miércoles, 18 de febrero de 2015

PROBLEMAS EN LOS PEZONES (Lactancia materna)

Hace unos días os hice un post dedicado a la lactancia materna, que podéis recordar aquí.

PROBLEMAS EN LOS PEZONES (Lactancia materna)

Pues bien, una de mis lectoras me planteó unas cuantas cuestiones, por lo que, y con vuestro permiso, he decidido hacer un post sobre el tema para enlazarlo y no perder el hilo ahora que aún tenemos el post "fresco" sobre la lactancia materna. Y así os puedo facilitar la información a todas esas mamis que puede que os encontréis en la misma situación o tengáis las mismas dudas.

¿Es normal que me duelan los pezones mientras doy el pecho?

Según los expertos consultados, es normal sentir un pequeño dolor/molestia o tener los pezones más sensibles en los primeros instantes cuando el bebé agarra el pecho para amamantar. Lo que ya no es normal es sentir un dolor durante o casi toda la toma.

En el caso que se tomen algún tipo de analgésicos durante los primeros días después del parto, el dolor podría aparecer días después de un modo progresivo, es decir, que los dolores no siempre aparecen los primeros días de lactancia, (me refiero a los pequeños dolores o molestias normales o la sensibilidad en la zona).

Hablando del dolor prolongado durante toda la toma, muchas de las madres primerizas creen que ese dolor prolongado es normal y que ya se acostumbrarán a ese malestar, o que desaparecerá.

Pues bien, no. No debéis pensar que ese dolor va unido a dar el pecho, como os he dicho no es normal, y aunque desaparezca, que no es seguro, es importante identificar bien que tipo de dolor se siente, y acudir a una asesora en lactancia sin perder ni un segundo, ya que si ignoras el dolor, y no se hace nada al respecto, los pezones pueden agrietarse e incluso sangrar, y lógicamente el dolor será más agudo.

Según las estadísticas, este es una de las razones por las que muchas mujeres dejan de dar el pecho a sus bebés antes de tiempo, pero si se realizan unos pequeños ajustes se podrá seguir amamantando cómodamente.

Si tengo dolor, ¿cuáles pueden ser las causas?

Las causas posibles de sufrir dolor al dar de pecho pueden ser múltiples. Aunque lo principal y lo que os aconsejo es que acudáis a un profesional para, y como he dicho, os valore el tipo de dolor y de ahí poder diagnosticar una causa. Además os aconsejo que acudáis a l@s asesores de lactancia, que suelen ser mujeres, o una enfermera especializada que os ayudarán en estos temas.

Dicho esto, vamos a ver algunos de los motivos que pueden ser causantes de los dolores/ molestias en los pezones durante la lactancia.

Amamantar al bebé con una posición incorrecta.

Este es uno de los problemas más comunes, y da lugar a que el bebé no se agarre bien el pecho.

Lo indicado es que su boca cubra la mayor zona posible de la areola, claro está que no va a cubrirla toda (lo comento porque hay mucha gente que se flipa un poco...).

En el supuesto caso que al dejar el pecho tu bebé ves que el pezón tiene una raya o borde que cruza lo cruza por el medio o notas que el pezón se queda como un pintalabios nuevo, significará que el/la peque necesita un agarre más grande de la areola.

Este aspecto se puede solucionar fácilmente acudiendo, como ya os he comentado, a una asesora de lactancia o enfermera especializada.

PROBLEMAS EN LOS PEZONES (Lactancia materna)

Bebé con el frenillo corto.

Algun@s bebés tienen el frenillo corto, que para quien no sepa lo que es, es el pedacito de piel que hay debajo de la lengua, y al tenerlo así les impide el movimiento total y completo de la lengua, y en consecuencia, no pueden sacarla lo suficiente y no pueden hacer la succión bien.

Pero esto tiene una fácil solución con una cirugía menor. Pero ojo, siempre debe ser el médico quien determine que esta sea una posible causa.

Algodoncillo o candidiasis.

Es una infección que puede presentarse en los pezones, y su rasgo más significativo es que tengas los pezones y las areolas de un color rojizo, notes escozor y picores, y estén resecos o agrietados.

En el caso de sufrir esta infección, podrás ver como aparecen puntitos blancos en la boca del bebé, lengua, interior de las mejillas y encía.

Pero en el supuesto caso que sólo aparezcan rojeces y picores, no descartes la posibilidad de tener un eczema.

