miércoles, 21 de enero de 2015

LACTANCIA MATERNA

Cuando toda mujer se encuentra en estado de gestación, en algún momento u otro de este maravilloso estado se plantea si dar el pecho o no a su pequeñ@. Sobretodo las madres primerizas, y no os hablo por experiencia, ya que no he sido mami, de momento....

LACTANCIA MATERNA

A lo largo de los meses, cuando la barrigona va creciendo y se acerca el momento del parto, surgen cuestiones tales como: ¿es beneficioso para el bebé? ¿es beneficioso para la madre? 

Y es cuando toda futura madre pregunta a sus más allegados y profesionales para que le den consejo.

Algunas allegadas les comentarán que como la leche de la mami, no hay ni habrá nada. Otras les dirán que sólo son mitos pasados de moda, y que es algo que te esclaviza y que te deja los pechos como higos.

Así que los biberones son la mejor opción, ya que además de ser súper cómodos aportan todos los nutrientes necesarios que el recién nacido necesita. Vamos ¿para que complicarse la vida?

Pero...¿qué es lo que nos aconsejan los profesionales?

Todos los estudios hechos sobre el tema, apuntan que la leche materna, es sin dudarlo, el mejor alimento infantil, ya que es el más equilibrado y contiene todos los nutrientes que los pequeñines necesitan para un correcto desarrollo.

Y no sólo eso, también les aporta múltiples beneficios para su sistema inmunológico y su salud a largo plazo.

Cuando hablamos de la lactancia materna, normalmente se divide en dos fases: la primera que agrupa los primeros días a partir del parto, cuando el bebé se alimenta del calostro y la segunda, cuando se habla de la leche materna definitiva.

Vamos a ver cada fase con más detalle.

El calostro, que para quienes no sepáis que es os lo explico ahora mismito, es un líquido secretado por las glándulas mamarias durante el embarazo y los primeros días después del parto, y es uno de los alimentos más importantes de la vida del bebé. Este alimento es la primera leche materna que produce la madre y su duración está entre los 2 y 5 días antes de que se empuece a producir la leche definitiva.

Y ¿por qué es tan importante?

Pues porque tiene un alto contenido en proteínas y es el alimento más completo para poder satisfacer las necesidades del recién nacido. Esta leche, tiene una apariencia blanca-amarilla, y es rica además en nutrientes y anticuerpos que el bebé necesita justo después de nacer.

Le proporciona una gran cantidad de defensas inmunológicas y estimula el desarrollo de su propio sistema inmunológico. Eso es debido a que el calostro contiene una sustancias llamada inmunoglobulina A secretora, la cual forma una capa protectora sobre las membranas mucosas de garganta, nariz e intestinos del bebé, que son las partes más susceptibles a virus, bacterias e infecciones.

Además ayuda a reducir la absorción de bilirrubina, los problemas de ictericia, tiene un efecto laxante y el bebé puede digerirlo fácilmente.

LACTANCIA MATERNA

Pasados estos días, es cuando ya se genera la leche materna definitiva, que ésta es sumamente importante también para la salud del bebé, ya que le proporciona los nutrientes necesarios en la proporción y temperaturas adecuados. La leche materna ofrece al recién nacido la combinación ideal de nutrientes, incluyendo proteínas, vitaminas y grasas necesarias para la salud del/la pequeñín/a. Además, su composición va cambiando a medida que el bebé va creciendo, así que va satisfaciendo las necesidades en todas las etapas de desarrollo. Alucinante ¿verdad? Si es que cuando os digo que el cuerpo humano es muy listo y maravilloso, es por algo.

Pero no sólo eso, la leche materna proporciona al/la pequeñín/a los anticuerpos de la madre y alarga el periodo de inmunidad natural. Como en el calostro, la leche materna contiene anticuerpos que ayudarán a que el bebé pueda combatir diferentes tipos de bacterias, virus e infecciones. Pero aún más importante, como la leche proviene de la madre, los anticuerpos que se transmiten son específicamente aquellos que ayudarán al bebé a combatir los peligros a los que está expuesto en su medio ambiente. Por ello, la nutrición en las primeras etapas de vida del bebé, son determinantes en el desarrollo de su sistema inmunilógico.

Al ser un alimento fácil de digerir y asimilar, previene al bebé de incomodidades relacionadas con su insipiente sistema digestivo, previniéndole de cólicos, diarreas o estreñimiento.

