SALUD Y DECORACIÓN, UNA RELACIÓN QUE TENEMOS QUE CUIDAR

sábado, 29 de agosto de 2020


Ya os dí unas pinceladas en este artículo de cómo puede afectar la decoración de nuestro hogar a nivel, digamos, mental o psicológico. Es decir, sabemos que el orden y la decoración influyen de modo positivo o negativo en nuestra salud. Así pues, si nos movemos en un entorno armonioso y agradable en el el orden impere, mejoraremos nuestro estado de ánimo y conseguiremos sentirnos más relajados e incluso creativos, y por lo contrario, un hogar desordenado, lleno de muebles o con una ubicación nefasta, puede estresarnos e incluso ponernos de mal humor. Por lo que podríamos decir, que tener un hogar limpio y ordenado hace que nuestro cerebro también esté así.

SALUD Y DECORACIÓN, UNA RELACIÓN QUE TENEMOS QUE CUIDAR

Pero en esta ocasión quiero centrarme en los efectos que tiene la decoración en nuestra salud física, aunque solo me voy a centrar en tres de los muebles esenciales en nuestro hogar, el sofá, la cama y las sillas.

Mira tu sofá, lo sé, es precioso, súper cómodo, de esos en los que te hundes y te sientes a gusto, pero cuando te levantas notas un dolor en las cervicales, pero claro ese dolor no debe ser por el sofá, porque tu sofá es súper cómodo.

Ahora piensa en esa cama tan blandita y confortable, en la que te acuestas y te sientes tan a gusto pero cuando te levantas te duele la zona lumbar, y te dices que es porque no has dormido bien, porque la cama es súper cómoda.

Y esas sillas, ¡oh! esas sillas de diseño que te costaron dos riñones aunque sean súper duras, para nada son las causantes de esas molestias en tus dorsales, porque ya se sabe, lo caro es de calidad.... claro, claro.

Lo sé, quizás he exagerado mucho y he sido muy irónica, lo admito, pero es para que analicemos bien que muchas veces lo que a priori nos parece la mejor opción, ya sea porque nos atrae estéticamente, porque eres de l@s que asocias la calidad con lo que cuesta, puede convertirse en nuestra peor pesadilla.

EL SOFÁ

EL SOFÁ

Voy a ser lo más clara posible, un sofá debe adaptarse a la columna, y no hay nada más que decir. 

Y cuando digo a la columna, me refiero a una columna de un modo ergonómico correcto, no a la columna que se queda como un 8 cuando nos sentamos con ella, en lugar de con el culo en el sofá (lo sé, ahora te has dado cuenta que tú eres un@ de esas personas que lo hace "sin querer").

Tenemos que ser conscientes que el sofá de nuestra casa es un mueble que además sufre un desgaste diario, por lo que cuando nos percatamos que está perdiendo firmeza, ha llegado la hora de jubilarlo o restaurarlo (que ojo, es una opción).

Así pues, poniéndonos en la tesitura de que vamos a elegir un sofá nuevo, o a analizar el que ya tenemos, te voy a citar las características esenciales para que nuestra columna vertebral se mantenga en óptimas condiciones.

Además de que lo encuentres bonito, vamos se adapte a tu gusto estético y por consiguiente puedas conseguir con el una armonía en tu salón y sea confortable, tienes que tener presente que debe tener una altura que te permita poder poner las piernas a 90º y apoyar los pies en el suelo, y que además, tenga una buena zona lumbar para que tu espalda pueda reposar bien apoyada.

Bien, cuentas con un sofá cómodo con las características que te he citado, y muchas veces, y admito que yo soy la primera, te apetece tumbarte, ya sea para ver una serie o para echarte una buena siesta. ¿Puedes hacerlo? ¡Claro que sí! Pero siempre y cuando no pases mucho tiempo, porque inevitablemente vas a adquirir una mala postura en el sofá ya sea a nivel cervical o de la espalda al completo y pueden resentirse cuando te levantes. (Seguro que muchos habéis pensado en ese dolor en las cervicales que aparece después de tragaros una peli o unos capítulos de vuestra serie favorita tumbados en el sofá...En serio, evitadlo).

LA CAMA

LA CAMA

Como media, o así debería ser, pasamos unas 8 horas al día tumbados en la cama, así que su dureza, material y medida que más se adapten a tus necesidades, ayudarán a que tu descanso sea reparador, de no ser así, nos levantaremos doloridos y con la musculatura rígida.