Así que ante la duda, lo mejor es siempre acudir al médico para descartar estas posibles dolencias.

Heridas causadas por el sacaleches.

Un uso incorrecto de este aparato también puede dañaros los pezones. Puede ser que la copa extractora sea demasiado pequeña para tus pezones, o que estés usando un nivel demasiado alto de extracción. Así que para este caso, no hay nada mejor que consultarlo con una asesora en lactancia que podrá aconsejarte cual es el mejor extractor para ti, y ya de paso, puede enseñarte a usarlo de un modo correcto.

Ampolla de leche.

Esto ocurre cuando la capa delgada de la piel crece sobre uno de los conductos de leche, y por consiguiente, hace que el conducto se tape.

La ampolla se puede percibir a simple vista. Veréis un punto blanco o amarillo en el pezón y suele causar dolor al tacto.

Por lo que os aconsejo, de nuevo, acudir a vuestro médico, quien os sacará la ampolla y os la tratará para que sane lo antes posible. Si dejáis que sane sola, puede tardar semanas en hacerlo y suponer un problema en un futuro.

Ampolla de pezón.

Supongo que estaréis pensando que me he equivocado y me estoy repitiendo. Pues no ¡eh!

Una ampolla de este tipo es amarilla o ensangrentada y se encuentra situada sobre el pezón, causando un dolor intenso mientras das de pecho.

La causa más frecuente de este tipo de ampollas es la succión a partir de una mala colocación del bebé al pecho, o por un extractor usado con demasiada potencia.

Pero pueden existir otras causas: dermatitis causada por alguna reacción de la piel hacia ciertas cremas en la zona, un eczema de los que os he comentado antes, algún tipo de medicamento, etc,

Por ello es súper importante que acudáis a un médico para que determine la causa de la ampolla, ya que podéis contagiar algo al bebé.

Normalmente lo que aconsejan los expertos es que se evite que la producción de leche disminuya y que los pechos se inflamen, y para ello lo mejor es que os extraíais la leche, pero que la tiréis, ya que puede estar "contaminada". Y lo normal es que, si sólo tenéis un pecho afectado, sigáis dando el pecho a vuestro bebé con el sano.

Vasoespasmo.

En este caso tus pezones o pezón se verá pálido y sentirás un dolor a los pocos minutos de haber dado el pecho, pero al cabo de un rato, el pezón volverá a verse normal y el dolor seguramente desaparecerá.

Pues eso puede deberse a un vasoespasmo. Es decir, la sangre no puede pasar de un modo correcto por el pezón, y suele ser causada por algún tipo de lesión en la zona o una infección.

Por lo que lo mejor es acudir a vuestro médico y que os explore la zona.

Hay un tipo de vasoespasmo que aunque suele ser poco frecuente, quiero que seáis conocedores también de su existencia. Se le llama fenómeno de Reynauld, y se basa en el hecho de que los dos pezones sufran al mismo tiempo los síntomas que os acabo de comentar. Por lo que, y lógicamente, lo más sensato es acudir al médico.

Una vez resueltas estas dudas, a la mami en cuestión, que aprovecho para mandarle un saludo y agradecerle la confianza depositada en mi, le surgieron otras dudas que quizás os sean de interés.

PROBLEMAS EN LOS PEZONES (Lactancia materna)

¿Pueden aparecerme grietas en los pezones? ¿Pueden prevenirse?

Por supuesto que existe la posibilidad que salgan grietas en los pezones y claro que se pueden prevenir.

Como os he comentado, amamantar no produce dolor, y si alguna mami siente dolor al hacerlo, como ya os he dicho, puede que el bebé no esté mamando de un modo correcto.

A ver, el pecho está diseñado para que el/la peque mame, el problema surge cuando el bebé sólo se amamanta del pezón en lugar de agarrarse a una buena porción de pecho (zona de la areola).

Al tratarse de un problema mecánico, lo más indicado para prevenir las grietas o heridas en los pezones, es dar bien de pecho al/la pequñin@. Es decir, que esté bien colocado y que nos aseguremos que no tiene ningún problema en el frenillo, como he indicado antes.

Pero si ya se tienen esas grietas, os puede ayudar a cicatrizar poner la propia leche de vuestro pecho, y dejar los pechos aireados. Sí, sí ¡pechos al aire!

También puede ser de utilidad, hacer una infusión de manzanilla, dejar que se refresque, empapar una gasa con ella y pasarla suavemente sobre el área afectada, dejando que se seque "al aire".

