DIME QUÉ COMES Y TE DIRÉ QUÉ PIEL TIENES

domingo, 15 de mayo de 2022


Somos lo que comemos. ¿Cuántas veces habremos escuchado esta frase e inclusive la habremos dicho? No os pongáis a contar, que tod@s sabemos que son muchas.

DIME QUÉ COMES Y TE DIRÉ QUÉ PIEL TIENES


La elección de lo que comemos y cómo lo comemos da lugar a un sinfín de posibilidades, y esto es un reflejo de nuestras actitudes hacia nosotros mismos e inclusive hacia nuestro entorno, porque los alimentos que comemos tienen una enorme influencia en nuestra salud, y en el estado de la piel.

Es decir, llevar a la práctica ciertas dietas o estilos de alimentación, producen un impacto directo en nuestra piel, y de eso os voy a hablar hoy en este artículo.

Antes de ponerme al lío, solo quiero remarcar, que ni por asomo es un artículo para juzgar vuestro tipo de alimentación ni mucho menos convenceros de que estilo es el mejor, solo es meramente informativo para que, sea cual sea, sepas las repercusiones que puede tener en tu piel y darte unos tips de cómo contrarrestar los efectos. 

Y obvio, que solo voy a citar algunas, que si pongo a escribir sobre todas las dietas habidas y por haber, esto sería la historia interminable. 

DIETAS CETÓNICAS

La característica principal de estas dietas es el consumo de proteínas de origen animal  de grasas, con un bajo consumo de carbohidratos, en las que muchas veces incluso se eliminan totalmente.

Un ejemplo es la famosilla dieta atkins.

¿Qué efectos tienen en la piel?

Al eliminar por completo el pan blanco, la pasta, el arroz y el azúcar refinado se reduce la producción de cortisol, la hormona del estrés, lo cual a priori es bueno para nuestra piel.

Por otro lado, al estar basadas en proteínas de origen animal son ricas en colágeno, proteína fundamental para que nuestra piel esté  tenga elasticidad, esté firme e hidratada, vamos otro punto a favor.

Pero, estas dietas aportan demasiada grasa animal, por lo que puede derivar en una mayor producción de radicales libres. Y como bien sabéis, porque creo que os he hablado ya de ello, los radicales libres oxidan el ADN, los lípidos y proteínas, afectando a su función y causando mutaciones. Además, que el envejecimiento se caracteriza por una acumulación de los radicales libres, (atad cabos).

¿Cómo contrarrestarlo?

Para evitar estos efectos a gran escala, es aconsejable beber mucha agua para así evitar la deshidratación de la piel. 

Intentar comer proteínas magras (pescado y pollo) en lugar de carnes rojas.

Y aunque sean dietas que se centren en el consumo de proteína animal, también combinan la verdura, por lo que es aconsejable comer a diario, porque los antioxidantes contrarrestan los efectos de los radicales libres.

DIME QUÉ COMES Y TE DIRÉ QUE PIEL TIENES


DIETAS VEGETARIANAS Y VEGANAS

La característica principal de estas dietas, además de lo que es obvio (el no consumo de ningún animal y en el caso de las veganas inclusive de ningún alimento procedente de ellos), es el gran consumo de vegetales, frutos, hortalizas y cereales, los cuales poseen una gran cantidad de antioxidantes, por lo que, son excelentes para la piel.

¿Qué efectos tienen en la piel?

Al eliminar el consumo de carne y de productos de origen animal, es fácil que se produzca un déficit de proteínas y de aminoácidos, disminuyendo la producción de colágeno.

¿Cómo contrarrestarlo?

Tomando suplementos de vitamina B12 e incorporar semillas de lino y aceite de oliva, así de este modo se ayuda a que la piel retenga más agua y aumente su flexibilidad.

DIETAS BAJAS EN GRASA

Son sin duda las dietas estrellas para cuando se quiere bajar unos quilillos, ya que combinadas con ejercicio, son las que consiguen eliminar la acumulación de grasa.

Obvio que bajar el consumo de grasa saturada es ideal para el corazón y los michelines, pero por contra, hacen mella en la piel.

¿Qué efectos tienen en la piel?

La piel necesita grasa, especialmente si son "grasas buenas" o lo que viene a ser omega 3 y omega 6, ya que la grasa ayuda a que el cuerpo absorba los antioxidantes y las vitaminas liposolubles. Además, fortalece las membranas celulares y en consecuencia, la epidermis se muestra más suave y flexible.

