6 ESTRATEGIAS DE INTELIGENCIA EMOCIONAL PARA VOLVER A TENER UNA BUENA RELACIÓN CON LA COMIDA EN TU DÍA A DÍA. POR BEA ALVAREZ

miércoles, 25 de enero de 2017


Hace unos días que por las redes sociales os anunciaba que em breve se colaría Bea Alvarez en Mi meta, tu salud, para hablaros de un tema que personalmente me resulta de gran interés, la Inteligencia emocional y su relación con  la comida.

6 ESTRATEGIAS DE INTELIGENCIA EMOCIONAL PARA VOLVER A TENER UNA BUENA RELACIÓN CON LA COMIDA EN TU DÍA A DÍA. POR BEA ALVAREZ
Y por fin, ¡hoy es ese día!

Además, os adelanto que viene con sorpresita. Así que sigue leyendo.

PRESENTACIÓN

Soy Bea Alvarez, Psicóloga y Coach. Desde mi blog, Bea Alvarez, ayudo a personas que tienen una mala relación con la comida, y personas con sobrepeso y obesidad, a realizar una transformación desde el interior, en los pensamientos y en las emociones. Una transformación que les lleve a cambiar para siempre su manera de comer, y que les permita tener un peso con el que se sientan a gusto y mantenerlo a largo plazo sin luchar.

6 ESTRATEGIAS DE INTELIGENCIA EMOCIONAL PARA VOLVER A TENER UNA BUENA RELACIÓN 
CON LA COMIDA EN TU DÍA A DÍA. 

¿En cuántas ocasiones te dejas arrastrar por tus emociones?

¿Y en cuántas te encuentras reprimiéndolas?

La ira, el miedo, la tristeza... son emociones que muchas veces son difíciles de manejar. Y sin embargo, la regulación de nuestras emociones es una habilidad fundamental, para conducirnos en la vida, para avanzar hacia nuestros objetivos y para relacionarnos con los demás.

En concreto para el tema que yo trato en mi web, el de alimentarse correctamente, es fundamental poseer la habilidad de tratar adecuadamente con las emociones, pues de no ser así podemos caer en el comer emocional, que es causa de sobrepeso y que nos impide cuidar adecuadamente de nuestra salud. 

Ni dejarse arrastrar, ni reprimir las emociones. 

Vamos a ver cuáles son las claves para una buena regulación emocional.

 ¿QUÉ ES LA INTELIGENCIA EMOCIONAL?

Goleman con su libro popularizó este concepto que  hasta entonces había pasado inadvertido.

Según él, la inteligencia emocional consiste en:

1. Autoconocimiento. Consiste en conocer las propias emociones, reconocerlas en el momento en que están ocurriendo. Si no eres consciente de lo que estás sintiendo, quedas a merced de ello; sin esa consciencia no podrás manejar tus emociones.

2. Regulación emocional. Es la gestión de las emociones. No permitir que te abrumen, ni dejarte arrastrar por una expresión descontrolada de las mismas.

3. Automotivación. Ser capaz de motivarte a ti misma. Emoción y motivación están totalmente relacionadas. Se trata de poner tus emociones al servicio de tus objetivos y metas.

4. Reconocimiento de las emociones de los demás: Esta habilidad se basa en el conocimiento de las propias emociones.

5. Gestión de las relaciones: Establecer buenas relaciones  con los demás, tener habilidades sociales consiste en gran medida, en la capacidad de entender y manejar las emociones de los demás.


6 ESTRATEGIAS DE INTELIGENCIA EMOCIONAL PARA VOLVER A TENER UNA BUENA RELACIÓN CON LA COMIDA EN TU DÍA A DÍA. POR BEA ALVAREZ

¿CÓMO TE AYUDA LA INTELIGENCIA EMOCIONAL EN TU DÍA A DÍA?

Todo esto está muy bien, pero, ¿de qué formas concretas te puedes aprovechar de la inteligencia emocional en tu día a día?

Te voy a hacer algunas propuestas que se centran en los dos primeros puntos, que son el autoconocimiento y la regulación emocional. La verdad que la una va de la mano de la otra. La gestión no es posible sin el autoconocimiento, y este último por si solo es muy beneficioso pero es necesario dar ese paso más para lograr resultados positivos.

