domingo, 5 de octubre de 2014

LATIGAZO CERVICAL: "pon freno al dolor"

Según estudios recientes, se calcula que en España hay aproximadamente más de 250.000 personas que padecen de este tipo de traumatismo. La verdad que una cifra bastante alarmante si tenemos en cuenta que la mayoría de ellos son producidos por accidentes de tráfico.

LATIGAZO CERVICAL: "pon freno al dolor"

Normalmente se producen por la típica situación en que estás parad@ dentro del coche, en un semáforo, haciendo un stop, etc, y por detrás o lateralmente un coche te da un golpe. También puede ser fruto de una colisión con un coche por delante, es decir, que tu coche impacte con otro por delante, o después de una frenada brusca.

Aunque existen también otros tipos de accidentes que pueden ocasionarte sufrir un latigazo cervical, como puede ser un accidente de moto, un atropello peatonal o un accidente de buceo, entre muchos otros.

Así que después de valorar que es un tipo de dolencia lo bastante importante para tener en cuenta, que con eso no quiero decir que los otros posts que hago no son de igual importancia, y a petición de una lectora, he decidido hacer este post. Espero que os sirva de ayuda.

El latigazo cervical o esguince cervical es una lesión producida por la hiperextensión brusca del cuello seguida de una flexión, para que me entendáis, es una fuerte flexión forzada del cuello, primero hacia delante y después hacia atrás o viceversa.

Este tipo de traumatismo produce lesiones de los ligamentos del cuello, discos, musculatura, nervios, tendones y a veces también lesiones óseas.

Los síntomas más comunes son la rigidez y el dolor del cuello, con una limitación de la movilidad de éste por dolor y a veces puede irradiarse a la región occipital, hombros y región interescapular, En algunos casos también puede aparecer dolor de cabeza, hormigueos en los brazos y manos, zumbidos en los oídos, visión borrosa, y suponernos problemas de concentración o memoria, irritabilidad, cansancio e insomnio. Y en los casos más graves disminución de reflejos y disminución o déficit sensorial. Por lo que siempre es preciso descartar la existencia de fractura o luxaciones.

Aunque no os asustéis, no siempre aparecen todos estos síntomas, y debemos tener en cuenta que estos síntomas también pueden ser fruto de otras condiciones y problemas médicos, así que es esencial que un profesional médico sea quién os haga el diagnóstico.

Dichos síntomas suelen aparecer a las 24 o 48 horas del traumatismo.


Es básico que tengamos una conducta correcta a seguir para así no desarrollar, en un futuro, un cuadro de dolor crónico o estrés postraumático de "la mano" de sentimientos negativos como por ejemplo una depresión. Sí, aunque os pueda resultar raro, un desarrollo hacia la cronicidad de dicho traumatismo, puede afectarnos de un modo psicológico.

Así que, os presento los pasos básicos y correctos encaminados para una buena recuperación.

Lo primero, y muy importante, es que los sanitarios de urgencias hagan una valoración para poder descartar lesiones óseas asociadas. Una vez descartadas, lo más importante, desde mi punto de vista y experiencia, es "desdramatizar" el accidente, es decir, proseguir con una vida normal siempre respetando tus limitaciones iniciales y tratamientos, para así poder evitar miedos posteriores. Por lo general los profesionales sanitarios a priori dan al accidentado una información alarmista que hace que el paciente acreciente su miedo, como por ejemplo algunas "perlas" que suelen solar son: "no te muevas bajo ningún concepto", "el cuello es una zona súper delicada", "tus cervicales son muy frágiles..", etc. 

A ver, no me mal interpretéis tampoco, obvio que un latigazo cervical no es "moco de pavo" y que debemos siempre tratarlo con seriedad y dándole toda la importancia que se merece. Pero a lo que me refiero es que suelen "meter el miedo" en el cuerpo, y eso obstaculiza a que el paciente pueda recuperarse de un modo normal y óptimo. Pensad que la recuperación sin predisposición y con una actitud negativa sirve de bien poco, y os lo digo por experiencia , el paciente tiende a "cerrarse" por un temor al dolor, y ello sólo hará que la rehabilitación sea incompleta. Vamos que si no nos metemos en la mente que queremos recuperarmos y que sí, hay dolor, pero que puede remediarse dejando a parte la gravedad del asunto, este dolor no desaparecerá nunca. Debo y quiero puntualizar, que hay casos en que este dolor es crónico y es obvio que hay que prestarle toda la atención necesaria, pero siempre sin miedos y con una actitud positiva.