La leche materna ayuda a que se reduzca la predisposición a enfermedades respiratorias. Los bebés que se alimentan de un modo exclusivo con leche materna durante los primeros 6 meses de vida, se ha comprobado que tienen menos infecciones en los oídos, menos molestias digestivas e intestinales, y menos enfermedades respiratorias, en la que se incluye el asma.

Otro de los beneficios que les aporta la leche materna es la prevención de padecer alergias ya pueden ser a alimentos, piel o factores ambientales. Según La Liga de la Leche, la lactancia materna previene las alergias por dos razones. La primera, el bebé está expuesto a menos alérgenos en los primeros meses de vida, que es la etapa más susceptible, y la segunda, que la cubierta protectora que ofrece el calostro, evita que potenciales alérgenos entren en el sistema del bebé.

Algo muy curioso, o al menos desde mi punto de vista, es que la leche materna prepara al pequeñín a los cambios de sabor, y por ello también a la aceptación de una mayor variedad de alimentos. A través de la lactancia materna, el bebé recibe una gran variedad de sabores, que varían dependiendo de la alimentación de la madre, y con ello se prepara para poder aceptar los diferentes sabores de la comida sólida que se le irá introduciendo a medida que vaya creciendo.

La lactancia materna, aunque pueda resultar un poco difícil de creer, disminuye el riesgo de desarrollar obesidad. Al contener la nutrición exacta que el bebé requiere y necesita, y la cantidad consumida autoregulada, la leche materna tiene mejores probabilidades de aumentar el peso justo  y necesario para el bebé, ya que come únicamente la cantidad que necesita, evitando así la sobre-alimentación.

LACTANCIA MATERNA

Otro de los beneficios de la lactancia materna, es que favorece el correcto desarrollo de la mandíbula, dientes y del habla. Os preguntaréis ¿y como puede ser eso? Pues debido a que el acto de succión contribuye al avance de la mandíbula del bebé, alcanzando una posición apropiada alrededor de los 8 meses. Si dicha succión es realizada con una tetina, los movimientos que realiza el bebé son más pasivos y la musculatura mandibular, no se desarrolla tanto. Y es por ello que una correcta succión y deglución son sumamente importantes para el óptimo desarrollo de las estructuras orofaciales (cara y boca) y así prevenir a su vez las alteraciones del lenguaje.

Y por último, si estos argumentos no os han ayudado a creer los beneficios de la lactancia materna para los bebés, a ver si con esta os convenzo, crea un fuerte vínculo entre el/la hij@ y la madre, cubriendo necesidades de proximidad y seguridad, que favorecen la autoestima del pequeñín o pequeñina, y la relación con la madre.

Pero ahora que ya sabemos que la leche materna es un alimento ideal para el bebé, hay veces que nos olvidamos los beneficios que aporta para la madre a largo y corto plazo. Y ya no sólo por el hecho de ayudar a la mujer a recuperarse del parto más fácilmente y reducir el riesgo de sufrir de depresión post parto, que no es poco, sino porque además de todo esto, se ha demostrado que las madres que dan de mamar tienen menos riesgo de sufrir osteoporosis o varios tipos de cáncer. Además, dar el pecho, supone un ahorro económico y de tiempo en los primeros meses de la vida del bebé, que no viene nada mal, no nos engañemos. Pero no sólo eso, hay más.

La succión del bebé a la hora de amamantarse, estimula la producción de hormonas que contraen el útero, ayudando así a eliminar los loquios (que son restos de sangre y placenta que se quedan después del parto). ¿A qué se debe? Pues a que se incrementan los niveles de oxitocina, hormona que ayuda a reducir el sangrado del postparto y a la contracción uterina, para que el cuerpo de la mujer vuelva lo más pronto posible a la normalidad.

El hecho de amamantar al bebé, ayuda a que la madre pierda peso de un modo totalmente natural, ya que dar de mamar consume entre 450 y 500 calorías al día, así que es un plus para que las mamis pierdan el peso de un modo más rápido y sobretodo sano, después del embarazo.

Como os he comentado, existen evidencias científicas que asocian amamantar al bebé con un menor riesgo a sufrir osteoporosis, cáncer de mama, útero y ovarios, y además previene de infecciones en las vías urinarias.

La lactancia materna favorece a las madres el descanso. Aunque suene un poco contradictorio, ya que que el bebé reclame su dosis de leche a altas horas de la madrugada no es que suene muy pro descanso. Pero a pesar de ello, y pensad que el bebé le deis de mamar o el biberón os reclamará igual esas tomas, las tomas nocturnas son más fáciles, no sólo por el echo que no tienes que ir pitando a preparar el biberón, sino también porque se incrementa la hormona prolactina, que estimula la producción de leche y además tiene un efecto relajante para la mami y el bebé.

