HAZ TU PROTECTOR SOLAR EN CASA

domingo, 14 de junio de 2015


En mi último artículo os hablé de la importancia del cuidado de la piel en verano y os ofrecí algunos tips para asegurarnos que cuidamos bien nuestra piel de los rayos del sol.

Como recordaréis, y aunque no hayáis leído el post seguro que sabréis que, es de vital importancia, vamos esencial, que nunca, jamás de los jamases, olvidemos de aplicarnos los protectores solares sobretodo en épocas estivales.

HAZ TU PROTECTOR SOLAR EN CASA

Pero, aunque en el post me centré en el cuidado de la piel durante el verano, quiero recordaros que durante todo el año debemos prestar especial atención a ese órgano tan importante de nuestro cuerpo, la piel. 

En la actualidad, por suerte, existen un sinfín de productos específicos que cumplen de un modo eficiente con el cometido de protegernos de los rayos solares.

Pero por desgracia, muchos de ellos que, podemos encontrar en farmacias y demás establecimientos, están "hasta arriba" de productos químicos nocivos, pero no sólo para nuestra piel y salud en general, sino que además con ellos, al meternos en el mar, también estamos intoxicando de un modo directo al medio marino y toda la vida acuática. Porque reflexionemos, al embadurnarnos con los protectores solares, aunque en principio se adhieren y absorben en la piel de un modo completo, siempre hay una pequeña parte, aunque sea mínima, que al entrar en contacto con el agua del mar, se disuelve, y es en esa misma agua dónde van a parar los compuestos químicos de dichos protectores.

Perdonad mi rollo ecologista que os acabo de soltar, pero como estoy muy concienciada con estos temas, por deciros que soy socia de greenpeace... no puedo evitar que me salga de un modo innato.

Afortunadamente, al igual que existen los protectores solares convencionales, también podemos encontrar en tiendas específicas, muchos protectores solares hechos totalmente con productos naturales.

Pero, si sois tan fans como yo de hacer vuestros propios potingues, continuad leyendo, que en el post de hoy, os voy a enseñar cómo hacer vuestros propios protectores solares en casa, que además de ayudarnos a ahorrar unos eurillos, nos dará la tranquilidad de saber exactamente que es lo que nos estamos aplicando en la piel.

Ni os imagináis la cantidad de ingredientes naturales que nos ayudan a protegernos del sol y de una exposición prolongada a él.

¿Queréis conocer alguno?

Si os parece os nombraré alguno de ellos de menor a mayor protección frente a los rayos solares, y seguro que todos os sonarán de alguna crema protectora que uséis.

El aceite de sésamo, cáñamo, coco, maní, soja o aguacate contienen todos ellos niveles de FPS entre 4 y 10.

La manteca de karité posee un FPS entre 6 y 10.

El aceite de germen de trigo, no sólo nos aporta una gran cantidad de vitamina E sino que además, posee un FPS de 20.

El aceite de semilla de zanahoria, que seguro es el que os suena más entre los ingredientes de los protectores solares, tiene un nivel de FPS de 30.

Y el aceite de semilla de frambuesa, es el que posee un mayor nivel de protección de todos lo que os he citado, más o menos un FPS de entre 30 y 50.

HAZ TU PROTECTOR SOLAR EN CASA

Pero desgraciadamente por sí solos no son suficientes si nos exponemos al sol durante un periodo de tiempo más o menos prolongado. 

Pero introduciendo oxido de zinc y algún que otro ingrediente más, podemos fabricar con nuestras manos un potente y eficaz protector solar totalmente natural y beneficioso para nosotr@s y para el medio ambiente.

Y quizás os preguntaréis ¿por qué oxido de zinc? Pues porque este compuesto químico inerte absorbe muy bien los rayos ultavioleta (UV).

Resuelta esta duda, si es que la teníais, vamos con una de las "recetas" más populares para realizar vuestro propio protector solar en casa.

Ingredientes.

30 gramos de cera de abeja
30 gramos de manteca (podéis usar solamente un tipo o mezclar varias, como manteca de karité, de mango o de cacao)
2 cucharadas de aceites (mezcla de los anteriores que os he citado. Podéis escoger los que os gusten más)
10 gramos de polvo de óxido de zinc, que encontraréis en cualquier droguería
1 cucharadita de aceite de vitamina E, (aceite de trigo)

Y opcionalmente, unas 20 gotas de aceites esenciales de zanahoria o frambuesa.

Preparación

Calienta a baño maría los aceites (no esenciales), la cera de abejas y las mantequillas, y una vez derretido todo retirar del fuego.

Antes de deciros el siguiente paso en el que interviene el óxido de zinc, comentaros que es recomendable usar una mascarilla, ya que aunque no sea perjudicial su uso por vía tópica, su inhalación puede ser peligrosa.

Dicho esto, y ya bien informad@s, os ponéis la mascarilla y dejáis que se enfríe un poco, no mucho, la mezcla anterior, y añadid el aceite de vitamina E, el aceite esencial que escojáis y el óxido de zinc en polvo.

Lo revolvéis hasta que veáis una mezcla uniforme o que el óxido de zinc está totalmente disuelto, y ya está listo para que lo vertáis en un dispensador. Podéis reutilizar envases antiguos como un champú, por decirlos algo.