Aunque también debo advertir que por más que se haga esto, si no se corrige el problema de posición o succión, las grietas no se curarán.

¿Qué otras cosas favorecen la aparición de las grietas?

Aunque la causa principal sea la que os he comentado (mala posición o modo de succión del bebé), también existen otros factores que pueden influir:

Uso de chupetes y biberones.

Para chupar un chupete o una simple tetina, el bebé abre muy poquito la boca en comparación de cuando mama.

Tal y como os he dicho, y perdón si me repito, los bebés han de abrir mucho la boquita y coger una buena porción de la areola cuando maman.

Cuando un bebé recibe las dos cosas, tetina y pecho, corre el riesgo de confundirse y coger el pecho sin abrir la boca lo suficiente, y por consiguiente causar la aparición de grietas al pezón de la mami.

Pezoneras.

Las pezoneras pueden causar grietas por si solas, ya que pueden ocasionar una mala succión del pecho.

Pensaréis que me he vuelto loca, ya que las pezoneras se usan muchas veces para eso mismo, para proteger el pezón de las grietas, pero he consultado a varios expertos, y me han comentado que en algunos casos, puede que el dolor disminuya el principio, pero si se hace un uso prolongado en el tiempo de ellas, puede que sean contraproducentes. Es decir, si usáis pezoneras si ya tenéis grietas, intentadlas quitarlas a los pocos días.

Discos absorbentes.

Sí, esos discos que se suelen usar para no manchar la ropa de posibles pérdidas de leche. Al ser impermeables, retienen la humedad por lo que el pecho no está seco y puede ayudar a la aparición de grietas, o en el caso de ya tenerlas que tarden más en curarse.

No estoy diciendo que no es recomendable usarlos, simplemente que se haga un uso mínimo de ellos. Por ejemplo, si estás en casa, no las lleves, o puedes sustituir las pezoneras por retales de tela de algodón y lavarlos a menudo.

Lavarse el pecho después de cada toma.

Esto hará que desaparezca la capa protectora natural que se tiene en la zona.

Durante el embarazo, a todas las futuras mamis, les sale alrededor de la areola como unos puntitos abultados, que son las glándulas Montogmery, encargadas de excretar una sustancias sebácea que protege la piel de la areola y el pezón.

Así pues, si después de cada toma se lava dicha zona, nos llevamos por delante esa protección.

Otra duda que me declaró la mami fue: ¿Cómo sé que mi bebé succiona bien?

Para saber si vuestro retoño mama de un modo correcto podéis tener en cuenta estos factores:

Cuando empieza la toma succiona con rapidez, lo cual estimula la bajada de leche.

Pasados unos instantes, el bebé succiona de un modo más profundo y puede ser posible que trague cada dos o tres succiones. (A medida que va avanzando la lactancia, posiblemente trague con menos frecuencia).

Tener los pezones doloridos y agrietados son los primeros síntomas que tu bebé no succiona de un modo correcto, ya que la lactancia, como hemos visto, debe ser agradable e indolora para la madre.

Si el bebé succiona bien, de modo espontáneo, él mismo dará por terminada su comilona cuando se sienta saciad@.

PROBLEMAS EN LOS PEZONES (Lactancia materna)

Los senos se me llenan mucho ¿qué hago?

Muchas mamis sienten que sus pechos están muy llenos, sobretodo entre el tercer y quinto día de dar a luz, y pueden hincharse y congestionarse, sintiendo una sensación de pesadez y calentura, que a veces da lugar a rojeces y un poco de fiebre.

Aunque no es lo normal, puede ser posible que el bebé rechace el pecho y no coma bien debido a que el pezón se llena de leche y dificulta el agarro.

Pues bien, para aliviar la congestión es ideal:

Amamantar con mucha frecuencia y sin restricción de tiempo. Los bebés que son muy peques, suelen comer entre 8 y 12 veces en 24horas. Algun@s requieren más tiempo para obtener la leche que necesitarán para saciarse. Por ello, es importante no poner un límite en el tiempo de las tomas.

Es importante no saltarse las tomas nocturnas, ya que esto agrava el problema de congestión.

Como os vengo diciendo a lo largo de todo el post, es importante revisar la colocación del bebé cuando se da el pecho, asegurando que coja bien el pezón y la areola.