Así que antes de hacerte con una nueva cama y colchón, consulta e investiga cuál es el modelo más ergonómico, que el colchón sea transpirable y antialérgenos, y que la dureza del mismo te permita que puedas estar cómod@ pero que siempre te garanticen un buen soporte lumbar.

La cama es importante sí, pero también lo es la postura en la que dormimos.

La mejor sin duda es la posición fetal, ya que es la más anatómica (rodillas y caderas flexionadas y espalda recta sin agachar la cabeza) y la que además proporciona más descanso a toda la espalda.

Por contra, evita dormir boca abajo ya que en esa postura sometes a la columna a una sobreextensión y los músculos en una posición acortada, además de que el cuello y la cabeza rotan hacia un lado.

Y si eres de los que irremediablemente prefiere dormir boca arriba, hazlo a poder ser con un cojín bajo la zona posterior de las rodillas, eso te irá genial si sufres de lumbago.

¡Ah! Y que no se me olvide, tema almohada, no me voy a meter si tiene que ser más dura o menos, eso sí, indispensable que optéis por una que su altura no haga que forcéis las cervicales.

LAS SILLAS

LAS SILLAS

Para comer, para trabajar.. las sillas es un mobiliario que está muy presente en nuestro día a día, así que es indispensable hacernos con unas que además de cuidar nuestra espalda nos ayuden a cuidar nuestra postura.

Para las sillas de oficina, tenemos que tener en cuenta que ya no solo la silla va a ser importante, sinó también la mesa, así que ésta deberá tener suficiente altura y espacio como par poner las piernas por debajo.

Las sillas con curvatura lumbar, van a ser las que se adapten más a nuestra anatomía, y como no, deben permitirnos mantener nuestras piernas flexionadas en un ángulo de 90º.

No os olvidéis de regular la pantalla, de modo que la parte superior quede a la altura de los ojos o ligeramente más abajo.

Para las sillas del comedor, sigue las mismas premisas que en la anterior, asegurándote un buen apoyo lumbar.

Y nada maj@s, espero que con estos pequeños tips aprendáis que el mobiliario de nuestro hogar juega un papel muy importante para nuestra salud. 



26 comentarios:

  1. Hola guapa, pues curiosamente he cambiado el sofa no hace mucho, el mio me encantaba pero no era comodo y ademas no era bueno para mi salud, el de ahora quiza no me gusta tanto pero noto la diferencia! en las sillas tambien intento que sean ergonimicas, almenos en las que mas tiempo estoy! muy buenos consejos para elegir bien que es lo que necesitamos! besos

    ResponderEliminar
  2. Que interesantes consejos nos dejas en esta entrada, la verdad es que nadie nos orienta de esta manera cuando vamos a comprar estos muebles y es bueno saber también que criterios debemos tener en cuenta para no perjudicar nuestra postura y también tener un buen descanso.

    ResponderEliminar
  3. Hola guapetona,
    Son muy buenos consejos para nuestro día a día. Nosotros tenemos un 0 en todo. La cama es terrible y encima el somier se nos ha empezado a doblar. Lo que lo vamos a cambiar por un canapé y un buen colchón. Las sillas buff, qué identificada me siento cuando te he leído. Son monísimas... pero ya te puedes llegar de cojines porque te hacen polvo. Y el sofá tres cuartos de lo mismo. Todo el mundo que entra en casa hace el comentario de que el sofá es una pasada, bien, es la cosa más incómoda que te puedas imaginar. No aguantas sentado más de media hora. ¿Por qué lo mantenemos? porque nos hemos dado cuenta que así pasamos menos horas tirados... Así que indirectamente es una manera de mantenernos más activos. Pero tienes toda la razón, en la medida d elo posible iremos cambiando el mobiliario no tanto pensando en la estética y sí en nuestra salud. Mil gracias
    Besazos

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Me ha gustado mucho tu post. El tema del sofá es algo que a mí me persigue desde hace tiempo, de hecho, llevo años sin sentarme en el sofá porque me parece muy incómodo. Veo que hasta que no tenga mi propia casa no vuelvo a conquistar un salón. Me apunto los consejos para dormir. Muchas gracias por el post.
    Un besote!! ^,^!!
    ELEB

