COOKIES

viernes, 12 de octubre de 2018


Seguro que la mayoría de l@s que estaréis ahora leyéndome habréis probado más de un tipo de cookies e incluso seréis de l@s que las realizáis en casa, puesto que es una de las recetas más sencillas de realizar pero con un resultado de escándalo.

COOKIES

Pues bien, aunque en este artículo encontraréis una receta de cómo realizar cookies en casa, he querido dar un pequeño vuelco a lo que es explicar una receta y daros un aporte de información extra para que entendáis qué función tiene cada uno de sus ingredientes.

Ponte el delantal que ¡allá vamos!


INGREDIENTES

250 gramos de harina de repostería
200 gramos de pepitas de chocolate
125 gramos de azúcar
125 gramos de azúcar moreno
90 gramos de mantequilla sin sal
1 huevo grande
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de esencia de vainilla
1/2 sobre de levadura.

ELABORACIÓN

Empezaremos tamizando la harina en un recipiente amplio y le añadiremos la levadura, la cucharadita de esencia de vainilla y el bicarbonato y lo mezclaremos hasta lograr que quede todo integrado.

Harina

En la receta original americana, por lo que he podido ver, mezclan a partes iguales harina de fuerza y de repostería ¿Qué diferencia hay entre ellas? Pues principalmente su contenido en proteínas o gluten, siendo mayor en la de fuerza (12% la de fuerza y 8% la de repostería). 

El papel que tiene la harina en esta receta es darle estructura, por lo que a más gluten el resultado sería más como un chicle y con muy poco la galleta tendría una textura similar a un bizcocho. Así pues, con una harina de repostería con un 10% de proteínas, que podéis encontrar fácilmente en el mercado, nos ahorra tener que hacernos con más de una.

Por otro lado, poner más harina de la que os comento (teniendo en cuenta la proporción de los otros ingredientes), la galleta no se extendería y su resultado sería una massa pastosa y muy gruesa. Y por el contrario, si ponemos menos cantidad, quedaría más fina y crujiente, por lo que perderíamos ese centro jugoso tan característico de las cookies.

Levadura y bicarbonato (Impulsores)

Estos serán los elementos que al mezclarse todos los ingredientes ayudarán a introducir aire dentro de la masa.

La levadura en contacto con los líquidos formará burbujas de dióxido de carbono y el bicarbonato al calentarse la mezcla en el horno, hará que aumente este efecto.

Pero el bicarbonato sin una base que le ayude a reaccionar, no es nada, así que, aunque no os he hablado aún de él, el azúcar moreno, hará que se descomponga en sodio, agua y dióxido de carbono.

Hay gente que solo usa la levadura, y no está mal si lo que quieres que tus galletas tengan una textura más abizcochada. Y por otro lado, aunque os lo detallo más adelante, si no usáis azúcar moreno en la receta, no es necesario el bicarbonato.

Vamos a seguir con la receta mezclando los azúcares con la mantequilla, ésta última mejor que esté a temperatura ambiente para que podáis mezclar los ingredientes con más facilidad y sea más manejable. Podéis hacerlos con varillas manuales o eléctricas.

Mantequilla

Este ingrediente evita parte de la formación del gluten y hace que el resultado final sea más tierno.

Cuando la mantequilla se calienta, como tod@s sabéis, se derrite, por lo que separa sus partes sólidas de las líquidas. Eso ayudará que la masa de las cookies se extienda y que los bordes más alejados de la parte central reciban más calor, haciendo que logremos ese efecto más crujiente por los lados.

Mezclamos la mantequilla con el azúcar a parte porque así logramos incorporar esas pequeñas burbujas que al combinarse con la levadura, hará que crezcan y se hinche la galleta.

Además de eso, la mantequilla también sirve para darle ese sabor tostado a las cookies, puesto que, además de agua y grasa ésta contiene una pequeña porción de proteínas que se caramelizarán gracias a las altas temperaturas del horno.

COOKIES


Azúcar

Ya habéis visto la receta lleva dos tipos de azúcares, blanco y moreno, y aunque a priori se asocie al azúcar para endulzar, no será solo esa su función.

Como bien sabéis, el azúcar blanco es sacarosa cristalizada que retiene poca humedad y con un pH neutro.

Por otro lado, el azúcar moreno es húmedo, además de contener melaza y minerales, su pH es más ácido y retiene más agua que el blanco. Y este pH será importante puesto que al mezclarse con el bicarbonato y gracias al calor hará que reaccione con los ácidos y se liberen gases.

Y es por ello que os he comentado que si no usáis azúcar moreno no es necesario que uséis bicarbonato, por lo que podéis usar solo el blanco con un poco más de levadura. Pero en ese caso debéis saber que al retener menos humedad será más crujiente. Y si optaseis por solo azúcar moreno, el resultado sería más esponjoso. Vamos, ambas opciones se alejan bastante a la textura original de las cookies, por lo que lo mejor es mezclar ambos.

