

¡Y listos!

Una vez finalizada la donación, es recomendable comer y beber algo mientras esperáis unos minutitos antes de marcharos. Normalmente el centro o unidad móvil os ofrecerán gratuitamente bebidas y productos sólidos.

Cuando ya hayáis terminado deberéis tomar unas mínimas precauciones:
  • Beber mucho líquido, nunca alcohol.
  • No fumar en dos horas.
  • No hacer ejercicio físico ni manejar maquinaria pesada en 12 horas.
  • No cojer peso con el brazo que se a realizado la extracción.
También es importante que sepáis que el centro o unidad móvil en todo momento debe informaros de:
  • Las razones por las que no debéis donar sangre si ello supone un riesgo para vuestra salud o la del receptor.
  • La posibilidad de que cambiéis de opinión en cualquier momento.
  • Vuestro derecho a preguntar todo lo que deseéis y recibir toda la información de un modo que podáis entender (que muchas veces es un poco liosa).
  • La necesidad de avisar e informar al centro si después de donar recordáis algún tipo de información importante que se os olvidó u omitisteis, o si iniciáis un problema de salud poco después de dicha donación.
  • Informaros de cuáles son los análisis obligatorios que se van a realizar con vuestra sangre y en el caso de que los estudios lo indiquen, poder convocaros para realizar una nueva visita al centro para hacer exámenes complementarios.
Súper fácil, ¿verdad?

No quiero que con este post percibáis que os quiera convencer de nada, que no es así, lo que sí, y lo confieso, la finalidad es que lo meditéis, y penséis que en algún momento de vuestras vidas puede que necesitéis una transfusión de sangre, y que eso sólo será posible si hay héroes que previamente han decidido donar sangre.

Por ello, os animo a que os informéis en vuestros centros médicos más próximos y que penséis que con ese pequeño gesto, podéis ayudar, podéis regalar vida.

Yo soy donante, ¿y tú?

¡Un saludo maj@s!

22 comentarios:

  1. ¡Hola guapa!

    En mi caso no puedo ser donante, porque no llego a los 50 kilos que piden como mínimo de requisito para poder donar y la verdad es que me fastidia bastante... ahora mismo estoy pesando unos 48 kilos porque después de que acabé la carrera, he aumentado de peso y menos mal...
    Me ha encantado este post para conciencias a las personas de lo importante que es donar sangre. Ojalá más personas se animaran a hacerlo. Hoy por ti mañana por mi.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola corazón! Parece que lo haya hecho a posta, por hoy a venido la unidad móvil a mi pueblo y acabo de llegar de donar sangre ^_^
      Bueno, que no te fastidie, que con lo poquito que pesas, necesitas toooda la sangre para ti jejejeje Que primero, antes que nada es la salud de un@ mism@.
      Gracias cielo, es lo que tú dices, hoy por ti y mañana por mi, nunca sabemos en que situaciones nos podemos encontrar en nuestra vida, y empatizar un poco con los demás y ponernos en su lugar, puede ayudar a vernos que lo que hacemos hoy nosotr@s por ell@s, mañana alguien seguro que lo hará por nosotr@s.
      Me sumo a tu ojalá a que muchas más personas se animen.
      Besos tesoro

      Eliminar
  2. La verdad que no cuesta nada y ayudas mucho,besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la mentalidad que tenemos que tener. ^_^ Un pinchacito de nada, unos minutitos e irte la mar de content@ por haber podido ayudar .^_^
      Besos tesoro

      Eliminar
  3. Hola preciosa. Yo mira, tengo ahora 31 años y soy donante desde que cumplí los 18 porque por suerte mi madre y mi tía trabajaron toda su vida en un hospital hasta que se jubilaron y siempre he sido consciente de la importancia de donar sangre para investigación, transfusiones y tratamientos médicos. Anteriormente cuando rellenabas el test con las condiciones de donación el tema de tatuajes y piercings lo establecían en un año, cosa que era una barbaridad porque la tinta del tatuaje se impregna en la piel y a las pocas semanas ya cicatriza (al final lo cambiaron a cuatro meses, que ya me parece más razonable).
    Como apunte aparte añado que lo recomendable en mujeres es no donar más de tres veces al año por el tema de la menstruación y en hombres creo que está entre cuatro y cinco veces. Y como bien dices hay que cumplir la edad mínima y no superar la máxima y pesar más de 50 kilos.

