martes, 24 de marzo de 2015

CISTITIS

Tod@s seguro que más o menos habrá escuchado hablar sobre la cistitis, ¿verdad?

¿Pero sabéis realmente de qué se trata? ¿Cuales pueden ser sus causas y síntomas? ¿Se puede prevenir y curar?

CISTITIS

Vamos por partes para aclarar algunos conceptos.

Cuando hablamos de infecciones de orina o del tracto urinario, estas expresiones engloban las diferentes enfermedades infecciosas, producidas por un germen o microorganismo, y las que afectan a cualquier parte del sistema urinario, como los riñones, uréteres, vejiga urinaria o uretra.

Si os parece, vayamos a definir bien qué es la cistitis de un modo específico.

La cistitis es una infección en la parte baja del tracto urinario (en la vejiga) y está causada por bacterias, virus, hongos o parásitos. Aunque en su mayoría de veces es responsable la bacteria Escherichia coli, que normalmente vive en los intestinos.

La cistitis puede producirse por diferentes vías:
  • Por el extremo inferior de las vías urinarias (abertura de la uretra o en la punta del pene, dependiendo si es mujer o hombre), que suele ser el caso más frecuente.
  • A través del flujo sanguíneo, en cuyo caso la infección afecta de un modo directo a los riñones.
Y hay de diferentes tipos:
  • Interticial.
  • Quística.
  • Hemorrágica.
  • Aguda.
  • Recurrente.
  • Glandular.
  • De luna de miel.
Pero si os parece, para no liar mucho el tema, vamos a tratarlo de un modo generalizado o común.

La incidencia es mucho mayor en las mujeres, ya que nosotras tenemos la uretra más corta y se encuentra más cerca del ano, lo cual permite a las bacterias llegar con mucha facilidad a la apertura de la vagina, y de ahí, hasta la uretra y vejiga. Se estima que entre un 10 y 20% de las mujeres sufrirán a lo largo de su vida al menos un episodio de cistitis, y que un 22% serán recurrentes. La edad de mayor incidencia es entre los 20 y 40 años.

Por otro lado, en el caso de los hombres, tienen la uretra más larga y además el hecho de tener la próstata, les facilita tener una menor incidencia ya que ésta secreta una sustancia con efecto bactericida evitando así el ascenso espontáneo de microorganismos. En el hombre la cistitis suelen ser más frecuentes durante los primeros años de vida, y suelen estar asociadas a la posible existencia de anomalías en el tracto urinario. A partir de los 50 años, también aumente el número de incidencias debido a la posible aparición y desarrollo de patologías prostáticas.

Tal y como os he comentado las infecciones del tracto urinario por lo general, se inician en la porción inferior del mismo. En condiciones normales, la vagina y la uretra se encuentran colonizadas por diferentes especies de estreptococos, estafilococos y lactobacilos, formando una microflora vaginal. Pero esta microflora puede verse alterada debido al uso de anticonceptivos (espermicidas) antibióticos, o a la presencia de otras infecciones genitales, y perder de estos lactobacilos facilitando así la colonización de Escherichia coli.

En ocasiones, una pequeña cantidad de dichas bacterias puede ir ascendiendo hacia la vejiga, por ejemplo tras la fricción uretral durante un coito, y por consiguiente se produce una colonización e infección de la vejiga, que su gravedad dependerá de la capacidad del microorganismo para adherirse a la pared de la misma, de los mecanismos de defensa del individuo y del número de microorganismos presentes.

En condiciones normales, el mecanismo de defensa de la vejiga, es la dilución de los microorganismos en el flujo de la orina y su posterior eliminación durante la micción. Después de cada micción, la vejiga se vacía y a su vez se eliminan los microorganismos que hay en su interior, ya que la orina, como la mucosa vesical y las secreciones postáticas tienen propiedades antimicrobianas.

Por lo tanto, cuando hay un intervalo de tiempo largo entre dos micciones y la retención de dicha orina después de la micción, permite que el nombre de bacterias en la orina aumente hasta llegar a alcanzar y sobrepasar el nivel óptimo de microorganismos, y en consecuencia se produce la infección en la vejiga.

CISTITIS

Estas infecciones urinarias pueden presentarse de un modo aislado, agudo o pueden repetirse de un modo recurrente pudiendo dar lugar a una cistitis crónica.