1.Autoconocimiento

Para conseguir ese autoconocimiento, una buena opción es realizar un Diario emocional.

Este tipo de diario ayuda a detectar situaciones y personas con las que se tienen emociones improductivas de manera recurrente.

Cada vez que sientas una emoción que te desborda, rellena el siguiente registro:

Diario emocional

Utiliza una hoja cada día, anotando la fecha en cada una.

Situación: Anota la hora, el lugar con quién estabas...

Pensamiento: Justo antes de sentir esa emoción, ¿cuáles son los pensamientos que aparecieron en tu mente? Esto al principio es difícil de hacer, se requiere un poco de práctica en observar tu mente.

Emoción: anota la emoción o emociones que aparecen.

Conducta: ¿Qué haces? ¿Qué te lleva a hacer esa emoción?

Consecuencias: ¿Cuáles son las consecuencias de eso que has hecho? Tanto positivas como negativas.

Al cabo de un par de semanas, observa el registro y anota si hay algunas situaciones o personas que de modo recurrente te lleven a emociones difíciles de manejar.

2.Regulación emocional

Para afrontar estas emociones de un modo más beneficioso para ti , existen varias técnicas

Técnica para aplicar antes de que se produzca la emoción: Desmontar las distorsiones cognitivas

Cuando hayas localizado algunas emociones recurrentes difíciles de manejar, observa qué pensamientos  son los que ocurren antes de que aparezca la emoción.

Cuando la emoción no te ayuda a afrontar adecuadamente la situación, o es excesiva, significa que estás cayendo en alguna distorsión de pensamiento.

Las distorsiones han sido muy estudiadas y son alrededor de 15 ( dependiendo de los autores hay más, o menos ). Voy a presentarte 2 ( prefiero explicarte 2 un poco más en detalle que pasar por las 15 por encima) , con un ejemplo cada una.

Todo o nada

Algunas personas tienden a pensar de manera muy polarizada, en términos de blanco o negro, sin ver los grises intermedios. 

Es el tipo de pensamiento que acompaña al perfeccionismo, y puede generar baja autoestima  y sentimientos depresivos. 


Por ejemplo: Imagina que te equivocas en algo importante de tu trabajo e inmediatamente piensas: "¡Nunca hago nada a derechas! Soy un desastre" ¿Cómo te sentirías? Este pensamiento cae dentro de este error. No es realista y, lo más importante, no te ayuda.


¿Cómo generar un pensamiento más beneficioso? Viendo toda la gama de grises: "Me he equivocado en esto; aunque es cierto que también he acertado al hacer varias cosas importantes esta semana. Me fastidia un montón este error de hoy, pero bueno, tampoco me sirve de nada estarme castigando por ello. Vamos a ver cómo puedo solucionarlo, y qué puedo aprender para que no me vuelva a ocurrir la siguiente vez. Soy humana, es normal cometer errores."

Este pensamiento no dice que todo esté estupendamente, no es autoindulgente,  reconoce el error y que no le gusta haberlo cometido, y te predispone a la acción, pero no te daña, no te ataca ni te baja la autoestima.

Falacia de justicia . 

Es la creencia de que todo debe ocurrir de una manera determinada, y que de no ser así, es injusto. 

Por ejemplo, en el terreno de la alimentación, se da cuando pensamos que no podemos comer tanto como quisiéramos, o no podemos comer los alimentos que nos apetecen, y sin embargo hay una persona que conocemos que come lo que le apetece y sin embargo no engorda. Sentimos que es injusto. ¿Has tenido alguna vez pensamientos de este tipo? ¿Cómo te sientes?

La forma de desmontar este tipo de pensamiento es darnos cuenta, y reconocer, que es cierto, que las cosas no son justas. No es justo que haya personas en el mundo pasando necesidad, que mucha gente no tenga oportunidad de formarse, que algunas personas posean más atractivo que otras, más inteligencia, más... Puedes quedarte en aquello que es injusto para ti ( y sentir amargura y resentimiento), o ver la totalidad, ver aquello en lo que a ti te va mejor, que te resulta más fácil, o has recibido sin más. Sentir agradecimiento por esto último, y aceptación (que no resignación ) por lo que es injusto hacia ti. 