Como también os he comentado anteriormente, dar de mamar supone un ahorro de tiempo y dinero considerable. La leche materna es gratis, palabra que es usada poco cuando se habla de productos y demás utensilios necesarios para los bebés, y además el bebé recibe el mejor alimento del mundo mundial en esa etapa de su vida. Vamos que la relación calidad-precio, es insuperable. Además, siempre está lista y disponible, así que se ahorra una gran cantidad de tiempo en preparar los recipientes especiales, esterilizarlos, comprobar la temperatura...y no sólo todo eso, el bebé recibe la cantidad que necesita, así que cuando está saciado, deja de comer, ahorrando el deshecho de leche no consumida.

Y algo que para mí, aunque no sea madre, considero que es de suma importancia (quizás me llamaréis pava, pero lo asumo, lo soy), favorece el contacto físico entre la madre y el bebé y la capacidad de satisfacer física y emocionalmente al bebé aumenta la autoconfianza de muchas madres. La oxitocina también es relacionada con el surgimiento de sentimientos positivos, como la felicidad, apego y el amor. Niveles elevados de dicha hormona durante el tiempo de la lactancia materna, hacen que la mami sea menos propensa a sufrir una depresión postparto, y de paso ayuda a establecer el apego y la unión materna con el bebé.

Como veis, amamantar es algo muy positivo tanto para el bebé como para la madre, pero hay muchos mitos que "purulan" alrededor de este tema, mitos que hacen que muchas madres se preocupen.

Ya sabéis que me encanta desmentir muchos de esos mitos que se dicen (jijijiji). Así que si os parece, os he buscado algunos de ellos.

Para que una mujer produzca leche tiene que beber leche y así hacer frente a la demanda de calcio que aumenta con la lactancia.


LACTANCIA MATERNA

¡Paaaaaaaaaaara nada! Ningún mamífero, incluyendo a los humanos, necesita consumir leche para producirla. Lo que sí es muy recomendable es hacer una dieta saludable rica en cereales, fruta, verduras y proteínas para que la madre se nutra bien y pueda producir la leche. Además, no es conveniente aumentar el consumo de lácteos más allá del que es habitual.

No nos olvidemos que el calcio se puede obtener de una grandísima variedad de fuentes que no tienen nada que ver con los lácteos, como pueden ser las semillas, los pescados (sardina y salmón), los frutos secos y las verduras de hoja verde.

Así que, mito más que desmentido.

Muchas madres no producen suficiente leche.

Es prácticamente imposible que una madre no tenga la capacidad de producir leche según los expertos, a no ser que exista algún problema específico.

Aunque suene increíble, el bebé, como cualquier cría de cualquier mamífero, controla la cantidad de leche que debe producir la madre. La cosa está en cuanto más estímulo, más producción.

Así que simplemente hay que respetar la demanda del pequeñ@ gloton@, y dejar que tome todas las veces que necesite, sin olvidarnos una correcta posición del pequeñín/a respecto al pecho. En el primer mes es sumamente recomendable alimentarle exclusivamente con leche materna, así no interrumpimos la estimulación de las glándulas mamarias. Como también lo es procurar que el bebé vacíe el pecho antes de ponerle el otro, ya que la leche más nutritiva es la del final de la toma.

La madre que da de mamar a un bebé tiene que seguir una dieta especifica y restringir ciertos alimentos, así se evitan gases y cólicos.

Muchas personas creen que la madre tiene que prescindir de ciertos alimentos ya que pueden cambiar el sabor de la leche, como puede ser las coles, cebollas o ajos, que además los catalogan como las causas directas a que el bebé pueda sufrir gases.

A ver, es verdad que una determinada alimentación puede influir en el color y sobretodo sabor de la leche, pero no es algo negativo, así el bebé se habitúa a nuevos sabores y será muy favorable para cuando sea más mayor, ya que tolerará nuevos alimentos con más facilidad.

A pesar de todo esto, es recomendable que el consumo de ciertas sustancias que contengan por ejemplo cafeina o bromocriptina, (café, colas, té), deben consumirse moderadamente y si es posible no inmediatamente antes de dar a pecho, pero no están contraindicadas ¡eh!

Producir poca leche, se hereda.