En la mayoría de casos la cistitis no presenta ningún tipo de complicación, es decir, se desarrolla una simple infección aguda, el funcionamiento del tracto urinario y su anatomía con normales, los riñones funcionan de un modo correcto y no hay presencia de enfermedades que acompañen a la presente y que favorezcan una agravación, como podría ser la diabetes mellitus.

Al ser una infección de las vías urinarias inferiores, tal y como os he comentado, su sintomatología, por norma general, aparece en el tracto urinario, y suelen darse los siguientes síntomas:
  • Una constante necesidad  de orinar o aumento en el número de micciones (Polaquiuria) .
  • Quemazón durante la micción y sensación de resistencia cuando se orina (Disuria).
  • Dolor en la parte inferior de la zona abdominal, producido por la contracción espástica de la vejiga durante la micción.
  • Sensación de ganas de orinar, aun con escasa cantidad de orina (Testemo).
  • Orina opaca y olor desagradable.
En casos puntuales cuando la cistitis es aguda, puede detectarse la presencia de sangre en la orina, y si dicha infección alcanza a los riñones o próstata, además de los síntomas que os he indicado, pueden darse episodios de fiebres y dolores de espalda  o en los costados (zona lumbar).

Para diagnosticar la cistitis, en primer lugar hay que tomar nota de los síntomas indicados por el paciente y un análisis de orina.

Cuando en dicho análisis de orina de detecta un olor fétido y/o restos de sangre se afianza la sospecha de padecer cistitis, pero además, el médico puede afianzar su diagnóstico observando:
  • La presencia de leucocitos en orina.
  • La acumulación de mucosidad en ella.
  • Los residuos celulares descompuestos.
  • La presencia de qué bacterias están presentes en la orina (bacteriuria)
  • Y en ocasiones, la presencia de glóbulos rojos o hematíes.
Así que la sospecha por el personal médico después de que el paciente describa sus síntomas y el análisis de orina, después de realizar un cultivo de ésta para averiguar cual es el germen productor de la infección y su sensibilidad a diferentes antibióticos, son los que permitirán verificar con certeza el diagnóstico.

Aunque en algunos casos, no suele ser muy útil la búsqueda de bacterias en la orina, ya que en su fase más temprana de infección, no hay modo alguno de hallarlas.

Pero además de el análisis de orina, se pueden realizar análisis de sangre ya que determinados valores pueden indicarnos la presencia de la infección. Por ejemplo, un aumento de los leucocitos o el aumento de la velocidad de sedimentación de los glóbulos sanguíneos.

En el caso de que la cistitis se alargue en el tiempo más de lo normal o se produzca de un modo recurrente, los expertos recomiendan que se realice un segundo diagnóstico basado en una cistocopia, para poder así excluir otras causas, como podrían ser tumores vesicales.

Ya hemos visto que por norma general la cistitis es producida por la bacteria Escherichia coli, pero también puede ser una consecuencia de la verminosis, que es una enfermedad tropical. En este caso su diagnóstico se debe realizar mediante la identificación del agente patógeno, teniendo en cuenta que los huevos de los parásitos no pueden identificarse hasta 5 o 12 semanas después de la infección.

En el caso de padecer una cistitis, los tratamientos específicos basados en medicamentos y el resto de medidas adecuadas deberán siempre estar indicadas por profesionales médicos, dependiendo de la causa, su sintomatología, etc.

Pero os dejo un par de cosas que podéis realizar cuando ya se sufra de cistitis:
  • Es de suma importancia beber mucha agua, incluso cuando tengáis dolor al miccionar y penséis que mejor no beber nada para no tener que orinar. Pensad que el aumento de líquido lava las vías urinarias y ayuda a eliminar las bacterias.
  • Podéis poneros una bolsa de agua caliente o realizaros baños relajantes para mitigar las molestias y los dolores de la zona.
Todo esto estará indicado para cuando ya se sufra dicha infección, pero ¿qué podemos hacer para prevenirla? 
  • Una vez más el primer paso que tenemos que tener muy presente es beber mucha agua y preferiblemente de mineralización débil.
  • Si se sienten ganas de orinar, acudir al baño lo antes posible, ya que aguantarse las ganas de orinar favorece la proliferación de gérmenes, y en consecuencia la posible aparición de infecciones.
  • No utilizar productos ni artículos de higiene personal perfumados o desinfectados, ya que con ellos eliminas la microflora indispensable para la salud de la zona. Y en especial en las mujeres, evitar los lavados muy frecuentes en la zona  vaginal, por la misma razón.
  • Cuando se regrese de la piscina o playa, evitar estar sentad@s mucho tiempo con el bañador mojado.
  • Tener una dieta equilibrada y ordenada, masticando bien los alimentos.
  • Ingerir zumos de naranja o de arándanos rojos ya que hacen que la orina se acidifique, lo que favorecerá la eliminación de gérmenes. Además, los arándanos dificultan la adhesión de las bacterias en la pared de la vejiga.