6 ESTRATEGIAS DE INTELIGENCIA EMOCIONAL PARA VOLVER A TENER UNA BUENA RELACIÓN CON LA COMIDA EN TU DÍA A DÍA. POR BEA ALVAREZ

Técnicas para aplicar cuando la emoción está en marcha:

Voy a poner otro ejemplo relacionado con la alimentación.

Pongamos que es por la tarde, estás aburrida en casa y empiezas a sentir ganas de ponerte a comer. 

Sabes que no te conviene, estás tratando de mejorar tu alimentación, y quieres cuidarte; sabes que no es hambre fisiológica, has aprendido a distinguir cuándo lo es, y en este momento sabes que simplemente se trata de aburrimiento; sientes que si ahora pierdes el control vas a tirar por la borda los esfuerzos de toda la semana. Pero el impulso crece.

Técnica del foco en objetivos. Esta técnica solo funciona cuando tienes claro un objetivo. 

Consiste en centrar tu atención en el objetivo y en la motivación, en el valor que aporta para ti ese objetivo. En este caso tu atención está centrada en lo apetecible que sería comer ahora algo, lo bien que te sentirías (en el momento de comer), en el placer de comer. Sería redirigir la atención al objetivo: cuidar más tu alimentación, tratarte bien, tratar bien a tu cuerpo, mantener un peso estable (o bajar de peso)... Y también redirigirla a la motivación: ese objetivo tiene valor porque te sientes mejor cuando comes bien, estás con más energía y eso te permite entregarte mejor a todo aquello que valoras y te gusta.

Técnica de centrarse en lo positivo. Además de centrarse en el objetivo y la motivación, ayuda mucho a la regulación emocional, el centrar la atención de manera intencionada en todo aquello que de positivo podamos encontrar en la situación. Por ejemplo puedes felicitarte y agradecerte el estar utilizando estas técnicas de regulación emocional que te permiten tratarte con más cariño, puedes fijarte en lo bien que vas con tu alimentación, en que te estás cuidando tu salud y tu peso, y eso está empezando a dar sus frutos o los dará muy pronto...

Técnica de observación de los pensamientos. Se trata de observar todos los pensamientos que se pasan por la cabeza, que te llevan a sentirte así. Cuando se siente el impulso irrefrenable de comer, algunos pensamientos típicos son: "¡No puedo resistirlo! ¡Necesito comer algo ahora mismo!".

Técnica de las 3 preguntas. Te voy a presentar 3 preguntas que te ayudarán en el momento de afrontar una emoción difícil de manejar. Tomamos como pensamiento los dos que vimos en la técnica anterior, la de observación de los pensamientos.  

¿Esta emoción que me está provocando este pensamiento, me ayuda o me perjudica?

Ese tipo de pensamiento lógicamente no ayuda con el impulso por comer. Al revés, alimenta el fuego. 

¿Cómo necesito sentirme en este momento para poder afrontar la situación lo mejor posible?

Esta pregunta te ayuda a conectar con una actitud de encontrar soluciones. Necesito sentirme tranquila, calmada.

¿Qué pensamiento o pregunta puede ayudarme a sentir la emoción que necesito?

Importantísimo dedicar a esta parte el tiempo necesario.

 Pensamientos que pueden ayudar: 

"Es cierto que siento el impulso de comer algo, porque muchas veces en que me he sentido aburrida lo he solucionado así; pero claro que puedo resistirlo, no me voy a morir por no comer ahora algo. Lo mejor para mi, es buscar una verdadera solución al aburrimiento, una solución que a la larga me beneficie; comer es muy placentero de manera inmediata pero a la larga me trae problemas, con mi peso y con mi salud. No es cierto que necesite comer ahora algo, no siento ni lo más mínimo de hambre fisiológica, merendé hace poco, puedo notar cómo mi estómago y mi cuerpo están bien. Son mis emociones lo que tengo que cuidar. Voy a pensar ahora mismo qué puedo hacer para solucionar este aburrimiento."

Existen muchísimas más técnicas de regulación emocional; por ejemplo el mindfulness nos proporciona una manera de regulación más desde el cuerpo, no tanto desde el pensamiento.