En el caso que se note que el pezón está muy lleno de leche (algo inflamado), es aconsejable extraer un poco de leche antes de la toma, ya que así el bebé podrá agarrarse y mamar del pecho con más comodidad.

Masajearse los pechos de un modo suave con las yemas de los dedos entre las comidas y durante ellas, os ayudará a evitar una posible congestión en un futuro.

Aplicar sobre el pecho compresas con agua tibia antes de dar de pecho ayudará al reflejo de eyección de leche (bajada de leche). Cuando el bebé ya haya terminado su toma, aplicar compresas frías, eso os proporcionará alivio.

Puede ocurrir que el bebé no esté interesad@ en comer pero tenéis los pechos congestionados, pues con extraer un poco de leche para aliviar la tirantez de la piel es suficiente. No os saquéis tampoco mucha leche, ya que si lo "vaciáis" estáis activando la producción, y por consiguiente, la congestión.

Es importante usar sostenes que no os aprieten, por tanto, usad sólo los que os hagan sentir cómodas y que no aprieten ninguna zona del pecho.

¿Cómo corregir la posición de mi bebé?

Si se han descartado todas las posibles causas del dolor, y únicamente se debe corregir la posición, conviene saber que hay que hacer más de una intentona, así que no os rindáis.

Por otro lado, es conveniente que el bebé no esté nervioso, así que lo ideal es ir probando antes de que tenga mucha hambre.

Pongámonos en la tesitura que tienes grietas y molestias en los senos, que causan que afrontes cada toma con tensión. Sé que resulta fácil de decir pero intenta relajarte, ya que cuando se está en tensión, los hombros y los brazos impedirán una buena posición. Intenta tener confianza en ti misma y sé consciente que puedes solucionarlo. Simplemente respira profundamente y de un modo lento antes de empezar y no olvides que cuando tu hij@ esté bien agarrad@ no te dolerá, es probable que sólo sientas una ligera molestia, pero no dolor, mientras las grietas terminan de curarse.

Una vez dicho esto, podéis probar:

Un agarre asimétrico.

Agarre asimétricoEsto quiere decir que el bebé tomará el pecho de un modo asimétrico tomando más porción de areola de debajo que no de arriba, para conseguir una toma indolora.

La posición ideal es, estando sentada, colocar tu hij@ para la toma de modo que sea el niñ@ el/la que vaya hacia el pecho, no el pecho hacia el/la peque.

Si la posición de tus pezones miran hacia el frente, puedes colocarlo con su ombligo tocando tu barriga. Si miran hacia abajo, su obligo no ha de pegarse a tu cuerpo, sino que tiene que estar focalizado hacia arriba, siguiendo el eje de la dirección que toma tu pecho y tu pezón.

Lo mejor es que su cabecita esté apoyada en la mitad de tu antebrazo, pero ojo, no en el hueco del codo, evita cogerle el culete, porque entonces tiras de él/ella hacia el codo.

La mano del lado del pecho del que vas a darle la toma, debe sujetar al bebé por la mitad de la espalda y es importante que su cuello esté libre para poder echar la cabeza hacia atrás.

Es una muy buena idea que acomodes tus pies sobre un taburete o similar, ya que así el bebé descansará sobre tu regazo, y su boca quedará enfrente del pezón. Así, sin mover ni tocar el pecho, el pezón quedará apuntando entre el labio superior y la nariz del bebé, y su labio inferior estará apoyado en la parte inferior de la areola.

Pues bien, ahora roza su nariz con el pezón, que esto provocará que abra mucho la boca, como si bostezara, y es entonces que sin pensarlo dos veces, puedes empujarlo suavemente hacia ti, y ya verás como se agarra en segundos.
Agarre asimétrico

Afloja tus hombros, relájate, pero estate atenta a ver que es lo que notas. Si tu bebé ha podido coger bien el pecho, tu pezón quedará situado en el fondo del paladar del nin@, (casi tocando la campanilla), y de este modo, la presión la hará donde acaba la areola, y así no volverá a dañar tu pezón.

¿Cómo sabrás que está bien colocad@? Simplemente porque no dolerá, y ese será tu control de calidad particular. En el caso que lo pongas al pecho y te duele, retíralo y vuelve a empezar. Es importante que no le dejes mamar hasta que no te duela.

Bien, cuando el/la peque haya terminado su toma del pecho, puedes introducir un dedo en su boca, por la comisura, para así romper el vacío. No debes tirar del pecho ya que sino te hará más daño.

