¿EN BUSCA DE LA FELICIDAD?

sábado, 7 de agosto de 2021


Un mensaje de buenos días, el olor a café por las mañanas, coleccionar momentos con los seres que amo, pasear por la montaña, encender velas de olores, un baño de espuma, ver una puesta de sol, una buena charla, mirar fotos, leer, escribir, dibujar, que me duela la cara de tanto reír...

¿EN BUSCA DE LA FELICIDAD?


Sí, todos ellos son pequeños ejemplos de lo que me lleva a ese estado de "embriaguez" llamado felicidad.

No voy a negar, y seguro que más de un@ por aquí quizás pensará lo mismo, que sería la repera ser felices todo el tiempo, pero, y no quiero amargaros la lectura, esto es solo una idealización, y si me lo permitís, diré que sin base ni fundamento.

¿Por qué? Porqué la felicidad, y ojo, hablo desde mi más humilde opinión, no es un estado emocional en sí, es sencillamente una forma de vida.

Me explico. 

La vida nos da de hostias una vez y otra, vamos sin parar. No nos deja reponernos muchas veces de una que "¡zasca!", otra viene de camino y por correo express. Pero, eso no significa que se renuncie a esa felicidad, (o yo no al menos).

Luego están esas personas, las privilegiadas, que han visto las hostias pasar, pero que las han esquivado casi sin despeinarse, y aun así, se declaran seres infelices.

Entonces,. ¿qué está pasando?

Sencillamente, y repito es solo una opinión personal, que muchas veces no son las situaciones, los contextos o todo lo que nos toca vivir lo que nos determina y hace sentir más o menos felices, como tampoco lo son muchas veces los logros, una pareja o tener un chalet a primera línia de playa (aunque yo lo preferiría en la montaña), son los valores, vivir el momento, amarnos de un modo incondicional, sentir y apreciar todas esas pequeñas cosas que nos rodean. (Lo sé, ha quedado muy frase de libro casposo de autoayuda, y perdón por ciertos libros que ayudan, y mucho).

Que ojo, todos tenemos un mal día, y que las hostias de las que hablaba antes pueden ser de esas que te quitan el aliento, que sientes que te han dado una gran patada en el estómago y que nos dejan en un estado en que no encontramos sentido a nada.

(Cuidado que me voy a marcar otra frase quizás casposa), la vida, y muy a mi pesar, porque es muy puta, nos pone en la tesitura de vivir ciertas situaciones que por mucho que queramos, no podemos evitar, pero no por ello debemos renunciar a esos momentos de felicidad.

Así pues, ¿y si nos esforzamos por cambiar nuestra filosofía de vida , y intentamos mirar la parte alegre de ella? No sé, quizás con ello podamos percatarnos de cómo poder encontrar la felicidad y hacerlo exactamente donde queramos.

¿EN BUSCA DE LA FELICIDAD?


Porqué sí, soy una fiel creyente que la felicidad no se encuentra, vamos no existe un lugar mágico donde hallarla, o dicho de otro modo, no está ahí fuera como muchas veces nos ha querido hacer creer esta sociedad tan asquerosilla en la que nos toca vivir, sino que está dentro de cada uno de nosotros, lo demás, son momentos placenteros que se desvanecen como las estrellas fugaces.

¿Qué no me creéis? Pues, ¿por qué existe gente (no toda) que a pesar de tener poco o que ha tenido de vivir con menos, sí lo es? ¿Será  que es porque valoran más las cosas y pueden alcanzar un placer en las cosas sencillas de la vida? O... ¿será porque tienen una plenitud psicológica que hace que lo que se posee pasa a un segundo plano?

Yo no sé vosotr@s, pero pensando en ello, que ojo, puede ser que estas reflexiones no os van ni os vienen o sencillamente no os parecen correctas, me ha hecho pensar que el primer paso que necesito para sentirme feliz, es sencillamente, no buscar esa felicidad. Porqué no sé a vosotros, pero la palabra buscar, para mí en muchos contextos es sinónimo de ansiedad y desesperación.

También me ha hecho pensar que debo dejar de lado todas esas necesidades materiales, aunque obvio, hay cosas que lógicamente necesitamos, aunque sean para sobrevivir (tampoco nos pongamos en plan el último superviviente).

Que bueno, no estoy diciendo que debamos renunciar a todos los placeres, pero en esos se conviertan en deseos, no en necesidades.