Seguimos con la receta.

Cuando ya tengamos la mantequilla y el azúcar a modo de una masa homogénea añadiremos el huevo y batiremos hasta integrarlo con la mezcla anterior.

Huevo

La clara del huevo será la gran fuente de "agua" en la receta, por lo que si añadiésemos más claras las galletas subirían más ya que tendría un mayor soporte estructural para aguantar las burbujas de aire. Además, las proteínas de la clara son las encargadas de retenes esas burbujas dentro de la masa.

Por otro lado la yema sirve como fuente de grasa emulsionada que ayuda a conseguir la textura jugosa y densa de las cookies. Si añadimos más yemas, el resultado sería similar a un brownie.

Hecho esto, añadiremos la mezcla de ingredientes secos, poco a poco sin dejar de batir, para conseguir que los ingredientes se vayan integrando y que no se hagan grumos.

Ya con la masa lista, ha llegado la hora de añadir las pepitas o trozos de chocolate y amasar con la mano para que se vayan repartiendo por toda la masa. La introducimos en la nevera y la dejamos reposar. Yo soy partidaria de dejarla unas 12 horas, porque si dejas descansar la masa durante horas antes de ser hornada, se potencia un montón el sabor.

Cuando ya hayan pasado ese tiempo, precalentaremos el horno a 180º (arriba y abajo), y mientras forraremos una una bandeja de horno con papel para hornear para evitar que nuestras cookies se peguen.

COOKIES

Cogemos la masa de las cookies y haremos pequeñas bolas (las podéis hacer más grandes, esto va a gusto del consumidor, por eso no os he puesto el número de cookies que os salen con esta masa). También podéis estirarla un poco con un rodillo o incluso usar moldes.

Una vez el horno esté ya a 180º meteremos la bandeja a media altura y las hornearemos durante aproximadamente unos 15 minutos.

¿Qué pasará dentro del horno?

Lo primero que va a pasar es que la mantequilla al entrar en contacto con el calor se vaya derritiendo y separando sus partes sólidas con las líquidas liberando agua dentro de la masa  y haciendo que se extienda. Esta agua disuelve el bicarbonato y es entonces que reacciona con los componentes ácidos del azúcar moreno, dando paso a la liberación de gases.

Por otro lado el calor también hace que la levadura "se despierte" y se ponga a trabajar para engordar esas burbujas, y otras que ya había fruto de la mezcla, haciendo que la estructura de la cookie se vaya hinchando.

Las proteínas del huevo por su parte y el gluten hidratado de la harina se solidificaran al rededor de las burbujas, que las pobres intentarán escapar, y eso hará que la cookie se eleve.

En las áreas periféricas y parte interior el azúcar se caramelizará que posteriormente se solidificará cuando saquemos las cookies del horno dando un toque crocante extra.

Pasados estos, las sacaremos, pero ojo, no estarán duras del todo, así que déjalas enfriar y reposar sobre una rejilla y cuando estén frías ya puedes disfrutar de ellas.

¿Qué os ha parecido? Como veis al cocinar, no solo estamos haciendo ricos manjares sino que estamos creando reacciones con los elementos formantes dignos de un laboratorio.

Y vosotr@s. ¿realizáis cookies en casa? ¿Cómo es vuestra receta?

¡Un saludo maj@s!
Image and video hosting by TinyPic

20 comentarios:

  1. Me guardo la receta �� las tengo que hacer. Me parece muy interesante la información que habéis incluido. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. La verdad que nunca las he comido y tienen una pinta estupenda y esa información adicional viene fenomenal para entender mejor todo.

    ResponderEliminar
  3. En tu instagram vi esa foto sobre la felicidad y los huevos, donde nos dices que con un solo huevo también lo seremos y es verdad, las galletas me encantan y por supuesto que me hacen muy felices, gracias por esa deliciosa galleta.

    ResponderEliminar
  4. me encanta este tipo de galletes pero nunca me decidí a prepararlas yo misma , me tengo que animar la receta es sencilla y tiene una pinta riquisima

    ResponderEliminar
  5. Hola guapa, pues tengo que decirte que soy muy negada en la cocina y cocino lo menos posible, pero esta receta es bastante facil y ademas soy muy fan de las cookies, es una de mis galletas preferidas o sea que lo voy a intentar, y se agradece la información extra que nos das de los ingredientes!

    ResponderEliminar
  6. Ha sido un gran placer leer la receta.
    Me he imaginado la mantequilla derritiéndose y cómo vas mezclando los ingredientes y las diferentes y reacciones.

    Me encanta la cocina y olvidándome de la receta es si, me ha encantado el texto. Gracias!