Ninguna es mejor que otra; algunas técnicas pueden ser más beneficiosas que otras dependiendo de la persona o la situación.

Espero que te haya resultado valioso este aporte al fascinante tema de las emociones y su relación con la comida y el bienestar en general.

Para entender un poco mejor cómo se relacionan emociones y comida, te dejo mi guía gratuita. En ella encontrarás además una herramienta de autoestima y otra de autocontrol:

Me encantaría que nos cuentes cuál es esa emoción que te desborda y qué sueles hacer cuando esto ocurre ( o que nos cuentes lo que te parezca, no voy a venir yo aquí a mandar :D )

Te envío un fuerte abrazo. "

Espero que, como siempre esta post os sea de utilidad, y agradecer horrores a Bea el interés por compartir con tod@s nosotr@s esta información.

¡Un saludo maj@s!

46 comentarios:

  1. Woow! Me gustan mucho los temas relacionados con la psicología. Tiene mucha razón. La mayoría de la gente se deja llevar por los pensamientos y permite el hecho de sentirse mal por cosas que vemos fuera. Si aprendemos a controlar nuestra mente y enfocarla únicamente en lo que queremos, en nuestras metas, seremos mas felices y viviremos mas tranquilos y a gusto. Aplicable a la comida y a todos los ámbitos de la vida. Mas entradas como esta! Genial :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Isr!! Muchas gracias por tu comentario! Sí que tienes razón, mucho de lo que es útil para tener una mejor relación con la comida se aplica a otros ámbitos de la vida.
      Un saludo!!

      Eliminar
  2. Me encantó!
    Voy a guardar esta entrada para releer y planear bien! Debo hacer ciertos cambios y creo que una buena opción es arrancando con la lectura de lo que propones!
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial Juan Manuel!! Hazlo y luego... cuéntanoslo!! Muchas gracias por pasarte y por comentar,
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. No he podido evitar sentirme identificada con ese pensamiento extremista del todo o nada, yo soy un poco así, en cuanto se me tuerce un poco la situación, me pongo en plan trágico y me obceco mucho, me cuesta enderezar la situación. Y también reconozco que me da mucho "coraje" cuando veo que otras personas, con mucho menos esfuerzo que yo, pierden o mantienen su peso con mucha facilidad. Y cuando llega el momento de seguir una dieta, pues no soy constante y me desanimo enseguida por esas dos razones. Hay días que si algo me sale mal trabajando, o tengo una discusión con alguien, pues "entro en barrena" con mucha facilidad. ¿Cosas que hago cuando me veo un pelín desesperada, aburrida y con ganas de atracar la despensa? Pues voy y me pruebo ropa que me gusta y que quiero ponerme para una ocasión especial. Me paso un rato probándome y es como si me "premiara" por haber sido capaz de resistirme y me repitiera a mí misma "lo estás haciendo bien, no te comas las magdalenas, que sino, no entrarás en este vestido tan chulo", jajajaja, y consigo reprimirme. Ha sido muy interesante el post, Bea, me ha dado qué pensar. Un beso para las dos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      No se que opinará Bea, que sin duda es la que sabe más sobre el tema, pero el ejercicio que nos comentas de la ropa, lo veo ideal. Vamos una fuente súper positiva para motivarnos y a la vez premiarnos por esa resistencia. (Te la tomo prestada jajaja)
      Celebro que el post te haya gustado cielo.
      Besos

      Eliminar
  4. Hola Fina, muchas gracias por tu aporte. Lo más importante para poder cambiar es ser conscientes de en dónde nos estamos poniendo la zancadilla... y tú tienes mucha consciencia de ello. Cuando te pones extremista, puedes pensar: " Ya me estoy poniendo trágica :) , vamos a descubrir la gama de grises que hay en esta situación ( que siempre la hay)", siempre con cariño y con una sonrisa hacia ti misma, eso es muy importante. La autocompasión es fundamental en todo proceso de cambio.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Los temas de psicología siempre me han llamdo la atención. Encantada de leerte Bea en este espacio.
    Creo que lo de la "falacia de justicia" nos pasa mucho en el día a día. Por cierto, no sabía que se llamara así.
    El caso, ha sido un tema la mar de interesante, pero a la vez complejo cuando entra la inteligencia emocional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!! Sí, es fácil caer en ese error en general en la vida. Y no pasa nada si es de vez en cuando y no da problema. El problema es cuando nos mete en el traje del victimismo y del no hacer nada: me aposento, digo que no es justo, y a ver si alguien me lo arregla o si se arregla solo. Y no critico a nadie, que yo soy la primera que a veces cae en ello... Puede ser complejo avanzar en el aprendizaje de la inteligencia emocional al principio pero da tanta satisfacción que los esfuerzos valen la pena. Un saludo!!