A ver, ya he explicado lo de la poca producción de leche (aunque de nuevo especifico que puede que se dé si hay algún trastorno específico y raro), así que lo de producir poca leche porque tus antepasados "han producido poca".... ¡Nanain del peluquín!

Como os he comentado, la producción de leche está asociada a la frecuencia con la que se da de mamar al o la peque, y con la posición del retoño al hacerlo.

No obstante, los expertos reconocen que la presencia de otra madre que no haya vivido una buena experiencia dentro del entorno de la mami actual que quiere dar de mamar, puede influir en la confianza de esta nueva madre, disminuyendo así la predisposición de ésta a dar de mamar a su peque.

Así que... ¡fuera los consejos tóxicos! E intentemos mantenernos informadas mediante profesionales.

Hay mujeres que producen leche de mala calidad, y por consiguiente el bebé no aumenta de peso como es debido.

¡Nada! ¡Y no te ahogues! No es verdad, ya que se ha comprobado que incluso madres desnutridas, como por ejemplo las que viven en situaciones de precariedad y pobreza extrema, producen leche materna con "estrella michelín".

Bromas a parte, aunque comas mal y tu dieta sea un desastre, vamos poco equilibrada, puedes estar tranquila, ya que las células que se encargan de fabricar la leche se las arreglan ellas solitas para extraer de las reservas maternas todo lo necesario para que no falte de nada en la leche para tu bebé.

En la mayoría de casos en que el bebé no coge peso, es porque hay un consumo insuficiente de leche materna o porque hay algún tipo de problema pediátrico, vamos que puede que al bebé le pase algo. Así que lo más aconsejable es ir al pediatra para que os dé una solución.

LACTANCIA MATERNA

En cada toma el bebé debe vaciar los dos pechos.

A ver, lo más recomendable y mejor para el bebé, es que el/la peque termine de tomar bien un pecho antes de ofrecerle el segundo, aunque esto signifique que no quiera el segundo ni en pintura.

Esto es debido a que como os he comentado, la leche del final de la toma de cada pecho es rica en grasas, aportando mayor cantidad de calorías para el baby, y se obtiene gradualmente a medida que el/la peque va vaciando el pecho.

Entonces, si se cambia de pecho antes de que esté vacío, sólo consumirá la primera leche y no podrá obtener el equilibrio natural entre la leche del inicio y la del final, reduciendo así el consumo de calorías. Esto puede que el bebé quede insatisfecho y también puede ser una de las causas de la baja progresión de peso durante las primeras semanas.

Así que, es mejor un sólo pecho y que se acabe toda la toma, que "enchufarle" los dos y que tome sólo la primera leche de cada.

Para saber cuanta leche materna produce la madre es mediante la extracción de la leche materna.

Pues no, no es una medida para nada fiable. La cantidad de leche que se puede extraer dependerá y variará por muchísimos factores, pero por lo general, el bebé que se alimenta bien extrae más leche de la que se pueda extraer de modo artificial. Vamos que las maquinitas esas no ganan ni de coña a los bebés a la hora de sacar leche, jejejeje, (Bebé 1- Maquinita 0).

Dar el pecho dependiendo de la demanda del bebé genera niñ@s dependientes y puede producir trastornos de pareja.

A ver, el bebé dependerá de la madre porqué la cría humana es dependiente desde el punto de vista fisiológico y psicológico en el momento de nacer. El pecho a demanda es una necesidad sí, pero ésta es intensa al principio pero se irá disminuyendo con el tiempo, cuando vaya creciendo y se haga una persona más independiente en todos los sentidos. Así que nada de que crea a niñ@s dependientes.

Y por lo que se refiere a la pareja, se tiene que tomar como un trabajo en equipo. Obvio que la madre es la única que puede amamantar al recién nacido, pero hay millones de cosas y roles que los padres se pueden hacer. La unión hace la fuerza, y para nada creo que esto pueda crear un problema en una pareja.

Y ya la última, y la he dejado para el final porqué me quede patidifusa....

Que la lactancia materna tenga éxito depende de: el parto, el tamaño de los pechos y la forma de los pezones.

Sí, y también depende de si el Barça gana la Liga... Si es que..

A ver, que la lactancia materna tenga éxito o no, está relacionada simplemente con la información y el soporte que recibe la madre, la confianza en ella misma, y la colocación eficiente y frecuente del recién nacido al pecho. Así que nada que ver con tamaños, formas, etc.

Los pechos pequeños amamantan igual de bien que unos grandes, y las formas de los pezones, a no ser que exista un problema específico, tampoco afecta a la lactancia.