Si queréis, también podéis añadir un extra para el cuidado de nuestra piel (es totalmente opcional). ¿Y cómo hacerlo? Pues una vez hecha la mezcla, aún sin haberla introducido en el recipiente, calentad un poco de agua destilada (una tazita o vaso de chupito, tampoco necesitaremos mucha) y un poco de gel de aloe vera hasta que estén templados y lo juntáis con la mezcla anterior, lo removéis bien y ahora sí, ya está lista para ser introducida en el recipiente.

Pero aún no está listo para usar, lo ideal es que lo dejéis enfriar bien durante toda una noche, por ejemplo. 

Fácil ¿verdad? Ahora ya no hay excusas para no protegeros bien del sol con productos totalmente naturales y súper fáciles de encontrar en cualquier tienda especializada o herbolario.

HAZ TU PROTECTOR SOLAR EN CASA

Antes de terminar con el post, recordaros evitar tomar el sol entre las 10 y 16h, hidratarse bien por fuera y por dentro, protegeros la cabeza, y para no enrollarme mucho, mejor os recuerdo que podéis consultar el post de "Cuidado de la piel en verano".

Y otro apunte, no evitemos el sol por completo, que igual que con muchas otras cosas, en su termino medio también es beneficioso para nuestra salud, ya que nos aporta vitamina D, por citaros alguno de sus beneficios. Lo ideal es no temerlo pero tampoco confiarnos, simplemente gozar de él tomando ciertas precauciones.

¡Un saludo maj@s! 



12 comentarios:

  1. ¡Hola Carolina!
    Pues si es cierto lo que comentas, yo uso el protector ISDIN factor 50 de toda la vida y por mucho que sea resistente al agua, estoy totalmente de acuerdo contigo que algo siempre se cae en el agua, por eso, cuando entramos en la piscina o en el mar, notamos a nuestro alrededor el agua acremalada (le acabo de dar una patada al diccionario). Muchísimas gracias por darnos una opción muchísimo más natural y ecológica! Un besote guapa y feliz domingo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola cielo! Jajajaja me encanta la palabreja jajajaja Que champion eres :P Bueno hay opciones que por suerte, son super naturales y que también tienen cuidado con el medio ambiente. Ojalá llegué el día en que todos los productos, sea cual sea su índole, sean así. Mientras tanto nos toca a nosotros intentar poner un poco de nuestra mano.
      Muchas gracias tesoro. Besos enormes

      Eliminar
  2. Vas a acabar por dejar sin trabajo a todas las industrias cosméticas del mundo mundial!! Te digo lo mismo que me dices a mí: ¿hay algo que se te resista, chiquilla? Al final vas a conseguir que mi lista de la compra del herbolario sea más larga que la del súper! Bromas aparte, me parece una opción muy sabia para ser consecuente con la idea de cuidar nuestro entorno y respetarlo lo más posible. Un beso enorme, eres una crack!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja No es mi intención, simplemente que si darles una idea para que trabajen con productos más naturales. ^_^
      Ui hay muchísimas cosas que aún se me resisten, y que así sea, porque no dejo de aprender cosas en mi empeño.
      Me alegra que el post os sirva a la vez para que nos concienciemos todos de lo importante que es no sólo cuidar nuestra salud, sino también el medio ambiente, ya que si él está pachucho, es imposible que nosotros estemos sanos, sanotes.
      Besos cielo y muchas gracias por tus palabras ^_^ (tu eres más crack y lo sabes) MUAS

      Eliminar
  3. jajajaj...que bueno ,me lo apunto tiene buena pinta...jajaj...muchas gracias por el post
    un besazo

    ResponderEliminar
  4. aceite de semilla de frambuesa??eres una maquina, Carol. Me quedo como atontada con tus posts!!! ya te he dicho mil veces que aprendo muchisimo contigo y que son super interesantes, y para mi es como leer una novela porque enganchan!!jajaja
    jamas pense que se pudiera hacer un protector en casa...te lo juro!
    un beso enorme corazon!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja Gracias por tus palabras.Pues sí, el aceite de semilla de frambuesa existe jajaja No te creas, yo lo descubrí hace unos años, que curré en una tienda de productos naturales (rollo herbolario) y no veas lo que aprendí allí. Vamos, que en su día también flipé. Ya os haré un post sobre este aceite porque la verdad tiene muchísimas propiedades para nuestra piel.
      Besos cielo

      Eliminar
  5. Hola Carolina! Acabo de descubrir tu blog por pura casualidad y me parece fantástico! Es muy curioso y he aprendido cosas que no tenia ni idea, así que desde ahora tienes una nueva seguidora jajajaja

    Te invito a que te pases por el mio y si te gusta te quedes http://pink-fever.blogspot.com.es/

    Un besito

    Carla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias guapa y bienvenida. Por su puesto que ahora mismo paso a visitarte
      Besos

      Eliminar
  6. Tomo nota de la receta! Una amiga lo hace, aunque no se si es exactamente igual, pero desde luego esta encantada.
    Bs

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa. Ya le preguntarás y me dices Besotes

      Eliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!