¿Cómo contrarrestarlo?

Pues eliminando solo las grasas saturadas y quedarnos solo con las de tipo insaturado, que podemos encontrar en el pescado azul, las nueces, el aceite de oliva, entre otros.

DIME QUÉ COMES Y TE DIRÉ QUE PIEL TIENES


DIETA NEDITERRÁNEA

Y  llega el turno a la reina de las dietas, por ser, según los expertos, la más sana, tanto para el cuerpo como para la piel.

Esta dieta incluye mucho pescado, verdura, aceite de oliva y fruta, todos alimentos saludables para el corazón, como también para el cuidado de nuestra piel.

Por otro lado, los ácidos grasos omega-3, muy presentes en ella, ayudan a mantener las membranas de la piel bien fortotas y elásticas. Y otros alimentos presente en ella, como el aceite de oliva, los tomates y/o el vino tinto, tienen una gran cantidad de antioxidantes (obvio que todo consumido con moderación, lo digo por le vino, ya me entendéis).

Y ahora que hemos visto algunas dietas, y los efectos en la piel, a modo de pincelada, os voy a dar alguna información de alimentos sueltos y sus efectos en la piel.

LÁCTEOS

Tod@s lo sabemos, aunque no nos paremos a pensar en ello. Para que las vacas den leche de un modo ininterrumpido, les dan productor hormonados para garantizar la producción de leche.

Y cuando consumismos esos lácteos o derivados, estamos también ingiriendo esas sustancias que no son del todo naturales y que no se encontraban en la leche de antaño.

Vamos hormonas que se transmiten a la leche y pueden ocasionarnos, acné, inflamación y exceso de estrógenos.

FRITOS O CON MUCHA GRASA

El aceite de oliva virgen es saludable, sí, pero cuando lo freímos, como para con cualquier otro tipo de aceite, estamos convirtiendo ese aceite en una grasa saturada que tiene un efecto negativo para nuestra salud, entre los que se encuentra la mala circulación.

En nuestra piel se refleja con una mala recepción de oxígeno lo que nos da lugar a una piel apagada, aspereza y sarpullidos. 

Por no hablar de la floración mediante los poros de las excreciones sobrantes de esas grasas y fritos, lo que da pie a una menor síntesis de colágeno y elastina, por no hablar de que la piel huele peor, salen más puntos negros y acné. 

DIME QUÉ COMES Y TE DIRÉ QUE PIEL TIENES


PROCESADOS

La característica principal de los procesados, o bueno, una de ellas, es que son muy bajos en agua, ya que así se garantiza su conservación por más tiempo.

Y si contienen menos agua, su consumo hará que nuestra piel se deshidrate y que aparezcan antes las temidas líneas de expresión, las arrugas y que el tono de la piel sea amarillento.

Los ultraprocesados, además, tienen las concentraciones de azúcar, grasas y sal, en las nubes, para potenciar los sabores, dar textura, color y actuar como conservantes, pero carecen de nutrientes esenciales.

Y seguiría, pero creo que por el momento dejo el tema por hoy, aunque quizás lo amplíe en otros artículos.

Espero, como siempre, que este artículo sea de tu interés y utilidad.

¡Un saludo maj@s!



4 comentarios:

  1. Lo que comentas de las hormonas en la leche aquí no se puede, y como, que yo sepa, toda la leche del super es española y/o europea de eso que nos libramos ;) Trato de tener una dieta equilibrada para no estar tan preocupada de lo que le pueda falta a mi piel, pero, salvo por el olor, la tengo como si me pasara todo el día comiendo fritos, dichoso maskne...bss!

    ResponderEliminar
  2. Hola, un artículo muy interesante, por lo menos a mi me lo parece. Personalmente como de todo, no mucha cantidad, pero no me privo de nada, por el momento, también es cierto que intento contrarrestar si un día me paso con el dulce o con las grasas. Una que es de buen diente. Un abrazo y gracias por toda esta información. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante la información que nos compartes respecto de cada dieta y como afectan en el aspecto de nuestra piel, definitivamente lo que comemos se refleja en nuestro aspecto físico.

    ResponderEliminar
  4. Holaa!!
    Muy bueno tu post
    Yo creo que todo al extremo es malo, siempre hay que tener un balance. Yo trato de comer de todo, pero hay cosas que evito porque me sale acné hasta en la espalda o me duele la panza, la carne de vaca no me gusta casi, son muy pesadas, prefiero pollo pescado.

    ResponderEliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!