Quiero aclarar, que: primero, es cierto que en algunas situaciones muy particulares, como pueden ser los pezones extremadamente grandes o umbilicados, pueden dar más dificultades al principio, pero con un apoyo y seguimiento profesional puede solucionarse. Segundo, si la madre recibió algún tipo de medicación o tubo complicaciones asociadas al postparto sí pueden retrasar un poco el inicio de la lactancia, pero como en el caso anterior, con un seguimiento y apoyo profesional puede solucionarse. Eso sí, si se ha iniciado la lactancia, lo que os acabo de comentar, no tiene ninguna influencia.

LACTANCIA MATERNA

Espero como siempre que os haya gustado el post y sobretodo si me lee alguna madre o padre primerizo, el post os pueda servir de ayuda.

¡Un saludo maj@s!

23 comentarios:

  1. Pues aquí estoy yo "porque el saber no ocupa lugar", porque de tener más churumbeles... nanai de la China! Que conste, dicho de antemano, que todo lo que has explicado es cierto en un alto porcentaje de casos, pero no en todos, lamentablemente... Y te hablo de mi experiencia personal, no una, sino dos veces. La primera vez amamanté poco más de 20 días, y con la segunda no duré ni 15. Ni estimulación, ni alimentación ni nada: yo producía una especie de crema de leche condensada que a los niños les costaba un montón extraer, se aburrían, se cansaban y dejaban de mamar. La "maquinita" no me fue mejor, porque el dolor era tan grande que me ponía tensa y nerviosa hasta el punto de "temer" la hora de dar de comer a mis hijos. Hasta me echaba a llorar de impotencia. Así que opté por el biberón, no sin sufrir cargo de conciencia y la reprobación de casi todo el mundo mundial (menos mi madre, pobre, que me veía sufrir en silencio) y mis niños empezaron a coger peso y a crecer con normalidad y jamás de los jamases se me pusieron malitos de nada. Con esto no quiero decir que no apoye la lactancia materna, al contrario, si es posible, es lo mejor del mundo, pero si no lo es, se convierte en una pesadilla para algunas mujeres, y tampoco es justo. Un beso, Carolina!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola cielo! Toda la razón del mundo mundial en tus palabras. Para nada es justo que ninguna madre se sienta mal ni tenga que sufrir una pesadilla, tal y como comentas, si no pueden dar de mamar a sus hijos. Para nada he querido dar a entender eso, ¡ni mucho menos eh!
      Quizás no haya enfocado bien el post, pero lo que quería transmitir es que la lactancia materna es la ideal siempre y cuando pueda realizarse. Obvio que ni es una obligación y mucho menos debe causar ningún sentimiento negativo a las madres que no pueden dar el pecho.
      Mi enfoque era para esas madres que dudan o se dejan influenciar por tópicos, etc, y deciden no dar el pecho porqué si.
      Claro está que cada cual es bien libre de hacer lo que quiera, y como he comentado en el post, pueden surgir problemas específicos que hagan que la lactancia materna no pueda llevarse a cabo, pero no por ello, la madre tiene ni que sentirse mal ni mucho menos.

      Yo no soy mami, aunque quiero serlo y quiera dar el pecho, claro está que si me encuentro con la tesitura que no puedo, tengo claro que no se acaba el mundo, que para eso está el señor biberón que suplirá todo lo bien que pueda a mis "tetis".

      Gracias por comentar cielo, y te pido disculpas si algo del post te ha molestado, es lo último que me gustaria u.u

      Besotes guapa

      Eliminar
    2. No, Carolina, no me ha molestado, al contrario, si estoy a favor de todo lo que explicas, porque es tal y como lo dices. Sólo he querido aportar el punto de vista de las madres que, después de haber leído y haberse asesorado para hacerlo superbien, van y se llevan el chasco de su vida! Y no les resulta bonito, ni agradable, y están como locas porque el niño como ya con cuchara! Yo creo que debe haber muy pocas madres que no elijan la lactancia materna, porque todo son ventajas. Si no lo hacen es porque no pueden o porque no tienen una abuela o una comadrona detrás recordándoselo, que es de lo más efectivo! jajaja Un beso!