Y que el presente, es lo único que necesito, porque nada existe y es real si nos agarramos a pensar en el futuro.

¿EN BUSCA DE LA FELICIDAD?


Por otro lado, y adentrándome en las profundidades más complejas, hallar paz interior, serenidad y tranquilidad, o dicho en otras palabras, poder alcanzar una quietud interna, y para mí, que ojo puede que no sea igual para ti que me estás leyendo, radica en no centrarme en el trabajo, ni en el dinero, y mucho menos en el éxito, sino poder recordar algún día todo lo vivido, los momentos sencillos pero tan valiosos que os comentaba en el inicio del post, y todos ellos bañados con una grandiosa dosis de amor, sencillez, transparencia y sinceridad.

No sé si este artículo va a serte de utilidad, porque ya veis hoy no me he enrollado mucho, tampoco sé si mi percepción de la felicidad es la misma que la tuya, lo que sí sé, es que la vida es demasiado efímera (que sí, otra frase casposa, hoy estoy sembrada), y que no quiero perderme nada por estar buscando algo que solo está en mis manos, mi felicidad.

¡Un saludo maj@s!







7 comentarios:

  1. Carol, veo que este finde te has levantado muy filosófica jajaja Te ha faltado una de las frases míticas que comparto totalmente y es que la felicidad debe ser el camino y no la meta, por lo que dices, al final te obsesionas y te sientes mal si no llegas a eso que creías que te haría feliz y no prestas atención a lo que vas viviendo,bss!

    ResponderEliminar
  2. La felicidad, una palabra que al nombrarla te hace pensar e intentar describirla, y si todos pusiésemos en la mesa esa descripción sería muy variada, pues cada uno la disfruta y la percibe a su manera, unos como dices felices con poca cosa y otros necesitan toda una vida para encontrarla, porque creo que es ella la que viene a nosotros en pequeños o grandes momentos, en una palabra, un abrazo, una risa, un silencio. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Creo que la felicidad esxalgo quecla cida nos hace probar de a poquitos como para darnos motivación, no es algo que sea prolongado y quizás eso es un constante recuerdo de que vamos a estar aquí solo de paso y quizás sea mejor np acostumbrarnos ni obsesionrnos con la felicidad, al menos así la percibo yo, en mi humilde opinión.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola preciosa! Pues hoy precisamente estaba pensando en eso... Hay cosas duras que pasan en la vida que necesitan un duelo, pero en el día a día nos van a surgir problemas que debemos de quitarle importancia para que no nos roben la sonrisa. También estoy de acuerdo en que en cosas bonitas que nos gustan podemos sentir más satisfacción que en cosas materiales que en cuanto te acostumbras a tenerlas ya no las valoras.
    ¡Un saludo ✨!

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    El post que nos traes, aunque digas que no te has enrollado, me parece muy bueno y útil para no perder de vista que la felicidad la tenemos que buscar y construir nosotras día a día, paso a paso.
    Tendremos nuestros malos momentos, días de bajón y noches sin dormir por preocupaciones varias, pero en medio hay que saber mirar y valorar los buenos momentos junto a quienes queremos.
    Besos 🙂

    ResponderEliminar
  6. Hola,
    Lo cierto es que estoy bastante de acuerdo contigo en cuanto a la felicidad. Yo dejé de buscar esa felicidad y empecé a apreciar las pequeñas cosas (que no siempre son cosas). Para pasar a darme cuenta que ese viaje, ese abrazo, ese logro, "ese" me hacía muy feliz. Y aunque la felicidad no está conmigo ni todos los días ni todo el día... puedo llegar a disfrutar de ella.
    BEsotes

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!
    La verdad es que tu post me ha hecho pensar. Ahora mismo llevo una racha, que va a hacer un año casi ya, en la que no he levantado cabeza. Cada vez que he intentado continuar y serenarme ha llegado otra hostia, como bien dices tú. Dentro de eso, no puedo decir que lleve un año siendo infeliz, pero sí que es verdad que los momentos de felicidad, a la que yo asocio con la tranquilidad, han sido los menos y no siento que haya sido que no supiera conformarme o mirar al otro lado. A veces y esto tenemos que asumirlo, no todo depende de nosotros.
    Un besote!
    ELEB

    ResponderEliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!