viernes, 3 de abril de 2015

FRESA

En el post de hoy os hablo de la fresa, el rubí de las frutas, la cual en occidente es considerada la reina de las frutas.

FRESA

Tod@s seguro que la conocemos por su color rojo brillante, su fragancia y por poderse consumir cruda, en compota, mermelada... Pero ¿sabemos realmente todas las propiedades que contiene esta fruta?

Además de ser un alimento con múltiples nutrientes para nuestro organismo, también puede ser empleada con fines medicinales que nos ayudan a preservar la salud.

Llamamos fresa comúnmente, al fruto comestible de una planta herbácea vivaz de pequeño tamaño de la familia de las rosáceas.

También denominada fresilla, por su diminuto tamaño, o fresón en su variedad más grande que, proviene de dos especies americanas que se mezclaron a su llegada a Europa. 

Su origen como fruto silvestre lo encontramos en las laderas montañosas de los Alpes, pero hoy en día, las comercializadas, son de procedencia de cultivos intensivos que con la ayuda de invernaderos consiguen que podamos consumirla todo el año. Aunque personalmente, siempre es más aconsejable consumirla en "su temporada".

Es un fruto de escaso tamaño, de forma cónica o redondeada y de un color rojo brillante. Su pulpa es mantecosa y frágil, ya que se deshace a la más mínima presión y de un sabor intensamente dulce en su estado de plena madurez. Pero lo que más caracteriza a la fresa es su aroma intenso.

Existen muchos tipos de variedades en el planeta, más de dos mil,  pero en el mercado español predomina la llamada "reina de los valles".
Si os apetece, vamos a ver algunas de sus propiedades más significativas.

Las fresas son frutas que aportan muy pocas calorías, además su consumo ayuda a nutrirnos e hidratarnos, ya que su componente más abundante es el agua, seguida por los hidratos de carbono (frucosa, glucosa y xinitol)

También podemos destacar de ella su gran aporte de fibra, lo cual nos ayuda a mejorar el tránsito intestinal.

Son ricas en vitamina C y otros antioxidantes, como la vitamina E y los flavonoides, que retrasan el envejecimiento y combaten los radicales libres y las infecciones, entre otros.

La vitamina C, en especial, interviene en la formación de colágeno, huesos y dientes, glóbulo rojos y favorece la absorción de hierro de los alimentos y la resistencia, como ya os he comentado, a las infecciones.

Es una fuente de ácido cítrico, de acción desinfectante y alcalinizadora de la orina, que además ayuda a potenciar la acción de la vitamina C.

Su contenido de ácido salicílico (sí, como la aspirina), tiene un efecto antiinflamatorio y anticoagulante en nuestro organismo.

Aunque en menor proporción, contiene vitamina E que interviene en el proceso de estabilización de las células sanguíneas y la fertilidad.

FRESA

Poseen también, un gran contenido en potasio y bajo en sodio, lo que favorece la eliminación de líquidos, por lo que son muy recomendables para personas que padecen gota, hiperuricemia, hipertensión, artrosis,  retención de líquidos u obesidad., entre otros, por su efecto diurético y desintoxicante de la sangre. Además el potasio es necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso, para la actividad normal de la musculatura e interviene activamente en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

Los ponifenoles que contienen las fresas nos protegen ante enfermedades cardiovasculares.

Por su contenido en ácido fólico están especialmente recomendadas durante el embarazo, para evitar defectos congénitos, e interviene en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.

Las fresas producen una acción astringente, por lo que son muy beneficiosas para personas que sufren de diarreas.

Es una de las frutas más recomendada para los diabéticos, ya que sólo contienen un 10% de carbohidratos.

Gracias a sus propiedades antibacterianas nos ayuda a prevenir las caries y el sarro, para poder gozar de una boca sana. Además ayuda a prevenir y eliminar las llagas y heridas bucales, y también la gingivitis.

Su uso tópico, puede ayudarnos a eliminar el acné, impurezas, poros abiertos, manchas, líneas finas de expresión y darnos luminosidad a la piel.

Pero vamos por partes, si os parece, y antes de citaros algunos de los remedios naturales, os voy a puntualizar algunos de los beneficios de comer fresas, en casos específicos.

Para la vista, gracias a sus propiedades antioxidantes, nos ayudan a prevenir la vista nublada y las cataratas, ayudando a su vez al fortalecimiento de la córnea del ojo y de la retina.

Para la piel, nos ayuda en la producción del colágeno, que a su vez ayuda a mejorar la elasticidad y la resistencia de ésta.

En enfermedades cardíacas, al contener, ácido elágico y flavonoides, nos ayudan a reducir el nivel de colesterol malo y nos disminuye las probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares

Para la inflamación, gracias a su contenido en antioxidantes y fotoquímicos, nos ayudan a reducir los procesos de inflamaciones de las articulaciones.

Nos ayudan en la digestión, ya que su contenido en fibra previene el estreñimiento, la inflamación del intestino y ayuda a luchar contra la diabetes de tipo 2.