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    soy de las que duerme boca abajo y me levanto como puedo jejejeje. Ya en serio, cuando el sofá es cómodo y ergonómico no se nota pero cuando no lo es, es una auténtica tortura; una amiga hace poco ha cambiando el de su casa y no hay quien esté sentada, terminé en el suelo a lo indio.
    Subestimamos el impacto que estos muebles tienen en nuestra salud y es donde, por desgracia, pasamos la mayor parte de nuestra vida a no ser que tengamos un trabajo activo o seamos activos y no nos pasemos los fines de semana viendo series en Netflix.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Hola Carolina,
    no sabía de la importancia de la relación entre salud y decoración, la verdad que cuando hay algo desordenado tengo que ponerlo bien enseguida o en caso contrario estaré de mal humor todo el día.
    Casi todas las mañanas me despierto en posición fetal, se ve que mi mente sabe que es bueno para el cuerpo e inconscientemente acaba tomando la forma, pero no me puedo quejar de cama o sofá por ahora.
    Lo que si me va a venir genial es tu consejos sobre las sillas de trabajo, ya que hace un par de meses empecé a trabajar desde casa y necesito nueva mesa y silla de oficina, mirare las de curvatura lumbar.
    Un saludo y gracias por el artículo.

    ResponderEliminar
  7. Hola, que bien me ha venido tu artículo, tengo que cambiar el sofá, he dado vueltas y vueltas y además los pruebo y no me decido, una porque el que tengo es cómodo, muy cómodo pero me levantó con dolores en toda la espalda. Tendré en cuenta todo lo que nos cuentas. Gracias por compartir. Besos.

    ResponderEliminar
  8. El mobiliario es el que debe adaptarse a nuestro cuerpo y no viceversa. Como tenemos que convivir muchos años cuesta tanto tomar esas decisiones...Sobre todo es peligroso lo de un colchón blando, casi todo el mundo lo prefiere a uno duro pero tiene sus consecuencias,bss!

    ResponderEliminar
  9. Hola.
    Me acabo de dar cuenta que tengo que renovar el mobiliario entero jajaja, por lo menos el sofá que es lo que peor está porque mi cama es prácticamente casi nueva, las sillas casi no las usamos, solo para comer en momentos puntuales, somos más de hacer vida en el sofá, aunque yo no estoy nada en casa, solo para dormir y al levantarme y el día libre. Ya estoy yo poniendo la hucha para la renovación.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Cuanta razón tienes, miramos la estética primero y la mayoría de las veces nos damos cuenta del error después de comprarlo.
    Yo aprendí la lección de ese modo.Ahora también es cierto que los diseñadores buscan el confort y bienestar además de la estética y aunque no todos tenemos las mismas necesidades y gustos hay una amplia gama de productos y servicios.
    Muchos te dejan provarlos en la tienda y aunque no es lo mismo te puedes hacer una ideal.
    Pero está genial tu entrada para recapacitar y pensar un poquito antes de comprar. Tus recomendaciones son excelentes.

    ResponderEliminar
  12. Hola guapa
    Ay tu post me ha venido genial ahora mismo! Mi chico está sufriendo unos dolores de espalda terribles y pensaba que era culpa de la cama, pero después de leerte creo que es por el sofa!
    Nosotros usamos el sofa mucho, pasamos demasiado tiempo tumbados y también lo usamos a modo silla, comemos en la mesa pequeña por lo que la espalda no reposa bien.
    Vamos, que me voy de aquí con muchas costumbres posturales que cambiar en relación con mis muebles!
    Un besazo

    ResponderEliminar
  13. hola guapa, que post mas chulo, me ha encantado porque es algo que a veces no tenemos muy en cuenta y lo pagamos con dolores por el cuerpo, a mi me pasa con lo del sofa o la cama, y mi espalda.

    ResponderEliminar
  14. Me quede con ganas de más. sin duda alguna estos tres elementos a veces creemos que son cosas simples o sencillas, pero es como dices, pasamos una media de 8 horas o más en una cama. Cierto que nuestra postura es importante, pero el material donde descansamos debe ser lo más cómodo posible.