En la mayoría de veces se pone un collarín en urgencias, que no digo que esté mal, pero tenemos que no abusar de él, y llevarlo como mucho entre 3 y 7 días. ¿Por qué os digo esto? Un abuso de éste, además de una compresión excesiva, puede producir molestias a nivel de la glotis que se agravan durante el movimiento de extensión. Así que el tiempo de utilización debe estar siempre prescrito por el médico. 

Dicho esto, lo que se debe hacer es empezar la rehabilitación precoz con un profesional, vamos un fisioterapeuta, que conozca bien el mecanismo del dolor para así evitar lo que conocemos los profesionales como las yellow tags y la posible perpetuación de la lesión.

Y os diréis...¿qué diantre es eso de las yellow tags? Pues usamos ese nombre, para agrupar los obstáculos que se pueden encontrar durante la recuperación y que los profesionales debemos revertir para ayudaros para que podáis "subir paso a paso los peldaños para vuestra total recuperación".

Latigazo cervical: "pon freno al dolor"

Entre los más usuales encontramos:
  • La creencia o convicción social o individual que el dolor que padecéis es invalidante, lo que se debe muchas veces por lo que os he comentado antes, los mensajes de alarma que a veces dan en urgencias después de este tipo de accidentes.
  • Tener una mala experiencia en rehabilitación antes de esta lesión.
  • La actitud que puede llegar a adoptarse después del accidente, como puede ser la tristeza, desánimo, ira, desesperanza, preocupación, etc, que nunca os van a favorecer. Tenéis que mantener una actitud positiva en todo momento y no dar más vueltas al accidente para no tener secuelas traumáticas.
  • Las ansias, las prisas por querer recuperaros en un "plis plas". No debéis pensar que cuando os quiten el collarín ya podréis hacer las mismas actividades que hacíais a priori, seguro que las harás, no te quepa la menor duda, pero deja que tu cuerpo se recupere y repare tu tensión muscular. Tenéis que tener un poco de paciencia y guardar estas prisas y ansias dentro de un armario, en el fondo ¡eh!
  • Nada de tener un papel pasivo en la rehabilitación, esto sólo ayudará a aumentar el dolor y la rigidez, implícate en la rehabilitación. Vamos, que no vayas a la rehabilitación con una actitud "el fisio ya me hará lo que necesite"... que claro que lo hará, pero tú debes ser partícipe de ello. No se si me explico.
  • El temor al movimiento hará que tus neuronas aún tengan más miedo y eso jugará un papel en contra de la rehabilitación.
  • Preocupaciones, problemas laborares, etc., son otro componente que no favorece para nada a la rehabilitación, en cambio, un entorno familiar positivo sí que favorece, y mucho.
No os quejaréis eh, os enseño unas palabrejas la mar de "chulas" , jajajaja.

Llegado a este punto, os preguntaréis que camino debéis de seguir junto a vuestro fisioterapeuta.

Lo primero y esencial es perder el miedo al movimiento. Duele, lo sé, pero según vuestra tolerancia al dolor y con mucha seguridad mueve la cabeza y espalda suavemente, tampoco te pongas en plan "fan de un concierto de heavy". Quita la importancia al accidente, aprende a conocer cómo funciona el mecanismo de dolor para así evitar secuelas y hacer que el tiempo siempre esté a tu favor. Debéis pensar que vuestras neuronas tienen miedo debido al accidente, y es normal, y al moveros les estás diciendo que el peligro ya pasó, de este modo las redes neuronales irán proyectando cada vez menos síntomas como dolor en tu cuello o cabeza, nauseas, vértigo, etc.