      Eliminar
    3. Jajajaja ok corazón, me has dejado preocupada Ais..
      Muchas gracias de verdad por tu aportación. Besotes tesoro

      Eliminar
  2. Yo siempre he dicho que cuando tenga un bebe le voy a dar el pecho y después de leerte mas convencida aun,jaja,besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, si tienes la suerte de poder hacerlo, creo que es lo mejor del mundo. Aunque si no puedes, nada de amargarse, el simple hecho de poder tener un pequñin@ y poder alimentarlo lo mejor que se pueda, es lo realmente importante.
      Besos tesoro

      Eliminar
  3. Yo llevo 3 bebés, y 3 lactancias exitosas! La verdad que estoy encantada, os prometo que el vínculo que se crea es algo muuuy especial! Siempre animo a todas las mamas que así lo elijan!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho que hayas podido tener la suerte de poder dar el pecho ^_^
      Besotes reina

      Eliminar
  4. Genial el post!! te lo has currado un montón ¡me encanta! ^_^
    Yo también creo que es importante dar el pecho siempre que se pueda. Hay madres que deciden no darlo por comodidad y realmente se están perdiendo un montón de beneficios tanto para la madre como para el niño.
    Un besote guapa!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias cielo. Me encanta que te haya encantado ^_^
      Gracias por tus palabras guapa
      Besotes

      Eliminar
  5. A mi primer hijo se lo di dos meses y porque creia que no te tenia mucha leche lo deje,al segundo 15 meses y creo que le ha venido genial,desde luego no ha estado ni la mitad de veces enfermo que el mayor.bss guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola cielo! La experiencia es un grado ¡eh! Jejejeje
      La verdad es que estudios reales demuestran lo que tu viviste, que los peques amamantados con leche materna se ponen menos enfermos.
      Gracias por comentar y compartir tu testimonio.
      Besos

      Eliminar
  6. Hola guapaa!tienes un blog súper interesante!me ha encantado tu post con muchísima información y muy completo!me quedo de seguidora, te sigo por goggle+ y por GFC!
    Nos leemos!un abrazo grande!

    http://dulcecalabacita.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Eva! Bienvenida. Y agradecida por tus palabras. Me alegro que te guste mi blog.
      Muchas gracias por tus palabras. Saludos ^_^

      Eliminar
  7. Aprendo muchísimas cosas en tu blog, la verdad es que estás empapada en este tema y aunque no lo digas por experiencia propia se nota que sabes mucho.
    En este caso contaré una anécdota muy graciosa de cuando era bebé: mi madre me cuenta que no quise el pecho, que le giraba la cara cada vez que me ponía, en consecuencia tuvieron que comprarme Nativa 1 y Nativa 2.... mi padre se reía mucho y siempre me decía que le había salido muy cara!!!

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola cielo!
      Bueno es que en tema bebés... hago un poco de "trampa" jajajajajaja Antes de hacer fisioterapia hice enfermería en "Sant Joan de Déu", en Barcelona, y me tocaron toooodas las prácticas de la carrera en el hospital Sant Joan de Déu, hospital dedicado a los niños, así que me empapé de todo relacionado con el mundo pedriátrico. ^_^
      Jajajajajajaja Les salistes cara, pero con un resultado ¡inmejorable! Jejejeje ;)

      Besotes cielo y gracias por tus palabras. MUACKS

      Eliminar
  8. Te apetece que nos sigamos por GFC? Hazme-lo saber en mi blog!!
    http://fashionailsartsbyanna.blogspot.com.es/
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  9. super interesante el post cielo!!! como docente he estudiado este tema desde la carrera y siempre me ha sorprendido la cantidad de beneficios que tiene. Yo espero ser de esas mama que dan el pecho ;)
    un besito corazon y feliz finde!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grracias por tus palabras cielo. Yo también espero poder dar. ^_^

      Besotes y feliz finde para ti también

      Eliminar
  10. Buenas guapa, yo no tengo hijos, pero siempre he pensado que le daré el pecho si los tengo. Es muy bueno para ellos. Besotes , genial post guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias cielo. Sí lo es, es una pasada los beneficios. Pero tenemos que también tener presente que si no podemos, no se termina el mundo. Hay alternativas, que aunque no son igual de beneficiosas, también ayudan que los peques crezcan sanotes.
      Besos tesoro

      Eliminar
  11. yo tengo dos hijas y les he dado el pecho a las dos 6 meses a la grande y 8 a la peque y la verdad es que al principio es duro sobre todo para las primerizas
    vzngo del grupo defacebook activa tu blog te sigo desde ya
    te espero en mi blog
    http://modabyanjara.blogspot.fr/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya supongo que los inicios son duros, sobretodo si eres madre primeriza que te encuentras con un mundo totalmente desconocido...
      Muchas gracias por quedarte por aquí ^_^
      Saludos

      Eliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!