Para mujeres embarazadas, las fresas son una potente fuente de folato, necesario para las primeras etapas del embarazo para el buen desarrollo del cerebro, cráneo y médula del bebé. Además, como ya os he comentado en las propiedades, su contenido en ácido fólico ayuda a prevenir de malformaciones congénitas.

Pero, teniendo presente todas las propiedades que os he citado, ya os podéis hacer una idea que los beneficios de comer fresas se extienden mucho más de estas pequeñas puntualizaciones que os he hecho.

Ahora que tenemos más que claro, que consumir fresas nos aportan múltiples beneficios gracias a sus diversas propiedades, vamos a ver algunos de los remedios naturales que podéis probar en casa.

Indigestión

Podéis realizaros una infusión de hojas de fresa para evitar las indigestiones. Para ello, debéis hervir una cucharada de hojas bien lavadas de fresas en agua durante unos 5 minutos, y consumir cuando esté templada. Tomar después de las comidas.

Amigdalitis

Realizar una infusión con unos 3 gramos de hojas de fresas, siguiendo el proceso anterior (introducir en agua hirviendo durante 5 minutos). Una vez la hayáis dejado reposar, realizar gárgaras varias veces al día.

Reumatismo

Hacerse batidos de fresas nis ayudaran para paliar este mal. Para ello, deberéis seleccionas unas 4 fresas bien grandes o unas 7 si son pequeñas, lavarla bien, e introducir 2 vasos de agua o leche (al gusto) y licuar durante 5 minutos. Debéis tomarlo una vez al día (preferiblemente por la mañana).

FRESA

Quemaduras solares

Para las quemaduras solares, debemos machacar fresas con suero de leche hasta obtener una crema que nos ayudará a eliminar los enrojecimientos y a mitigar los escozores provocados por el exceso de los rayos solares. Aplicar una vez al día.

Mascarilla para el acné

Para realizarnos una mascarilla contra el acné limpiaremos unas 3 fresas y las machacamos con ayuda de un tenedor hasta convertirlas en puré. En otro recipiente separaremos la yema de la clara de un huevo y mezclaremos la clara con el puré de fresas, y agregaremos un poco de miel. Lo removemos bien hasta conseguir una pasta homogénea.

Aplicar sobre el rostro limpio, sin cubrir los labios y los ojos, y la dejaremos actuar durante unos 20 minutos aproximadamente. Pasados estos minutos, lo retiraremos con abundante agua tibia y nos secaremos con una toalla dando pequeños toques. Para finalizar, nos aplicaremos una crema hidratante (la que utilicéis normalmente).

Las mascarillas para el acné elaboradas con fresas son muy efectivas por lo que os he comentado antes, al contener ácido salicílico, este limpia los poros y elimina los granos. A demás el huevo y la miel nos proporcionarán un rostro suave y terso y también se encargarán de acabar con impurezas.

Podéis aplicaros la mascarilla una vez por semana.

Dolores menstruales

Para combatir el dolor de la menstruación, realizaremos una infusión con unos 15 gramos de hojas de fresas y otros 15 de flores manzanilla. Podemos tomarla 3 veces al día.

Exfoliante para el rostro

Con las fresas podemos realizar diferentes tipos de exfoliantes para nuestra piel. Os dejo un par de opciones.

Fresas y yogur. Para realizar este exfoliante para la piel limpiaremos unas 3 fresas, las cortaremos en
varios trozos y las licuaremos.

Cuando tengamos una especie de puré, lo colocaremos dentro de un cuenco limpio y lo mezclaremos con medio yogur natura no azucarado, y lo removeremos bien hasta obtener una pasta uniforme.

Extender la mezcla sobre el rostro realizando un suave masaje circular ascendente, evitando cubrir el contorno de ojos y los labios. Retirar al cabo de 2 o 3 minutos con abundante agua tibia.

Una vez secado el rostro con una toalla limpia y realizando toques suaves, extenderse un tónico natural para poder cerrar los poros. Os podéis ayudar con un disco de algodón, y terminar el proceso aplicando una crema hidratante.

El yogur ayudará a limpiar tu rostro con profundidad y la fresa lo exfoliará con suavidad.

Fresas, azúcar y miel. En esta ocasión, también limpiaremos 3 fresas y las corteremos en pequeños trozos, los cuales machacaremos con ayuda de un tenedor.

Posteriormente añadiremos una cucharada de azúcar y otra de miel, y lo mezclaremos hasta obtener una especie de pasta homogénea.

Aplicar dicha pasta sobre el rostro limpio realizando masajes suaves circulares ascendentes, evitando el contorno de ojos y labios.

Trascurridos unos 2 o 3 minutos, aclarar con abundante agua tibia, y como en el caso anterior, aplicar tónico y crema hidratante, en este orden.

Las pequeñas semillas de las fresas y el azúcar acabarán con las impurezas, mientras que la miel hidratará el cutis y le proporcionará una gran suavidad.