Aunque no he hablado de ello aún, no abuséis de los fármacos, aguantad el tirón un poco y utilizad el arsenal farmacológico tan maravilloso que hay en nuestro cerebro, que son las endorfinas (antiinflamatorios propios del cuerpo). Para ello, para daros un chute de ellas, relajaos a través de la respiración y en ambientes confortables. Dedicad a respirar 10 minutos diarios por la barriga, de un modo profundo y lento, esto os ayudará. 

Realizar ejercicios progresivos dirigidos para que tus neuronas se percaten de que tu maravillosa espalda sigue siendo una estructura robusta y que no se desmoronará con el movimiento

Reeduca tus transferencias con una salud postural coherente, sobretodo evitad, al menos al principio, las posturas estáticas (sin movimiento) y los sobreesfuerzos.

Realizar ejercicio aeróbico en progresión cuando el dolor empiece a disminuir, éste también ayuda a liberar endorfinas.

A medida que vayáis mejorando, volved a conducir para evitar que esto se convierta en una fobia. Los miedos siempre se deben afrontar, y nunca huir de ellos. Os aconsejo que cuando retoméis la costumbre, no os olvidéis de poneros el cinturón de seguridad, inclinar hacia adelante el reposacabezas de tu asiento para que la parte de arriba de éste coincida con la parte superior de la cabeza.

Es obvio que sería contraproducente por mi parte deciros algo sin saber la gravedad y la situación en la que os encontréis después de sufrir este tipo de lesiones, así que siempre haced caso a lo que os aconseje vuestro fisioterapeuta, ya que él/ella, conoce bien vuestro historial clínico y el grado de la lesión.

Cuando suceden este tipo de lesiones, los profesionales os valorarán y tras una inicial exploración, realizarán una radiografía de la columna cervical que descarte las posibles lesiones óseas. Lo más obvio es que se aplique un tratamiento sintomático para aliviar el dolor y la contractura, con analgésicos y antiinflamatorios, y si fuese preciso, la utilización de relajantes musculares, durante un mínimo periodo de tiempo.

Ya os he mencionado lo que pienso sobre el collarín cervical usado de un modo abusivo, así que por mi parte solamente la indico en casos muy sintomáticos, ya que su uso prolongado, como bien os he dicho y perdón por ser pesada, pueden prolongar el tiempo de la recuperación.

Se recomendará reposo relativo y en determinados casos se os "enviará" a que os pongáis en manos de profesionales, vamos en manos de fisioterapeutas, con el objetivo de disminuir el tiempo de incapacidad y evitar las complicaciones y secuelas.

Este es procedimiento y tratamiento convencional que se suele llevar a cabo, pero ya sabéis que, me encantan las alternativas más naturales, al menos usadas como complementos al tratamiento, que siempre debéis realizar bajo supervisión médica,

Así que os dejo algún "remedio casero" para combatir esos dichosos dolores cervicales.

Infusión de matricaria, vamos lo que conocemos como manzanilla o camomila. Verter una cucharada de ésta en una taza de agua hirviendo. Tapar y dejar que se haga la infusión. La dejáis reposar un poco, ya que no es plan que os queméis los "morritos". Tomar dos tazas al día hasta que el dolor ceda, o no, ya que como bien sabéis la manzanilla es un tipo de infusión con múltiples beneficios para nuestro cuerpo. Además, en este caso, también os ayudará a combatir las jaquecas o migrañas y ayudará a relajaros.

Infusión de jengibre y ortiga. Herbir durante unos 5 minutitos 1 cucharada de raíz de jengibre y una cucharada de ortiga en una taza de agua. Retirar del fuego, dejar que se enfríe un poco y colar. También podéis tomarla dos veces al día, además este remedio tiene un alto poder anti-inflamatorio.

Latigazo cervical: "pon freno al dolor"

Piña: La enzima bromelina de esta fruta contiene propiedades antiinflamtorias para así poder reducir el dolor muscular. Consumir a diario una rebanada de ésta, nos ayudará en este proceso.

