HOY VA A SER UN MAL DÍA

lunes, 2 de diciembre de 2019


No, no me he vuelto loca, ni mucho menos pretendo deprimiros, pero llevo unos días reflexionando sobre el tema y como este es mi espacio, he decidido hablaros sobre ello.

HOY VA A SER UN MAL DÍA

Obvio que tod@s tenemos días buenos, días malos, momentos de euforia máxima, momentos en que necesitamos desconectar, necesitamos llorar, e incluso llorar y reír a la vez, sin que nadie nos entienda y mucho menos nos juzgue por ello.

Yo no sé vosotr@s, pero vivir de un modo permanente con esa ilusión, pensando en alcanzar ese sueño o meta, en la eterna felicidad, en superar las adversidades que se me vayan cruzando por el camino sin casi despeinarme, ya no solo es imposible, sino que solo de pensarlo a mi me causa un agobio de tres pares de cojo...

Vivimos en una sociedad hueca, y perdón por ser tan brusca, en que cada vez se rechaza más la posibilidad de estar mal.

Se nos bombardea con mensajes para fomentar la felicidad, la ilusión, para que trabajemos nuestra fortaleza mental, para que intentemos, en todo lo que hagamos, superarnos cada día, aprender de los errores y seguir hacia adelante. Que ojo, yo soy la primera que siempre va a apostar por intentar siempre ver el lado bueno de las cosas, por intentar buscar esa luz en la inmensa oscuridad, pero...

Quiero tener derecho a sentirme mal, quiero tener el derecho a tener un mal día, quiero tener derecho a estar viviendo una situación difícil (aunque no me gustaría), quiero tener derecho a tener miedo, a estar de bajón, a desanimarme, porque si me escondo de todo ello lo único que estaré haciendo es negar mi realidad.

Tenemos que ser conscientes que la vida va  de muchas cosas, como el amor, la ilusión, la alegría, en buscar la armonía, pero todo ello va de la mano de su contrario. Es decir, el amor conlleva desamor, la alegría tristeza, la armonía conflicto, todo, absolutamente todo, tiene su gemelo oscuro pegado a el del que no podremos librarnos si estamos viviendo en realidad.

Así que quiero reivindicar el tener un mal día, porque aunque nos sintamos como una mierda pinchada en un palo ese día, también puede ayudarnos a reflexionar, a relajarnos de tanta felicidad impuesta, a que seamos más creativos, a ser pacientes aunque estemos atacados de los nervios, a ser persistentes, a tomar impulso, a valorar las cosas pero en su justa medida, y a tener tiempo a conocer esa persona que a veces es una auténtica desconocida para nosotros, nosotros mismos.

También el hecho de tener un mal día puede mostrarte con claridad, a esas personas que nos quieren, pero lo hacen de verdad. Y no me refiero a esas personas que te mandan caritas de emoticonos sonrientes por whatssap o te sueltan esas frases de autoayuda, no. Me refiero a esos que si lo necesitas te escuchan en silencio, y si necesitas espacio, aunque se hayan preocupado por ti, te dejan ese espacio, y se limitan a espera en el banquillo en silencio por si los necesitas.

Con la llegada de las redes sociales a nuestra vida, hemos, o al menos hablo por mí, descubierto a gente que no sé como se las apaña pero tiene una vida de anuncio, vamos, son como Dioses todopoderosos, que no tienen padecimiento alguno. Por contra, también he descubierto a gente que son la viva imagen de la toxicidad. Gente que se queja que nada le sale bien, que le cuesta un mundo el poder seguir a delante, que su viva es un espiral de malos momentos, no sale de uno que ya está con otro. Alucinantes todos ellos.

Y cuando veo sus publicaciones, reflexiones o textos kilométricos donde cuentan su vida de ensueño o su vida "de mierda", me pregunto, ¿cómo gestionan en realidad los malos momentos? Es decir, si viven para exponer toda su vida, ¿tienen vida en realidad? ¿Sus decisiones reales dependen de los likes recibidos?