Manos ásperas

Limpiaremos unas 5 fresas y las cortaremos en trozos para machacarlos posteriormente con ayuda de un tenedor hasta obtener una especie de puré. A continuación, añadiremos 2 cucharadas de aceite de oliva y una de sal gorda. Lo removeremos hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados.

Aplicaremos la pasta obtenida sobre las manos limpias realizando un masaje suave accediendo a todos los rincones de las manos, y la dejaremos actuar unos 2 minutos.

Transcurrido este tiempo, lo aclararemos con abundante agua tibia, y nos secaremos las manos usando una toalla limpia. Para finalizar, aplicaremos un poco de crema hidratante mediante un masaje suave, hasta que la piel la haya absorbido por completo.

Gracias a este remedio, podremos lucir unas manos perfectas ya que la sal y las fresas nos ayudarán a eliminar las células muertas, mientras que el aceite hidratará nuestra piel al máximo y ayudará a suavizarla.

Realizar una vez por semana  cuando veas que tus manos están ásperas.

FRESA

Eliminar gradualmente las manchas dentales

Para ello, machacaremos unas 2 fresas grandes y extenderemos la pulpa sobre un cepillo de dientes suave, y nos limpiaremos los dientes con ella, de igual modo como si nos estuviésemos lavando los dientes.

Una vez terminada la "limpieza" enjuagar con agua.

Realizándolo de un modo constante (sin abusar), ayudará a que tus dientes se vean más blancos de un modo progresivo.

Cansancio

Realizar una infusión con unos 20 gramos de hojas secas de fresas, 5 gramos de hojas de salvia y 5 gramos más de melisa en un litro de agua.

Después de retirar del fuego, dejar que repose la infusión durante unos diez minutos, colar y beber una taza cada tres horas.

Aunque la fresa no es considerada para nada un fruto tóxico, y lo único que nos viene en mente como negativo es poder empacharnos con ellas, tenemos que tener en cuenta que su utilización en determinados casos puede llegar a ser contraproducente. Por ello os apunto algunas de las contraindicaciones o efectos secundarios/ adversos.

Las infusiones de hojas de fresas tienen propiedades para la estimulación de la eliminación líquidos del organismo, por lo que no está recomendado ingerir dosis elevadas, como tampoco que las ingieran aquellas personas que estén bajo un tratamiento de diuréticos, ya que pueden alterar los efectos de la medicación.

Aunque no os lo he apuntado como un remedio natural, estas infusiones también tienen propiedades cicatrizantes para las heridas, pero no son recomendables en heridas muy profundas, ya que pueden generar problemas e incluso infectar la herida.

Las fresas, como hemos visto con anterioridad, tienen propiedades digestivas, ya que estimulan el proceso digestivo, por lo que no se recomienda un consumo elevado en personas con malestares estomacales crónicos ya que pueden agudizar dichos problemas.

También tenemos que tener presente las posibles reacciones alérgicas a las fresas, ocasionando hinchazón de la lengua, boca y garganta,  picazón, erupciones, urticaria, etc, por lo que si tenemos alguno de estos síntomas después de ingerir esta fruta, debemos acudir de inmediato a un centro hospitalario.

Sin olvidarnos de que tenemos que tener presente que es muy importante la procedencia de esta fruta, ya que en muchas ocasiones el uso indiscriminado de pesticidas, y demás productos de origen químico, pueden quedarse adheridos al alimento, por lo que es de suma importancia lavar siempre minuciosamente cada pieza de fruta y, si se puede, optar por fresas de origen biológico.

No quiero que os alarméis con las contraindicaciones o los posibles efectos secundarios, ya que se dan en raras ocasiones. Un consumo moderado de las fresas no tiene porque suponer ningún tipo de preocupación, aunque no está de más, consultarlo con vuestro profesional médico si estáis dispuestos a realizar algún tipo de remedio usando esta fruta o alguna de sus partes de la planta.

Para finalizar, tener presente que la fresa no sólo se puede ingerir en su estado más primitivo, vamos comer directamente fresas, también podéis introducir esta deliciosa fruta a través de mermeladas (que podéis realizar también vosotr@s mism@s), postres, etc.

FRESA

Ya sabéis que si queréis aportar más información, hacer alguna sugerencia, explicar alguno de vuestros remedios con las fresas, aportar recetas, o lo que sea, estaré encantada de leeros.

¡Un saludo maj@s!

10 comentarios:

  1. Genial, me encanta la fresa, me paso a leerlo, besitos guapa

    ResponderEliminar
  2. Me chiflan las flesas. Ahora mismo me paso por alli. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Me voy ahora mismo a leerlo, aunque sea festivo, porque, no sé si lo sabes... pero yo te soy fiel, muy fiel! jajaja. Un besooo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja pero que arte tiene mi niña! Jajajaja Gracias cielote por tu fidelidad. MUAAAAAKIS

      Eliminar
  4. con lo buenas que estan y lo buenas que son quien se resiste, lo tienen todo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que sí, son una de las frutas más completas. Como bien dices.. irresistibles Jejejeje Besos

      Eliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!