Una vez ya no tengas dolores, o tus pezones no tengan grietas, puedes retirarlo sin hacer nada en especial.

Posición acostada.

Hay muchas mamis que optan por la posición acostada para dar de pecho, y puede ser beneficiosa siempre que se haga de un modo correcto.

La mami debe estar completamente de lado, y tener debajo de la cabeza dos o tres cojines, uno debajo de las rodillas, y algún apoyo firme pero cómodo en la espalda.

Posición acostada

La posición del bebé también debe ser de lado completamente, y su cabeza debe descansar sobre la cama, nunca sobre el brazo ya que sino se desestabiliza.

Cuando esté a punto de cogerse al pecho, el pezón debe quedar situado entre el labio superior y la nariz. Cuando el pezón roce su naricita, el/la peque abrirá de un modo instintivo la boca y tirará la cabeza hacia atrás, y es ese el momento de acercarlo hacia la madre empujándol@ suavemente por la parte alta de la espalda.

Y lo mismo que antes, si la criatura mama bien, no ha de doler.

Si en esta postura, veis que mama bien, no os preocupéis y dejadl@ todo el rato que quiera, ni te va a lesionar ni va a hacer que tus lesiones del pezón se agraven, al contrario, se curarán a los pocos días, como una herida normal.

La verdad que todas estas cuestiones son un poco difíciles de explicar por escrito y que queden claras las posturas y otros detalles, además que hay muchísima información al respeto, y es imposible tratarla toda en un sólo post. Por lo que os aconsejo que os pongáis en contacto con algún grupo de apoyo de vuestra localidad o que acudáis a algún profesional de la salud formado en lactancia.

De todos modos, si tenéis algún otro tipo de duda, podéis poneros en contacto conmigo, e intentaré ayudaros en todo lo que pueda, ya sea de modo directo o intentando facilitaros información de centros y profesionales.

¡Un saludo maj@s!

10 comentarios:

  1. ¡Hola Carolina!
    Me ha llamado mucho la atención del título de tu post, porque aunque no soy madre, tengo amigas y compañeras del trabajo a las que les escucho hablar de estos temas y me ha picado la curiosidad. Más cuando de pequeña, mi madre tuvo que sacarse la leche porque yo no quería leche materna. ¡Anda que les salí bastante cara! No sé cuando seré madre, pero es algo que me encantaría, con lo cual, considero que tu post es sumamente importante para resolver todas las dudas en relación a este tema, me lo tendré que guardar en favoritos, eh? Para que no se me pierda llegado el momento! En cualquier caso, tengo par de amigas que están embarazadísimas y les pasaré tu enlace! Un beso guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola cielo! La verdad es que esto del mundo de la maternidad es una odisea, hay infinidades de cosas... Yo, en parte, me estoy empapando de ellas, porque este año mi hermana va a ser mami, así de paso le ayudo a ella también a tener información por si las moscas jajajajaja
      Muchas gracias por aconsejar mi post ^_^ Me alegra un montonazo que todo lo que os voy haciendo os pueda ser de ayuda a vosotr@s o a vuestr@s allegad@s.
      Besos tesoro.

      Eliminar
  2. Genial el post,si un día soy madre saber esto me viene genial,besitos guapa

    ResponderEliminar
  3. Ay que miedo me han dado eso de las grietas cielo....jijijiji como siempre super interesante. Espero acordarme de tu post cuando me llegue el momento ;)
    Un besito princesa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa ^_^Tranquila que aquí estaré para recordártelo jejejejeje
      Besotes

      Eliminar
  4. hola, me encanta tu blog y te he nominado para un premio Dardos¡¡¡, pasate por mi blog.

    ResponderEliminar
  5. hola carolina !! mi bebe tiene tres meses y aun me duelen orrible los pezones no logro que lo tome bien cuando termina mi pezon tiene la forma de un labial nuevo y me he aguantado por que no quiero dejar de darle mi leche que hago ??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola cielo!
      ¿Has probado con pezoneras de lactancia? Es solo por darte una idea.
      Aunque lo ideal sería que consultases con tu médico, para que valorase tu caso de un modo individual y así pudiese aconsejarte bien.
      Me sabe mal no poderte decir nada más al respecto, pero considero que es mejor que sea el médico que vea tu caso.
      Un beso, y espero que soluciones pronto tu problema

      Eliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!