Compresas con infusión de verbena. La verbena es una tisana para la digestión, pero también alivia las jaquecas y las tensiones nerviosas. El procedimiento se basa en hervir durante unos 15 minutos 1 puñado de estas hojas en un litro de agua. Retirar del fuego y dejar que se enfríe. Mojar un paño o compresas con esta decocción, y aplicarlo sobre la zona cervical. Tiene efectos sedantes.

Aplicar frío/calor. Aplicarse frío las primeras 24 horas si hay dolor e inflamación. Pasado este tiempo, aplicar calor para poder mejorar la contractura. El calor no debe ser aplicado más de 20 minutos y para poder aplicarlo de nuevo tenéis que esperar unos 40 minutos.

Aceite esencial de romero. Masajear muy suavemente la zona con unas 10 gotas de este aceite, que es un potente relajante muscular, mezcladas con dos cucharadas de aceite de oliva o de almendras dulces.

Arcilla verde: Preparar una pasta con arcilla verde (recordad nunca uséis recipientes o utensilios metálicos ya que éstos hacen que la arcilla pierda propiedades), y aplicarla con una compresa o directamente en la zona dolorida. Dejar hasta que se seque, y retirar con agua tibia. Este remedio además es muy eficaz en casos de dolores producidos por la artrosis.

Pequeñas presiones sobre el cuello. Apoyáis los dedos de cada mano, menos el pulgar, a los lados del cuello, presionad muy suavemente con movimientos circulares. Seguid hacia la zona de la base del cuello, osea, hacia abajo. Después hacer el mismo recorrido pellizcando suavemente con el pulgar y el índice. Acto seguido poner los 4 dedos (menos el pulgar) en los laterales del cuello y dar giros amplios y sin presionar mucho la zona. Por último, frotar de un modo alternativo con las dos manos a la vértebra situada en la base del cuello. Este tipo de masajes los podéis realizar a primer y última hora del día. Recordad de no presionar mucho y de consultar con vuestro fisioterapeuta si son aptos estos ejercicios para vuestro tipo de traumatismo, aunque en principio os digo que sí, no está de más que lo consultéis.

Muchas terapias no tradicionales también os pueden ayudar a tratar este tipo de dolor, como la acupuntura o acudir a un quiropráctico. Ambos tipos de terapias os pueden ayudar si padecéis de latigazo cervical. Como también practicar técnicas de relajación.

Ya por último, lo prometo, unos últimos consejos para nuestro día a día.

Usar una almohada ortopédica o de plumas en lugar de una de espuma sólida. Recordad que una buena almohada se debe adaptar al contorno de vuestro cuello y no debe nunca dejarlo sin apoyo. Además es aconsejable dormir en posición fetal, de lado y con las piernas flexionadas, esto hará que nuestras vértebras de "abran" disminuyendo así la presión entre ellas. También os recuerdo que está sumamente contraindicado dormir de boca abajo.

Por una temporada chicas, dejad los tacones altos para ocasiones especiales. Éstos desalinean la espina dorsal y provocan que se impulse el cuello hacia adelante.

Nada de cargar con bolsos o mochilas colgando del hombro, ya que esto tensiona el cuello y también la espalda. En su lugar optar por mochilas o maletas con ruedas cuando lo que hayáis de transportar sea de un peso considerable.

Intentar inclinar la cabeza un poco hacia atrás. Cuando tenemos dolor de cuello tendimos a inclinar la cabeza hacia adelante, y eso aumenta ese dolor. La solución es acercar el material que deseamos leer e inclinar la silla de tal modo que la cabeza se sostenga en el respaldo de ésta.

Colocar la pantalla del ordenador a nivel de la vista y en una distancia prudencial. Para saber la disposición correcta de nuestra pantalla de ordenador es la siguiente: sentad@s de un modo erguido, nuestra vista debe tener en frente la pantalla del ordenador y como máximo  permitir una inclinacón de nuestro campo de visión de unos 45º. Si tenéis la pantalla muy baja, colocad un atril debajo de ésta. La distancia correcta de la pantalla hasta nosotros es "lo largo de nuestro brazo". Para que me entendáis, estando sentad@s de un modo correcto frente al ordenador, estirad el brazo con el puño cerrado, hasta que toque la pantalla, esa distancia es la indicada para que os situéis frente a la pantalla de vuestro ordenador.