      Eliminar
  6. Ok... ya era fan tuya y me acabo de hacer fan de Bea <3 Me encantan estos temas, empleo algunas pautas con mis clientas en asesoría de imagen y me estoy planteando estudiar coaching personal. Bravo Bea por tu artículo, ya me lo he guardado en Favoritos para tenerlo presente :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Barbara, muchas gracias por tu comentario! Te recomiendo si te gustan estos temas hacerte coach personal; yo lo soy y la verdad que es muy gratificante la manera en que se puede ayudar a los demás cuando se conocen las técnicas y las herramientas de coaching.
      Me alegra que te haya gustado el artículo y te haya sido útil.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  7. Me ha resultado interesantísimo tu post. Tengo una relación insana con la comida. Sobre todo desde que soy madre de mi segundo hijo. Antes fumaba y liberaba así mi ansiedad pero hace ya años que lo dejé y descargo mi ansiedad en la comida.
    Voy a intentar poner en práctica lo que explicas a ver si así puedo conseguir cambiar y reconducir mi alimentación. Hasta que no te he leído no pensé que la inteligencia emocional pudiera ayudarme a conseguirlo...

    GRACIAS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario.
      Lo malo de la ansiedad es que nos lleva, nos arrastra con frecuencia hacia donde no nos conviene nada de nada.
      Cuando de comer mal se trata, la inteligencia emocional es importantísima. Con muchísima frecuencia se come en exceso debido a un mal manejo de las emociones.
      Ojalá te ayude, y si es así, ¡cuéntamelo!, estaré encantada de saberlo. En mi web podrás encontrar la información de contacto.

      Eliminar
  8. Pedazo post! muy completo, muy bien explicado de una forma muy sencilla, creo que me lo voy a imprimir y a estudiar, yo este año me porpuse deshacerme de unos kilitos, con lo cual me viene al pelo este post, reconozco que los días que estoy poco motivada, el dulce me pierde, y no me puedo creer que pueda sobre mí...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María. Muchas gracias por lo que me cuentas sobre mi post :)
      Sobre lo que comentas del dulce, es que en el autocontrol influye muchísimo la motivación. Pero también otros muchos factores. Me encanta ese tema del autocontrol; el autocontrol se puede fortalecer, entrenar, como si fuera un músculo. He escrito sobre ello en mi blog, si te apetece pasarte.
      un abrazo!!