    Un besote corazón

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola corazón! Yo también soy donante desde los 18 ^_^ Aunque debo puntualizar que no siempre puedo dar, ya que tengo la presión baja y si comprueban que ese momento está por los suelos, me mandan para casa.
      Tema apunte, en el post ya lo he citado, las mujeres pueden dar un máximo de 3 veces al año y los hombre 4, siempre respetando el periodo de descanso de 2 meses.
      ¡Olé por ti! Y por todos héroes que donan sangre, que sin duda, tú eres un@ de ell@s ^_^
      Besos tesoro

      Eliminar
    2. Pues despiste mío, que leí la entrada desde el móvil y como soy bastante topo se me ha pasado que lo habías puesto. Ahora me fustigo un rato xD

      Eliminar
    3. Jaaajajajaj para nada mujer, si no está de más que lo hayas recordado que siempre hay despistad@s ^_^

      Eliminar
  4. Yo no lo soy, pero igual me animo. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro que sí! Me alegra que al menos te lo pienses. Con la yuda de tod@s podemos hacer mucho. ^_^
      Besos tesoro y gracias

      Eliminar
  5. Holaaa!!

    Me ha encantado el post es muy necesario donar sangre y me encantaría hacerlo pero no llego al peso. Hace un par de años fui a donar a un hospital de Madrid y me dieron el cuestionario para rellenar y cuando voy a donar vino una enfermera y me dijo que me pesase... y nada... me echaron para atrás y me sentí fatal. Pero bueno, mi propósito es aumentar de peso y uno de mis objetivos es poder donar sangre.


    Un beso guapa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Muchas gracias guapa ^_^ mira tu por donde entre los mios es perderlo...el peso digo jajajaja
      Como he dicho anteriormente, en tu caso, lo primero es tu salud y lo demás se vuelve secundario, aunque es de agradecer que te intereses por la donació.
      Un beso cielo

      Eliminar
  6. Me encanta que escribas post sobre donar sangre, mucha gente no dona por desconocimiento y en realidad no es para tanto.
    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola guapa! Y tanto que no es para tanto. Un pinchazito de nada que a veces ni notas, y lo mucho que puedes hacer con ello... es algo que deberíamos de valorar.
      A ver si se animan..jejejeje
      Besotes tesoro

      Eliminar
  7. Muy buena la información, porque... a veces no sabemos si podemos, si no podremos... vamos que nos da algo de miedillo... jeje, a mi me pasó, por eso, para todos los que aun no se aventuraron, esta información les vendrá genial, además cuando salgáis de donar os sentiréis genial con vosotros mismos, os lo aseguro. Muchos besos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Di que sí! ¡Te sientes como un@ aunténtic@ héroe! Pensar que gracias a tu pequeña colaboración puedes hacer tanto, es una gran satisfacción. Yo soy donante de sangre desde hace muchos años, y la verdad que me enorgullece mucho ^_^
      Hoy por ti...mañana por mi....
      Besos guapa

      Eliminar
  8. Ene so estoy muy de acuerdo, aunque desgraciadamente yo no puedo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, hay miles de maneras de poder ayudar con la causa, como dar a conocerla a tus allegados ;)
      Gracias por comentar, un beso

      Eliminar
  9. La verdad es que es escuchar o leer sobre sangre o extracciones de sangre y ponérseme la tensión por los suelos... pero reconozco que es un tema importantísimo y que con información como la que facilitas en este post ayudas mucho a normalizar las donaciones de sangre. Nunca lo he hecho porque no me lo he planteado seriamente, pero quizás empiece a hacerlo a partir de ahora, como ocurre con la donación de órganos, de la que estoy plenamente convencida. Ahora que recuerdo, la única sangre que he donado ha sido la del cordón umbilical en los dos nacimientos de mis hijos, y la verdad es que me hizo sentir muy bien dar mi consentimiento y saber que iba a ayudar a otras personas. Como tú bien dices, son pequeños gestos que no te cuestan nada pero que pueden ser enormes para otros. Fantástico post, Carolina. Un millón de besoss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola tesoro! Bueno, hay mucha gente que son apresivas a la sangre, a las agujas... y bueno, tod@s tenemos "miedo" a algo. Pero si lo pensamos fríamente, un pinchazito equivale a algo muy grandioso, y la verdad que vale la pena.
      Estoy contigo a lo de donar los órganos, y muy bien tu decisión de donar el cordón, gente como tú hacen posibles que otras personas puedan vivir. Así que gracias por ser una héroe más ^_^
      Gracias por tus palabras tesoro. Besotes cielo

      Eliminar
  10. Vengo de #bebloggerafollow me encanta este post, yo el proximo martes voy a donar sangre si o si, cumplo todos los requisitos y soy donante en varios paises y estoy pensando en ir a tramitar todos los permisos para la donación de organos, se que será en parte un agradecimiento a mi creador el darle un poco de vida a otros, un abrazo, te sigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ¡Olé! Muy bien, Me alegra un montón que haya gente como tú que por el motivo que sea, decide ayudar a los demás de un modo desinteresado. ^_^
      Muchas gracias por comentar. Saludos

      Eliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!