lunes, 13 de octubre de 2014

Consejos Insomnio NIÑ@S PEQUEÑ@S

Pasada la fase de bebés, los padres esperan que en la fase en que los niños son pequeños les cuesta menos dormir. ¡Pobres ilusos! Aunque penséis que la cosa no puede ir a peor que en la fase de sus primeros meses, hay niños pequeños que tampoco duermen o les cuesta hacerlo.


Consejos Insomnio NIÑ@S PEQUEÑ@S

Aunque cueste de creer, cuando tu bebé cumple dos años, ha pasado más tiempo dormido que despierto. Como habéis visto anteriormente, en el post "principal" (Insomnio: esa maldita tortura), los niños pequeños necesitan unas 12-14 horas de sueño al día, incluyendo las siestas. No os alarméis si vuestro hijo acaba con la rutina de dos siestas alrededor de los 18 meses, no es raro que los niños pasen de dos siestas a una. Y eso es positivo, ya que reducir sus siestas a la mitad significa que el sueño de por la noche tiene prioridad.

Como en los bebés, mantener una rutina corta y sencilla antes de ir a dormir les ayudará a conciliar el sueño. Nada de shows interminables con varios actos. Ponerse el pijama y leerle un cuento es una buena opción, eso sí, que no dure más de unos 15 minutos, sino, empezará el show fijo.

Toma el control y establece una hora temprana para irse a la cama. Pensad que los niñ@s no miran el reloj para controlar la hora que es, ell@s simplemente están esperando que alguien les diga que tienen que irse a dormir.

También a ellos como en los bebés, un baño caliente antes de irse a dormir les ayudará a relajarse. Igual que en el caso anterior, podéis usar unas gotas de aceites esenciales tales como la lavanda o jazmín para ayudar a que se vayan a la cama relajados.

Controlad la temperatura del ambiente. Si es invierno bajad la temperatura del termostato una hora antes de irse a dormir. Pensad que está muy bien tener durante el día una temperatura ambiente de unos 22 centígrados, pero la temperatura ideal para dormir está entre 16 y 21 grados. Esto se debe a que el sueño llega con un descenso de la temperatura del cuerpo, por ello el baño antes de dormir os ayudará a dormir a vuestro hij@. Éste lo dejará calentito y cómodo, y luego la temperatura más fría de la habitación, hace que su temperatura corporal baje por lo que le provocará el sueño.

Una rutina antes de dormir, pero una también para despertarse, y la última es igual de importante que la primera. Así que despierta a tu hij@ a la misma hora, más o menos, todos los días. Como mucho, los fines de semana, dejadlos dormir 30 minutos más. Si los dejáis dormir hasta tarde hacéis que se altere su rutina, y es como hacerles que vivan en dos franjas horarias, y eso produce que tengan una especie de "jetlag" permanente entre los fines de semana y los días lectivos.

Consejos Insomnio NIÑ@S PEQUEÑ@S

Aplicar un preparado de lavanda en su habitación. La lavanda tiene muchas cualidades relajantes, y hacen que sea un magnífico sedante natural. Eso sí, las disoluciones de lavanda tienen que ser bajas y aplicarlas con vaporizadores. Vamos que no es plan de empapar toda la habitación. Este tipo de sprays para dormir tienen un gran valor terapéutico. Además, podéis hacer partícipes a los peques, haciendo que os ayuden a preparar la solución y aplicarla, como parte de su rutina, ell@s lo pueden tomar como un juego y les dará seguridad a los que tienen miedo a irse a la cama. Por ejemplo: dejadles que escojan el frasco dónde poner el preparado, poner una etiqueta poniendo "repelente de monstruos" (para esos peques que tengan miedo a ellos y les cueste irse a la cama). No sé, imaginación al poder.

Os dejo una receta para hacer un preparado de este tipo. Claro está que hay muchas, pongo sólo una porque sino veo que no vais a llegar a la mitad del post cansad@s de lo que me enrollo.

Preparado de Lavanda: En un frasco de cristal (que no sea de plástico, ya que los aceites esenciales degradan el plástico), añade 12 gotas de esencia de manzanilla, 12 gotas de aceite esencial de lavanda y 8 gotas de aceite esencial de naranja. Pon un chorrito de alcohol de romero para diluir los aceites, y unos 500 ml de agua. Lo agitáis bien antes de usar y listos.

También los adultos podemos temer a los monstruos después de un día de mucho estrés, así que también nos merecemos poder usar el spray anti monstruos. ^_^

Que los peques tomen un vaso de leche caliente antes de irse a dormir, como los bebés también les ayudará, y si añades miel, mucho mejor.

También existen plantas que les ayudarán a dormir, como la tila o el tilo, la manzanilla, la valeriana, entre otras, pero si son muy pequeños antes comentadlo con su médico. Vale que son remedios totalmente naturales, pero tenemos que pensar que los peques tienen un metabolismo diferente a los adultos.

Espero que vuestr@s angelit@s con estos pequeños consejos, puedan dormir y descansar durante toooooda la noche.

¡Un saludo maj@s!

2 comentarios:

  1. Lo de la lavanda me gusta,jajajja,besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje La lavanda suele ser una de las plantas "fetiche" para poder relajarnos. A mi tb me encata ^_^ Besos guapa

      Eliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!