      Eliminar
  9. Me ha encantado este post Carolina con la colaboración de Bea. Esta super bien detallado. A mi lo que me desborda es el peso de la mochila invisible que llevamos, es decir cargar con demasiadas responsabilidades que aunque no nos pertenecen ni es nuestro deber no nos queda otra.Y eso hace que al no poder hacer nada de lo que realmente quieres hacer lo pagues con la comida como si fuera el único control que tienes sobre ti misma. No sé si me explico. Y en mi caso intento solucionarlo escribiendo u haciendo deporte. Por supuesto que me he suscrito y en cuanto tenga tiempo me leeré la guía que ya sabes que estos temas me encantan. Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!!
      Te has explicado perfectamente.
      Si de verdad no te queda otra más que cargar con esas responsabilidades, pues adelante, a hacerlo y a llevarlo lo mejor que puedas.
      La pregunta que se me viene a la cabeza es: ¿de verdad no te queda otra? ¿puede haber una falta de asertividad que te está impidiendo decir que no cuando podrías? ¿hay un exceso de responsabilidad que te hace cargar con lo que no te corresponde quitándole a alguien lo que tendría que llevar por sí mismo?
      Sea como sea, me parece fenomenal lo de escribir y hacer deporte, unas formas espléndidas de honrarte y cuidarte.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Me ha encantado el post, sin duda la inteligencia emocional es importantísimo para el día a día, es la forma en que nos levantamos y afrontamos la vida, como bien dices tenemos que motivarnos, conocernos y tener empatía con los demás, yo creo que son puntos importantes, todo ello nos ayudará a nuestra salúd, a comer mejor y a llevar mejor lo negativo que nos pase y convertirlo en positivo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por comentar.
      Ya lo creo que es importante; hay personas que son de forma natural, emocionalmente inteligentes; pero es una habilidad como otra cualquiera, que se entrena. A mí me parece apasionante.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  11. Me encantó tu post. Me encanta con todo lo relacionado a lo emocional. Es importantísimo para la supervivencia, ya que nos avisan sobre lo que necesitamos y lo que no. Basicamente lo que no sentimos. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marcos.
      Me ocurre como a ti, me gusta mucho hablar, aprender, compartir... acerca del mundo emocional. Encantada de conectar con otras personas a las que también les gusta.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  12. Controlar las emociones, la gran solución, pero es tan difícil, y más cuando eres de sangre caliente. Yo por norma llevo dieta equilibrada, pero no quita que haya malos días que rompa con ella y me eche al cuerpo comida basura. Gran post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lola por tu comentario.
      Sí que es difícil :) Aunque más que controlarlas, piénsalo más como regularlas, gestionarlas... no hay que reprimir la emoción ( malísimo para la salud) , ni dejar que salgan y se expresen de cualquier manera ( malísimo para tus intereses, objetivos, relaciones...); es bueno sentirlas, y darles una expresión adecuada.
      Sobre la dieta, si es en días aislados, puede ser incluso positivo. El problema es cuando se repite con frecuencia.

      Un abrazo!!

      Eliminar
  13. Bueno yo no tengo muchos problemas con la comida, soy de poco comer, a veces en la noche me vienen ganas de dulce pero es pocas veces; pero por otras emociones, no te imaginas lo que exacto desde hace 2 días estoy aplicando algunas cositas de las que has dicho, controlar el strees que manejo, y la Falacia de Justicia (que no sabía que así se llamaba), tengo esa emoción, además también quiero todo perfecto y me molesto y deprimo si no salen como quiero, hasta el punto que me he enfermado un poco pero, ya estos días estoy mejor, he aprendido a conocer las emociones, que la producen y controlarlas un poco; me queda mucho por conseguir pero como has dicho: me felicito a mí misma por lo que he conseguido estos días...Excelente post, lecturas y consejos como este, es lo que me ha ayudado a salir de eso en lo que estaba...Gracias por hay personas como tú que escriben estas cositas...Saludos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xiomi; muchas gracias a ti por ese comentario tan bonito que me haces.
      Pues es que eso es lo que hago en las sesiones, cuando ayudo a la gente con su forma de comer y sus emociones. Desde luego que hay que romper con el patrón de responder comiendo a la ansiedad u otras emociones. Pero también les ayudo a aprender a regularse emocionalmente de otra manera. Porque si la forma que tienes de hacerlo es con la comida y te lo quitas, y no pones otra forma a cambio... uff, duro no?
      Eso es lo que estás haciendo tu, aprendiendo a regularte emocionalmente de forma sana, cambiando tu forma de pensar sobre las cosas, y tu forma de responder a lo que ocurre.
      un abrazo!!

      Eliminar
  14. Este post parece que lo hayáis escrito para mí y vaya que si me voy a descargar la guía porque creo que me va a venir super bien así que gracias por compartirla. Muchas veces como por estrés y voy siempre estresada así que no os digo más.. es un tema que tengo pendiente desde hace años y cada vez es más por salud y menos por estética. Muakss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Vanesa, gracias a ti por comentar.
      Comparto contigo lo de la mayor preocupación por la salud. Creo que a medida que pasa el tiempo nos va preocupando menos la estética ( que también es muy importante, y normal que en la juventud lo sea) y nos motiva más el tema salud. A mí me ocurre lo mismo, ahora estoy más centrada en sentirme saludable, fuerte, con energía.
      Ojalá te guste la guía, y que si es así, lo compartas conmigo. Un abrazo!!