The Cranberries

  • Evitar excitantes, como el tabaco, alcohol o cafeína y todas las bebidas carbonatadas.
  • Usar ropa interior de algodón u otros tejidos naturales, ya que nos facilitaran la transpiración de la zona evitando la humedad y el cultivo de bacterias.
  • Evitar las prendas ajustadas, ya que estas pueden provocar un aumento de la temperatura y humedad de la zona, favoreciendo así las apariciones de infecciones.
  • Es mejor una ducha que un baño para el día a día, ya que el agua de la ducha fluye de un modo constante y así arrastra las posibles bacterias de la bañera.
  • Evitar el uso de protectores, tipo salvaslips, a diario, ya que limitan la transpiración de la piel y favorecen la humedad de la zona.
  • Evitar padecer estreñimiento, ya que este impide la expulsión de bacterias y gérmenes próximos a la vejiga ya que pueden colonizar el tracto urinario con facilidad.
Como ya os he comentado, la uretra de las mujeres es más corta, y son más propensas a sufrir una infección de orina que los hombres, nosotras debemos prestar especial atención en:
  • Tras la deposición, debemos limpiarnos siempre de delante hacia atrás, para evitar que las bacterias perjudiciales penetren en la uretra.
  • Orinar lo antes posible después de mantener relaciones sexuales para así expulsar los posibles gérmenes que haya podido penetrar durante el coito.
  • Después de practicar sexo oral o anal, es recomendable el uso de preservativos si se va a tener una penetración vaginal, para evitar la propagación de gérmenes. (Aunque para mayor seguridad es recomendable usar diferentes preservativos en las diferentes penetraciones en el caso anal y vaginal).
  • Algunos anticonceptivos, como los diafragmas o los espermicidas, no son muy recomendables para mujeres con tendencia a sufrir cistitis. En cambio los preservativos, sí protegen de los agentes patógenos.
Ya sabéis que soy muy pro de los remedios naturales, y para la cistitis existen infusiones, zumos, baños, entre otros,  que podéis realizar en casa en caso de sufrirla o intentar prevenirla. 

Pero para no haceros un artículo muy extenso, os voy apuntar sólo algunos de ellos.

Arándano rojo o Cranberry. 

El cranberry o arándano rojo contiene sustancias antioxidantes de acción antimicrobiana que impiden que las bacterias se adhieran en las paredes del tracto urinario, por lo que resulta muy eficaz para las infecciones de orina recurrentes y cistitis.

Podéis tomarlo en forma de zumo (unos 3 vasos al día) jarabe, pastillas o cápsulas, de las que podréis encontrar sus indicaciones en los envases de éstos. 

Este tipo de productos son muy fáciles de encontrar en tienes de productos naturales.

Infusión de abedul.

Poner media taza de agua a hervir y cocer unas cuantas hojas secas de abedul durante unos 3-4 minutos, dejar reposar hasta que se temple, colar y tomar la infusión 3 veces al día (mañana, tarde, noche). 

Infusión de gayuba, flor de brezo y cola de caballo.

Mezclar las tres plantas (100gr de cada una para así tener la mezcla para más días), y poner a hervir una taza de agua. Añadir una cucharadita de la mezcla de hierbas y dejar cocer durante 2 o 3 minutos. Dejar reposar hasta que se temple y colar. Tomar 3 veces al día (mañana, tarde, noche).

Infusión de perejil.

Realizar una infusión de perejil, poniendo a hervir una taza de agua con dos cucharaditas de esta planta, y dejar cocer durante unos 10 minutos. Tomar una vez al día.

Raíz de malvavisco remojadas.

Deja durante toda una noche 4 cucharadas de raíz de malvavisco remojadas en un litro de agua, y beber el líquido resultante a lo largo del día siguiente.

CISTITIS

Cerezas.