Evitad bajar vuestra cabeza durante mucho tiempo seguido, ya que eso hará que la musculatura de vuestro cuello "se fuerce". Id cambiando de posición con frecuencia para evitar la rigidez del cuello.

No sujetar el teléfono con el hombro mientras habláis. Todos en algún momento para tener las manos libres lo hemos hecho, por ejemplo para tomar notas de lo que nos están diciendo por el teléfono. Si os encontráis en esta situación, poned el manos libres o usad un audífono para vuestro teléfono así evitaréis el dolor y la rigidez del cuello que supone sujetarlo con el hombro.

Podéis practicar ejercicios para fortalecer la musculatura del cuello (siempre antes consultadlo con vuestro fisio). Para no enrollarme mucho, que tengo la manía de hacerlo me da a mi.... os dejo un vídeo de un portal de fisioterapia "Fisioterapia para ti", así podréis ver de un modo visual algunos de los ejercicios que podréis practicar en casa.




Si habéis intentado varios de los remedios caseros, pero el dolor sigue presente después de varios días, mi consejo es que acudáis de inmediato a vuestro médico para hacer una nueva valoración si es preciso.

Antes de terminar el post, y siento sí soy extremadamente pesada, recordaros que es básico que consultéis cualquier tipo de duda a vuestro fisioterapeuta o médico, ya que ellos saben el tipo de lesión que padecéis y los pasos pertinentes a seguir para mejorar vuestra salud, como también descartar la aparición de posibles otras enfermedades que no tengan nada que ver con el latigazo cervical. No obstante, los consejos que os doy son totalmente compatibles con un proceso de rehabilitación convencional con vuestro fisioterapeuta.

Una vez más sólo me queda deciros, que espero que el post os sirva de ayuda y que si queréis comentarme algo o consultarme, aquí estoy.

¡Un saludo maj@s!

18 comentarios:

  1. Por suerte nunca he tenido uno pero está bien saber estas cosas y sobre todo los consejos,besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro corazón, un dolor de cervicales...."es una caca de la vaca pero de esas enormes" jajajajaja
      Así me gusta, que aunque no hayas padecido te apuntes los conejos
      Besos guapa

      Eliminar
  2. ¡Hola Carolina!
    La verdad que la espalda y el cuello como no los cuides bien, traen de cabeza a cualquiera. A mí se me carga la espalda con una velocidad espasmosa, y ando cada 3 meses yendo al fisioterapeuta. Porque entre exámenes, estudios y que tengo que estar en el ordenador para hacer la mayor parte de las tareas, no consigo que mi espalda se recupere. Y se me formas unas contracturas desde la nuca hasta la zona lumbar que el fisio alucina conmigo... ¡Qué ganas de terminar de estudiar y poder relajar la espalda tanto como pueda antes de empezar a trabajar!
    Es muy buen post y tendré cuidado de no agravar más mi espalda :)
    Te he nominado a un premio en mi blog, ¡¡pásate a por él cuando quieras!!
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ai pobre, me recuerdas a alguién... ¡a mí! jajajaa También se me suele cargar la espalda de lo lindo, aunque no sea por estudiar...jejejeje Si te se carga mucho la espalda te aconsejo algún deporte de poco impacto, como la natación, ésta hace que trabajemos casi toda la musculatura del cuerpo sin "sufrir".
      ¡Uo un premio! Jajajajaja Madre mía muchas gracias, me paso en nada
      Besos guapa

      Eliminar
    2. Si ya me habían dicho de ir a natación o a nadar simplemente sin necesidad de deporte de equipo o entrenador, pero al final lo voy dejando y... Nada más mi gata que yo, jajaja. A ver si el año que viene que sólo tengo optativas puedo hacer natación con regularidad, que este año es el último empujón de obligatorias :D. ¡Por cierto! Te aconsejo que vayas a encargar un súper vestido de gala maravillosísimo porque te he nominado a otro premio ^^ porque ¡tu blog sí que mola! :)
      ¡Un besazo!