      Eliminar
  15. Como dices si que hay gente que es todo o nada y cuando es nada acaban metidos a veces, hasta en la más profunda oscuridad. Y es verdad que tendemos a sentirnos mejor luego con la alimentación, pero cuando estaos en esa oscuridad como que lo arreglamos con la comida. Me ha gustado la idea del diario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Paula. Ya te digo que el todo-nada nos puede meter en la oscuridad; es muy positivo aprender a ver toda la gama de grises que hay entre el blanco y el negro que nos aporta la vida. Una se siente mejor, y además, es más realista.
      La comida es un impulso muy fuerte, y te hace sentir mejor momentáneamente, pero a la larga, ya lo sabemos, es mucho peor.
      Hacer el diario es fantástico, se aprende muchísimo de una misma.

      Eliminar
  16. Ya tenía ganas de caer por aquí a leer lo que nos tenía preparado Bea. Por suerte no soy de las que se aburre y va a atracar la nevera. Pero sí reconozco que a veces me tienta, eso de estar en casa sin saber que hacer y dices "pues voy a merendar". Aún así, mi fuerza de voluntad al respecto es fuerte, no quiero lamentarme luego, prefiero prevenir a curar, que es una forma tonta de engordar y luego lo que cuesta bajarlo jaja Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno Paula!
      Eres inspiración para las que tenemos más dificultad con la comida.
      Es verdad que es una forma de lo más tonta de engordar y ya te digo que cuesta bajar, eso de tener antepasados paleolíticos es una faena :D

      Eliminar
  17. Hola! muchas veces tenemos que pararnos a pensar qué hay detrás de un exceso de peso y qué nos lleva a comer de más. Aparte de las razones de salud o estéticas (cada uno se pone a dieta por los motivos que quiera) si no se trata el porqué de esos eventuales atracones o desórdenes en la alimentación, cuando acabemos la dieta nos vamos a encontrar con que vamos a volver a recuperar el peso perdido. Me parecen muy buenos los ejemplos propuestos por Bea Álvarez y como salir de la espiral de pagar las frustraciones del dia a dia con la comida; sin duda serán de ayuda a mucha gente que se pregunta constantemente por qué no para de fracasar en las dietas. Gracias por compartirlo. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando estaba esforzándome en definir aquello que quería transmitir y dar con mi blog, justo ese era uno de los puntos principales. La investigación demuestra que el 90% de la gente que adelgaza con dieta y ejercicio vuelve a recuperar el peso al cabo de un año. Y más de la mitad, no solo lo recupera, si no que suben más. Donde yo pongo todo mi empeño, mis conocimientos, y mi intención, es en ayudar a una transformación interior de la persona, de su manera de gestionar sus emociones y su forma de pensar en relación a la comida, para que eso no ocurra.
      Gracias Maria, un abrazo!!

      Eliminar
  18. Cuando estoy aburrida o ansiosa suelo refugiarme en la comida, de pronto siento esa necesidad de comer algo pero no se exactamente qué? Este ejercicio me parece que puede ayudar a muchas personas a canalizar mejor sus emociones sin afectar su alimentación. Gracias por compartir con nosotros está información.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas son dos de las emociones que más llevan a comer en exceso. Es necesario aprender a gestionarlas sin necesidad de recurrir a la comida. Gracias por tu comentario, ojalá ejercicios como estos y otros te sirvan.
      Un abrazo!!

      Eliminar
  19. Me encanto tu post! Esta bastante explicado! Yo cuando suelo estar molesta o aburrida me da por comer mucho y más lo que son frituras y dulces pero también está que cuando me preocupo mucho se me quita el apetito, así que seguido estoy con bajas y altas en mi peso así que este post me va a ayudar bastante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      La verdad es que Bea nos ha brindado una información muy pero que muy útil que espero que te sea de utilidad para esos momentos de "bajón".
      Besos

      Eliminar
    2. Hola Fabiola!! Lo mejor es no tapar esa emoción de aburrimiento o molestia con comida. Si ese aburrimiento o molestia significa algo importante, mejor trabajar en solucionarlo ( escucha a la emoción para ello); si no es nada importante, si es pasajero y no hay nada que solucionar, busca formas de confortarte alternativas, cuídate, date cariño de otras maneras. Y sobre la reducción del apetito, conviene hacer caso de ello , pero haz un pequeño esfuerzo por comer algo, piensa y siente: "¿qué me entraría mejor ahora mismo? tal vez un caldito, un zumo...
      Te envío un fuerte abrazo!!!