Lavar medio kilo de cerezas sin quitar el rabito (cabo) y ponerlo a baño maría hasta que estén blandas. Preparar con ellas una especie de puré, extrayendo previamente los huesos y machacar algunos de ellos para volverlos a colocar en el recipiente. Vuelve a hervir un poco más la mezcla hasta que tenga la consistencia de una pulpa, y después filtrar hasta la última gota de su jugo. Añadir 250 gramos de azúcar de caña y seguir cocinando hasta conseguir un jarabe. Dejar reposar un poco e introducirlo en un recipiente seco y con tapa hermética (cuando esté totalmente frío). Podéis tomar una cucharada al día de este jarabe.

Baños de asiento con temperatura alterna.

Para poder aliviar el escozor podemos realizarnos baños de asiento una vez al día. Consiste en llenar el bidé o un balde con agua templada e introducir la zona durante unos 2-3 minutos. Después hacerlo 30 minutos en agua fría, y después otros 2-3 minutos con agua templada.

Baños de asiento con calor creciente en agua de cola de caballo.

Poner a hervir un litro de gua con un puñado generoso de cola de caballo. Llenar un balde con agua templada  más el agua de la cola de caballo caliente y sumerge tu parte íntima. Puedes ir introduciendo agua caliente para que la temperatura se mantenga e incluso vaya subiendo de un modo progresivo, sin llegar a quemaros.

Pero además de los que os he indicado podéis:
  • Beber un vaso de agua con dos cucharadas de miel pura de abejas y dos de vinagre de sidra de manzana con cada comida.
  • Comer tres dientes de ajo crudos a diario.
  • Hervir manzanilla (2 cucharadas) con 3 dientes de ajo crudo en un litro de agua durante unos 10 minutos. Retirar del fuego, dejar refrescar y colar. Y con el líquido resultante realizar un lavado vaginal antes de acostarse.
  • Preparar un caldo con 4 cebollas y un litro de agua y beberlo a lo largo del día.
Hay una lista muy extensa de remedios naturales para poder prevenir y/o combatir la cistitis, pero lógicamente no puedo ponerlos todos, así que si queréis que os facilite más remedios, no dudéis en comentarlo o escribirme y os los facilitaré con mucho gusto.

Para finalizar el post, comentaros que debéis llamar a vuestro médico de inmediato si presentáis los síntomas típicos acompañados de: náuseas y/o vómitos, fiebres y escalofríos, dolores de espalda agudos o si estáis en estado de gestación.

Como también recordaros que siempre es aconsejable que sea un especialista que os indique y recomiende cuales son los remedios y/o tratamientos más indicados para vosotros de un modo individual.

¡Un saludo maj@s!

28 comentarios:

  1. I like your blog and this post very much! I like your style of writing and your photos! Everything is so beautiful!
    I’ll be happy to see you in my blog!)

    Diana Cloudlet
    http://www.dianacloudlet.com/

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué interesante! Gracias por la nota

    ResponderEliminar
  3. Muy completo. Me ha encantado. Yo tomo con el desayuno arándanos secos y desde que empece estoy tranquila.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa. Los arándanos van bien para muchas cosas... ;) Ya os haré un post sobre ello ^_^

      Eliminar
  4. Y yo que pensaba que lo de los cranberrys era un grupo musical... No, en serio, como de costumbre haces un análisis tan minucioso que no queda ninguna duda por preguntar! No la he padecido, y espero no hacerlo nunca, porque intento seguir muchas de las medidas preventivas que mencionas, pero si así fuera creo que me apunto al jarabe de cerezas (qué bueno ¿no?) y a los baños alternos de agua fría y templada, ¡qué gustirrinín! Un besoo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias tesoro. A veces me hago un poco plasta, pero ante las dudas de...."¿habrá quedado claro? ¿es necesaria más información?..." termino haciendo unos posts larguísimos, y lo que me callo. Jajajaja
      Yo ya tengo programado probar lo de las cerezas Jijiji
      Muchas gracias cielo.
      Besotes

      Eliminar
  5. Me ha encantado el post. tomo nota. Un beso preciosa

    ResponderEliminar
  6. Super interesante tu artículo, me ha encantado la parte en que nos das algunos consejos para prevenirlos, me lo he leído de arria a abajo sin parpadear! Me apunto tus consejos, creo que está muy bien que se hable de cistitis, porque es bastante común entre las mujeres, sobre todo.