      Eliminar
    3. Esta mujer me va a matar, bueno va a matar a mi targeta...en números rojos con tanto shoping para recibir los premios jajajajajajaja Bromas a parte, muchas gracias ricura. Tu si que molas! MUACKS

      Eliminar
  3. Madre mía Carol, muchas gracias por el super post!! hay cosas que ya las controlaba porque mis problemas de espalda son desde hace años, pero hay otras tantas cosas que no tenía ni idea... como algunos remedios caseros, lo de la piña, por ejemplo! Voy a empezar con alguna infusión, los ejercicios de relajación y lo del calor que ya lo estoy haciendo. Ya me he buscado un fisio y le comentaré lo del masaje porque lo acabo de probar mientras leía (he sido muy suave) y parece que alivia.... Y tienes razón, no hay que tener ningún miedo, sólo cuidarse y seguir haciendo nuestra vida. Gracias de nuevo por toda la información que compartes con nosotr@s. Un besito muy grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa. Es un placer de verdad, para eso hice el blog ^_^ Bien por lo del masaje suave, y súper bien lo de comentarselo. Las cosas que os he citado en el post, como os he dicho, son totalmente compatibles con un tratamiento de rehabilitación convencional, pero es fundamental saber cual es el nivel de lesión que se tiene, por ello os he aconsejado tantas veces que lo mejor es comentarlo al profesional que os trata para así poder llegar a encontrar las mejores pautas para una completa rehabilitación en cada caso. Claro que sí, el miedo al fondo de un armario :P
      Besos enoormes y ya sabes dónde estoy para lo que sea ;)

      Eliminar
  4. me ha encantado los remedios caseros, carol!!!! yo sufro mucho de la espalda, desde el cuello hasta el culete (jijiji) por mi trabajo. al ser maestra de niños pequeñitos tengo que estar doblada todo el santo dia y mi espalda sufre muchisimo... :(
    me apunto tus consejos!!
    muy buen post ;)
    mil besitos princesa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias tocaya, me alegra que te haya gustado, pero aun me alegra más si te sirven ^_^ Ya haré más posts sobre la espalda, que de eso puedo hablar en primera persona....u.u
      Besos ricura

      Eliminar
  5. Hace poco empecé con dolores de cuello y mareos, del trabajo supongo, y el pilates dos veces en semana me ha venido genial. Gracias por estos consejos :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola guapa. Practicar ese tipo de deporte que además de ejercitar nuestro cuerpo ayudan a relajarnos de un modo psíquico van genial para los latigazos cervicales y cervicalgias de todo tipo. Por no decir que van bien para todo... jajajaja
      De nada corazón . Besos

      Eliminar
  6. Los dolores de espalda son muy delicados, y se pasa bastante mal, así que no vendrán mal estos consejitos... :)
    ¡Un besazo!

    http://redheadwithstyle.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola guapa! Ya ves si se pasa mal.... u.u Pero bueno, lo que tenemos que hacer es cuidarla antes, durante y después de haber sufrido un episodio doloroso de este tipo, por ejemplo. Ya os haré más posts sobre la espalda que tengo un "master" sobre ella jajajaja (me río por no llorar)
      Gracias por comentar. besos

      Eliminar
  7. Querida, ya sabes que me encanta tu blog, así que te he dejado un premio, pásate para buscarlo! http://myecobeauty.blogspot.com.es/2014/10/nuevo-premio-one-lovely-award.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo que confesar...que ya lo he visto jajajaja Pero como estaba con el telf no se pq no me deja comentar ¬¬. En nada lo recojo. Gracias guapa!

      Eliminar
  8. hola guapa!!!un post muy útil para mí!!!he conocido tu blog a través de blogueras made in spain y me quedo por aquí. espero que te guste también mi blog. besines!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola cielo. BIenvenida ^_^j ejejeje OBvio que yo tb te sigo, en nada me pongo a cotillear tu blog :P Besos corazón MUACKS

      Eliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!