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!
    Me encanta como nos explicas todo paso por paso, jamás había leído una receta tan completa y me dan ganas de hacerlas, porque siempre prefiero lo natural, aunque la harina no me convence tanto, pero me la guardo para hacerla.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Hola guapa! Me gustan mucho las galletas y la verdad es que nunca las he hecho en casa porque la cocina no se me da muy bien, pero ahora con tu receta tan bien explicada y con toda la información extra que nos das de los ingredientes voy a intentar hacerlas, ya te cuento que tal me han salido. Gracias. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Hola! Me apunto la receta, nunca está de más, me encanta hacer galles! Más que nada, te agradezco la aclaración de la harina de fuerza, siempre la veo en recetas españolas y acá en Argentina la denominación es diferente, nunca había logrado saber qué tipo era. Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Anda Carol que eres tu muy apañada, a mi no se me ocurre hacer galletas porque soy muy torpe en la cocina, con decirte que el flan lo hago de los que vienen semipreparados para que te hagas una idea.Ha sido leer cookies y solo me ha venido a la cabeza, las cookies de las páginas webs y ahora me está entrando un apetito exquisito. A mi me encantaría que en otro post hablaras de como haces bolas de coco que eso me encanta y creo que es apto para novatas como yo en la cocina. Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Hola guapa
    Lo primero es decir que esas cookies parecen tan deliciosas que me ha entrado hambre!!
    Yo soy bastante torpe en eso de cocinar, confieso que siempre se me ha dado mal así que teniendo una receta en la que ademas nos cuentas para que sirve cada ingrediente. Y también nos hace prestar más atención a las cantidades saber si que si nos pasamos se puede estropear todo
    Un besazo

    ResponderEliminar
  12. Hola cielo!!
    Como me gustan las Cookies, pero así como me gustan soy tan mala para la cocina y hasta ahora nunca me he atrevido a hacerlas pero creo que con tu receta me arriesgaré.
    Me gusta que detallas tanto la receta, tomarte para cada ingrediente que se debe hacer, la verdad que nunca lo había visto en ninguna receta. Creo que esto ayudará a que pueda hacerlas y quizá me salgan bien
    Gracias por esta magnifica y completa receta.... Besistos!!

    ResponderEliminar
  13. Hola Carolina!!
    Lo primero, mil gracias por la receta, porque hace tiempo que quiero hacerlas y nunca encontraba una receta así de explicada. Y es que menudo curro con el post. No solamente nos das la receta sino que nos explicas para qué sirven los ingredientes y su función. Por ejemplo la harina de fuerza. Sabía que se usa en los panes, pero no sabía que tenía más proteínas que las de repostería. O lo que sucede con el azúcar moreno, que es el que yo suelo usar :)
    Gracias por todas las recomendaciones!!
    Besos :33

    ResponderEliminar
  14. Menuda pinta tienen las cookies. Suelo hacer repostería en el horno,pero nunca he hecho galletas. Tiene muy buena pinta la receta así que me la anoto para hacerla en casa.

    Muchas gracias por la recomendación

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Buenas noches Carolina, me encanta que hayas hecho la receta así porque has explicado un montón de cosas interesantes. Me guardo la receta para probar este fin de semana, aunque yo probaré con harina de avena jajaja besazos

    ResponderEliminar
  16. Nunca me habían explicado esa receta desde tantos puntos de vista.
    Normalmente echas y ya no te preocupes por su cocción, ni su estado.
    Además es que se ven que son las autenticas cookies, cookies.
    B7s

    ResponderEliminar
  17. Me encantan las galletas caseras y no me voy a quedar sin probar esta receta!!. En las fotos tienen buena pinta, espero que las mías también jejeje ya te contare haber que tal salieron

    ResponderEliminar
  18. Holaaaaa

    Bueno la verdad es que me encantan ese tipo de galletas de chispas de chocolates, de hecho tengo mi propia receta que hago de vez en cuando, es muy parecida a la tuya salvo por algunos detalles, de igual manera creo que probaré con la que nos das en este post para hacer la comparación a ver cual me gusta más y con cual me quedo jejejeje Gracias por la receta =)

    ResponderEliminar
  19. Desde luego te planteas el por qué de las osas y eso es bueno. Ahora no volveré a mirar las cookies con los mismos ojos. Aprovecho para preguntarte si sabes de alguna marca comercial que no utilice aceite de palma, porque la última vez que fui a comprarlas vi como 3 o 4 que lo llevaban. Por desgracia no tengo tiempo de preparar unas en condiciones como estas, bss!

    ResponderEliminar
  20. Hace unos años, hacía mis propias cookis caseras. Hace tiempo que no toco la repostería, porque el horno se estropeó. Yo cogía chocolate y lo partía a trocitos, para hacer las pepitas. Incluso llegué hacer una súper cookie personalizada, con letras con los chocolatitos.
    Ahora que dices que le echas bicarbonato, no me suena que yo le echara y la esencia de vainilla tampoco.

    ResponderEliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!