    ResponderEliminar
  15. Excelente la información. Hasta ahora nunca pero nunca me ha tocado tener unas sillas realmente cómodas. Después de un rato de estar sentada siempre algún dolor aparece y es muy molesto ya que trabajo desde casa en la computadora.
    Nunca me había puesto a pensar en la altura de la pantalla, me vino genial el dato. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  16. Hola wapa! Cuanta razón tienes, sobretodo por lo del sofá y las sillas! De la cama si me levanto bien y si, suelo dormir en posición fetal, jejeje
    Bssss

    ResponderEliminar
  17. Muchas veces no tenemos ni idea del papel que juega el mobiliario en la salud. Es cierto que miramos que nos guste, precio y ya luego que sea cómodo jajaja. En mi caso reconozco que menos en las sillas del comedor, en lo demás hemos acertado 😊

    ResponderEliminar
  18. Hola! Los consejos que nos has dado me han parecido muy interesantes e importantes. Creo que muchas veces no pensamos que la decoración de nuestro hogar puede afectar a nuestra salud física. Un post de 10. Un beso

    ResponderEliminar
  19. Nunca me lo había planteado así, porque soy de las que doy más importancia a la belleza del mueble que a la salud y justo por eso ayer me reñia una amigo, ya que tantas horas teletrabajando en una silla que no es apropiada, están destrozando mi espalda y ahora que parece que se va a alargar aún más, quizás debería comprarme una silla de estudio. Gracias por acabar de abrirme los ojos. Un abrazo

    ResponderEliminar

  20. Hola guapa, qué razón tienes! A veces nos dejamos llevar por la estética y es totalmente un error, hay ciertas cosas en las que deberíamos premiar otros conceptos como salud o comodidad, sobre todo porque vamos a pasar mucho tiempo en ellos. ;)

    ResponderEliminar
  21. Hola guapa!! Me encanto tu post, que razón tienes. Lo primero que se debería mirar es que sea bueno para nuestra salud y no que sea mas bonito, o de tal estilo porque sea la moda en ese momento. Un Saludo!

    ResponderEliminar
  22. Hola Carolina!
    Cuánta razón tienes... la ergonomía es el detalle más importante a la hora de escoger el mobiliario, completamente de acuerdo. Los colores, texturas y materiales son importantes también pero como falle lo otro, puedes usarlos para picar leña y nada más. No hablemos ya de los aspectos psicológicos que vienen por añadidura. En España tenemos excelentes diseñadores y deberíamos aprovecharlos más.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. ¡Hola, Carolina! Me ha gustado mucho tu post de hoy. No le damos la importancia que tiene a la cama, las sillas o el sofá. Me parece fundamental que objetos que son imprescindibles para el descanso sean cómodos y cumplan con su función. He tenido sofás muy incómodos y era un sufrimiento pasar un rato en ellos. Ahora que nos hemos mudado hemos elegido objetos que nos gustan pero que también promueven nuestro bienestar. Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Holaaaaaaaaa!
    Tienes razón, tenemos que elegir muy bien la decoración de nuestros hogares. Yo, por ejemplo, tengo un problema en la columna y a la hora de elegir los muebles me lo tomo muy enserio.
    Interesante post.
    Un besito, nos leemos^^

    ResponderEliminar
  25. Hola Carolina 🙋🏻 un muy buen artículo nos has compartido el día de hoy y creo que tienes toda la razón nuestro hogar es como nuestro espacio donde nosotros nos podemos revitalizar los podemos este sentir seguros pero sobre todos no sentirnos cómodos porque es nuestro hogar y si tiene que ver mucho desde el sillón la cama la silla donde nosotros descansamos y se supone que debe de ser algo confortable y a mí me parece que ahorita lo que ando un poquito perdida es en elegir un buen sillón porque es donde descanso en locaciones duermo y está mi familia entonces sí es un tema que se debe de tener muy a conciencia no sólo que sea algo barato o muy caro pero si debe de ser un sillón con historia especialmente donde nosotros queremos grabar momentos en el hogar y pues bueno es algo que a mí me sigue y soy muy quisquillosa cuando voy a comprar un sillón de hecho tengo uno tan rígido que no no me gusta mucho pero pues bueno Ando en busca de algo más cómodo más agradable y más familiar así que me vino como anillo al dedo esta publicación muchas gracias saludos

    ResponderEliminar
  26. A mi lo del sofá me pasó en mi antigua casa: era precioso, súper elegante y quedaba genial en la decoración, pero me destrozaba la espalda y lo peor es que no quería darme cuenta. s una pena que se siga priorizando el vender por vender y que mchas veces se pierda la calidad incluso se arriesgue la salud de los demás....

    ResponderEliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!