    Un abrazo y gracias por esta entrada tan estupenda.

    Eva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Eva. Es importante que nos interesemos y que nos den una información completa en los temas referentes a la salud. Quizás a veces yo me exceda (lo reconozco jajaja), pero me sale de un modo innato.
      Celebro que te haya gusta cielo. Muchas gracias

      Eliminar
  7. Puffff se muy bien de lo que hablas , tengo las defensas muy bajas por un tratamiento y la cistitis la tengo a menudo, lo mejor , los arándanos de continuo, la ropa interior buena y no ajustada, agua y la manta calentita
    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Aida por tu aportación ^_^ Besotes

      Eliminar
  8. Pfffff es horrible la cistitis… A mí cuando me pasó la primera vez me asusté muchísimo, pero mi madre supo cómo relajarme diciéndome lo que era y sobre todo qué tomarme y con qué lavarme… Hay que cuidarse mucho!
    Besitos!

    Enya Kyokai.
    http://crazycurvebyenya.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón del mundo, tenemos y debemos cuidarnos, y lo mejor es la prevención. Gracias cielo por pasarte y comentar. Besos

      Eliminar
  9. Yo ya he pasado por ello, el mes pasado, y la verdad es que se pasa super mal, es muy incomodo pero con un buen cuidado lo puedes sobrellevar. Este post esta muy bien y todo muy bien explicado. Un besazo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias cielo. No sabéis lo "happy" que me hacéis con vuestros comentarios ^_^
      Un besote guapa

      Eliminar
  10. Me ha encantado el post Carolina, mil gracias por todos los consejos. Hasta fecha de hoy, puedo decir que aun no he padecido cistitis, pero sé de gente que si, y es bastante molesta, incluso hay personas que le da fiebre. Un beso guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias cielo. Me alegra que con estos posts os pueda ayudar a conocer un poco más dolencias, enfermedades.... y lo más importante cómo poder prevenirlas y tratarlas.
      Sí, se dan casos que las personas tienen fiebre ya que es una infección, y nuestro cuerpo reacciona ante los microorganismos invasores con un aumento de temperatura.
      Besotes tesoro

      Eliminar
  11. Hola guapa , vendo del TAG de GFC, por aqui me quedo siguiendote,
    un besito
    http://mirincondequitaypon.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  12. pero que bien lo explicas todo, da gusto! me muero con lo de "comer 3 dientes de ajo crudos a diario" jeje, la cistitis te la arregla, pero no se te acercará nadie jajaja
    Por cierto, te he dejado una sorpresita en mi blog, pasate cuando quieras guapisima!
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja bueno repelerás posibles vampiros jajajajaja. Muchas gracias tesoro ^_^
      Ahora mismito me paso. MUAAAAAACKS GUAPA!

      Eliminar
  13. Genial artículo, limpio, claro y aportando infrimación veraz. MUCHAS FELICIDADES POR TU TRABAJO

    ResponderEliminar
  14. Hola Carolina. Me ha encantado tu post.

    Llevaba 2 años con ataques frecuentes de cistitis, el año pasado acabé 2 veces en urgencias, me hicieron todas las pruebas y siempre con el mismo tratamiento antibiótico. Primero el antibiótico en sobres, 3 días, cuando ya dejó de hacer efecto, me prescribieron ciprofloxacina, tratamiento de 2 semanas, que me iba muy bien pero la cistitis se repetía cada 2 – 3 meses y parecía que mi cuerpo ya no reaccionaba.
    Cansada de tantos antibióticos y de este horror, me puse a buscar alternativas naturales de como eliminar bacterias malas de mi vejiga. He encontrado un estudio científico de médicos del Hospital Universitario Vall d'Hebron, sobre el uso de probióticos contra E. Coli, especialmente la cepa Lactobaciullus plantarum. En noviembre pasado, en BioCultura Madrid compre un suplemento probiótico líquido, Mes Probiotic Esencial, que contiene esta cepa. Tuve 1 ataque al principio del año, pero mucho más suave y no tome ningún antibiótico, subí la dosis de este probiótico hasta 3 cucharadas en ayunas.
    Desde entonces ningún ataque más. En el mismo tiempo tomo las pastillas de arándano – una al día y sigo con 1 cucharada de Esencial probiótic cada día.
    Un beso..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Muchas gracias. Me alegra que hayas podido solucionar tu problema ^_^
      Besos

      Eliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!