      Eliminar
  20. Hola guapa
    Un post realmente interesante, y muy útil para mi ahora mismo que intento estar a gusto con mi alimentación pero al mismo tiempo estoy pasando por un momento emocional delicado.
    Me he sentido muy identificada con la "falacia de justicia" anda que no he pensado veces eso de jo, yo también quiero comer lo que me apetezca y estar super delgada. Pero no es la forma, la mejor manera es aceptarlo, el mundo no es justo y no por eso hay que estar hundidos
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      No se que tendrá que decir Bea al respecto, pero hundirse ¡jamás!
      Debemos aceptarnos como somos y trabajar para mejorar para sentirnos bien con nosotros mismos, que es lo importante.
      Besos guapa y muchos ánimos

      Eliminar
    2. Claro que no!! La vida y el mundo no son justos , ya está , no hay vuelta que darle. Y ojalá todas las injusticias fueran del calibre de: " Mi vecina del 3º come lo que le da la gana y no engorda, y yo, con mirar la comida ya cojo peso". Ojalá.
      Yo me sumo a quienes están dentro de esa injusticia: me tengo que controlar. Pero para ser justos, no paso hambre, al menos no hambre física. Como suficiente y me mantengo en un peso normal con facilidad. Lo que no puedo es comer mucho de alimentos caloricos ( que ahí es donde quizá reside la injusticia, cuando ves a otra gente comiendo pasteles como si nada), ahí sí se dispara la cosa. Bueno, pues ya está, aceptarlo y a seguir.
      Cuídate mucho, quierete por encima de todo, lo demás no importa demasiado.

      Eliminar
  21. Buf no te imaginas lo bien que me viene este post, me guardo el enlace para releerlo. Mi relación con la comida es horrible, además de vaga para cocinar, tengo mucha ansiedad y nunca como a la misma hora por desgana , me da mucho por los dulces y las comidas rápidas y ya va siendo hora de cambiar estos hábitos! . Gracia por el post! Saludos! 😘😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Seguro que el post va a poder ayudarte mucho cielo. ;) Ánimo.
      Besos

      Eliminar
    2. Hola. Pues léelo, releelo, busca más información... Ayuda mucho el informarse, estar en contacto con gente y con información que nos lleven hacia esos hábitos más saludables.
      Cuando tengas ansiedad, estudiate, pregúntate de dónde viene esa ansiedad, y de qué otras maneras puedes canalizarla. Puedes hacerlo. Tu deseo de comer de forma no saludable te da avisos de lo que no marcha bien; aprovecha esta información para crecer hacia donde deseas.
      La verdad que la recompensa es grande.
      Te envío un enorme abrazo. Cuídate mucho.

      Eliminar
  22. Este post colaborativo me ha enamorado, yo hablo en mi blog sobre inteligencia emocional, y eso de tener un diario emocional ayuda mucho. Controlar nuestras emociones en el término de la comida no es nada fácil, porque muchas personas se refugian en la comida para saciar alguna ansiedad en sus vidas. Un post muy educativo, yo estoy en ese proceso de tener una alimentación más saludable.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alexa!! Gracias por tu aporte. ¿Verdad que es necesario el diario emocional? O cualquier otro tipo de registro que ayude a ser más consciente de las emociones.
      Es cierto que no es nada fácil por varios motivos el controlarse con la comida cuando tenemos el hábito de regular con ella las emociones, pero poniendo esfuerzo, es de esas cosas que se consiguen. Luego cada persona tiene que decidir si el esfuerzo le vale la pena o no.
      Enhorabuena por estar en ese proceso; es tan importante comer sano... tiene una acción directa sobre la salud.
      Un abrazo.

      Eliminar


Tu opinión también cuenta. Y me gustaría mucho saberla ¡Anímate a comentar!