Yo la verdad no tengo la respuesta sobre estas preguntas, lo que sí sé es que nuestra sociedad en términos generales, está en crisis. Nos está cambiando mucho y deberíamos revisar de vez en cuando nuestros valores.

HOY VA A SER UN MAL DÍA

Personalmente desconfío de las afirmaciones absolutas y más cuando se refieren a la felicidad o al éxito, y ya ni te cuento si vienen de la mano de "supuestos" profesionales del coaching, que muchas veces, y ojo, es solamente mi opinión, se están volviendo muchos de ellos en simples charlatanes que intentan "vender", porque al final va de eso, vender, esa poción mágica que te limpia el aura, que te cura de todos los males y te dibuja una sonrisa perpetua en el rostro que ya quisiera el Jocker.

Antes de terminar, y quiero dejarlo muy claro, no estoy justificando a los pesimistas o victimistas, ni mucho menos criticar a los profesionales del campo de la psicología y el coaching, porque hay muchos y hacen un gran trabajo, solo he pretendido mostrar que solo si nosotros entendemos y toleramos esos malestares, podremos superarlos.

Permítete tener un mal dia, pero si esos malos días son muchos, algo está fallando de verdad.

En fin, que todos tenemos malos días, y todos tenemos derecho a tener esos malos días, es más, quiero reivindicar esos malos días como derecho absoluto, así que saborea como quieras tus malos días, porque son tuyos y de nadie más.

¡Un saludo maj@s!


15 comentarios:

  1. Hola, guapa.

    Me encantan este tipo de post porque casi nadie habla de ello. Como mencionas siempre nos pintan que debemos estar alegres y felices, ser positivos y dejar de lado las emociones negativas, pero la verdad es que somos humanos y los días malos son inevitables, así que lo más saludable es poder expresarlo sin temor ni culpa.

    ResponderEliminar
  2. Más de acuerdo no puedo estar con tu post, es verdad que siempre tratan de pintar nos un mundo color de rosa pero no siempre tiene porque ser asi, en la vida se presentan momentos difíciles y claro podemos estar tristes, llorar, gritar sacar lo que llevamos dentro todo ello para que la tristeza, nuestra tristeza no sea por siempre, hay momentos malos pero bien lo dicen al final de la tormenta viene el arcoiris todo está en saber sobrellevar las cosas

    ResponderEliminar
  3. Pues si, tener un mal día es de todos.
    Porque inclusive aunque seas súper buena en cocinar, por ejemplo, hay el día en que se quema el caldo... a todos nos pasa.
    Y si, quizá eso lo omitimos en las redes, pero, como dices ser más humanos es mostrar las 2 caras, o las muchas caras y facetas de la vida real.

    Excelente reflexión. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Hola guapa
    Te superas! esta reflexión es buenísima, no podría estar más de acuerdo en todo lo que dices
    Es cierto que sobretodo desde el boom de las redes sociales todos tenemos que estar bien, como si tener un mal día fuera algo inaceptable
    Los mensajes positivos estan bien, pero todo el rato yo. A veces tenemos un mal día por tristeza, mala leche o lo que sea y no pasa nada.
    Y si, nuestra sociedad esta en crisis y no se si tiene solucion
    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. me encanta tu post, la verdad es que todos tenemos derecho a tener un mal dia a quedarnos debajo nuestra coraza y olvidarnos del mundo por unos momentos, llevo días dándole vueltas al tema, pero por cuestiones distintas a las tuyas. En mi caso eres buena persona, ayudas a los demás, y solo hacen pasarte calamidades y la verdad ves a una persona egoísta y un poco cabronceta que todo le va bien, la verdad es que no se como funciona este mundo, y creo que voy a seguir sin entenderlo, lo siento pero la que tengo un mal dia hoy, soy yo!!! muxus

    ResponderEliminar
  6. Que bonita reflexión y es que el permitirse tener un mal dia no es nada malo. No todo va a ser de color de rosa, estupendo y que nos salga todo bien. La verdad que es un gran post y del que tendreiamos que tenerlo muy en cuenta

    ResponderEliminar
  7. hola guapa, una reflexión muy buena, sin duda, la verdad es que la vida es asi cosas buenas y cosas malas y debemos saber asumirlas y como afrontarlas, hay dias que ya ves que van a ser malos y hay que llevarlos lo mejor posible o intentar cambiarlos a mejor.

    ResponderEliminar
  8. Hola! Me encanta tu forma de expresión y escribir, además logras que mi mente se cree ca situación en una escenografía absoluta! No podría ser todo perfecto y eso lo debemos aceptar desde nuestro interior! Cada meta que logramos es un camino más corto hacia la felicidad

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa, pues como siempre me encanta la sinceridad de tus entradas, ya sea para contarnos sobre un producto como para reflexionar sobre la vida y la exposicion a las redes, es verdad que parece que uno deba tener sus redes enfocadas a todo es maravilloso o la vida es una mierda, sin terminos medios que en el fondo es la vida misma! besos

    ResponderEliminar
  10. Hola guapa! Me ha encantado el post y creo que deberíamos hacer más post sobre ello porque no todo es perfecto y a veces viendo fotos o leyendo incluso nos parece que hay vidas perfectas y eso no existe, todos tenemos días malos y tenemos derecho a mostrarlo pero que no nos vendan pociones mágicas y menos sacar dinero de ello porque esas pócimas no existen, esa es mi opinión.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Totalmente de acuerdo contigo. Todos tenemos malos días y con todo el derecho del mundo. Además, sin los momentos de bajón no valoraríamos los buenos tal y como se merecen. Pero si que tienes razón en que parece que todo lo que nos rodea tenga que ser feliz y perfecto cuando no es así. Y en el tema de redes...Qué te voy a contar...Creo que hay gente que vive mucho de la apariencia y no se puede creer todo lo que se ve y esto creo que va a más y no se hasta que punto es bueno para nosotros como sociedad, pero es lo que hay.

    ResponderEliminar
  12. Pues hace varios días que paso por momentos así, días de mierda que le llaman pero yo trato que eso no me afecte en todos aspectos, quizás porque separo las cosas, te digo una cosa a mi los mensajes motivadores o las vidas de ensueño no me afectan al punto de que me pongan de mal humor o querer quedarme en la comparación, lo que pongo en mi instagram por ejemplo es solo una parte de mi vida, pero problemas y situaciones las vivo a diario, pero eso no se me antoja contarlo o lo hago con personas en quienes más confío, a veces una que otra cosa cuento en mi blog, tal vez en mi ultimo post de año que es un poco más reflexivo me anime a contar lo bueno, lo malo lo feo de este 2019 trata de que esto no te afecte por mucho rato,porque como dice un dicho, en todos lados se cuecen habas.

    ResponderEliminar
  13. Hola guapa! Estoy totalmente de acuerdo contigo, todos tenemos de vez en cuando malos días y como tu bien dices vivimos en una sociedad en la que debemos estar siempre felices y en cuanto tenemos un día malo ya nos tildan de que tenemos mal humor, tenemos derecho a tener un mal día y mostrarlo. Buen post, muy reflexivo, me ha gustado mucho. Un beso

    ResponderEliminar
  14. Hola wapa! Por supuesto que todas tenemos malos días pero siempre intentamos publicar nuestros buenos momentos para olvidar los malos y quedarnos con los bueno, o yo por lo menos hago eso, intento quedarme con todo lo bueno de mi día a día, que siempre pesa más sobre lo malo.
    Bssss

    ResponderEliminar
  15. Llevo una temporada con muchos días de esos malos y siento muchas veces que no puedo expresarme con mi círculo de confianza, es como tu dices como si no tuviéramos derecho a tener un día malo.
    Obligados socialmente a aparentar felicidad, aunque la verdad yo si tengo un mal día se me suele notar aunque como digo con palabras en mis "amigos" no me puedo apoyar

    ResponderEliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!